Experto Animal
Buscador

Condicionamiento operante en perros

Valoración: 4.3 | 7 votos
Autor:
Condicionamiento operante en perros

El condicionamiento operante en perros es un tipo de aprendizaje que tiene que ver con el desarrollo de nuevas conductas, y no con la asociación entre estímulos y conductas reflejas como ocurre en el condicionamiento clásico.

Los principios del condicionamiento operante fueron desarrollados por B. F. Skinner, quien recibió la influencia de las investigaciones de Pavlov, de Edward L. Thorndike y de la teoría de la selección natural de Charles Darwin.

En este artículo de ExpertoAnimal te explicaremos cómo ponerlo en práctica y te explicaremos ejemplos para que comprendas de qué se trata. Sigue leyendo:

También te puede interesar: Condicionamiento clásico en perros
  • Aprendizaje por condicionamiento operante

    En el condicionamiento operante actuamos sobre las conductas que realiza el perro espontáneamente y las consecuencias que tengan sus actos determinan el aprendizaje. Así, las consecuencias agradables tienden a fortalecer una conducta. En cambio, las consecuencias desagradables tienden a debilitarla.

    Por el mismo proceso de aprendizaje, aunque con consecuencias opuestas, algunos niños aprenden que no deben tocar la estufa cuando está caliente. Cuando tocan la estufa se queman la mano. Entonces, la conducta de tocar la estufa cuando está encendida desaparece porque tiene consecuencias desagradables.

    Existen 5 puntos a tener en cuenta para aplicar el condicionamiento operante:

    1. Refuerzo

    El primer punto del condicionamiento operante consiste en premiar al perro con algo agradable para él (comida, juguetes o palabras afectuosas) ante una conducta deseable. Eso se conoce como refuerzo positivo en perros y es una excelente forma de que el animal comprenda qué esperas de él.

    • Ejemplo de refuerzo positivo: Al indicarle a tu perro que se siente, él lo hace. En ese momento le felicitamos y le premiamos por ello con una golosina.

    Le estamos indicando al perro que esta actitud nos complace y el premio es un reforzador de la conducta que le incitará a repetir este comportamiento. No obstante, también existe el refuerzo negativo:

    • Ejemplo de refuerzo negativo: El perro tiene miedo a otros perros, por ese motivo les ladra. Cuando ellos se alejan, el perro deja de tener miedo. Entonces aprender que ladrando puede alejar a otros perros.
    Aprendizaje por condicionamiento operante
  • 2. El "Castigo"

    En ningún caso estamos hablando de pegar o reñir a nuestro perro. El castigo puede consistir en el fin de un juego o la retirada de un juguete. El objetivo es disminuir la frecuencia de una conducta.

    • Ejemplo de castigo negativo: Nuestro perro nos muerde las manos cuando jugamos con él y la pelota. Ya que es una actitud que no nos gusta finalizaremos el juego y le dejaremos jugando solo con la pelota.

    No olvides que el castigo no es recomendable ya que puede ocurrir que el perro no entienda qué ha sucedido. Algunos perros no son capaces de relacionar por qué se les ha quitado un juguete o se ha terminado el juego, no lo relacionan con la mordida.

    El castigo es inapropiado para perros que sufran estrés, dolencias o problemas del comportamiento varios ya que puede empeorar y agravar estas situaciones. El animal que sufre problemas físicos o comportamentales debe tratarse con cariño y respeto, preferiblemente por un profesional, utilizando siempre el refuerzo positivo e ignorando las conductas que no nos gusten. Son situaciones que debemos valorar antes de empezar a trabajar con el condicionamiento operante en perros.

  • 3. Extinción

    Es la disminución de la frecuencia de una conducta aprendida, que ocurre cuando la conducta deja de ser reforzada. Es decir que dejan de existir las consecuencias que antes reforzaban la conducta (premios, felicitaciones etc.)

    • Ejemplo de extinción de conducta: Imagina que cuando tu perro era un cachorro saludaba a las personas saltando sobre ellas, porque lo acariciaban y jugaban con él. Entonces aprendió que esta es la manera correcta de saludar a la gente. Un buen día, la gente deja de acariciarlo y jugar con él cuando salta. En cambio, le dan la espalda y lo ignoran. Con el tiempo tu perro deja de saltar para saludar a las personas. Esto ocurre porque la conducta aprendida (saltar sobre las personas) deja de tener consecuencias reforzantes y, entonces, se produce la extinción de la conducta.

    Es una buena forma de tratar las actitudes que no nos gustan del perro sin exponerle a castigos ni a riñas. Este proceso sería el ideal para trabajar una conducta no apropiada en un perro con graves problemas del comportamiento como el estrés o la ansiedad.

  • 4. Control por estímulo

    Es el aumento de la frecuencia de una conducta en presencia de un estímulo, pero no en presencia de otros. El control por el estímulo es fácil de observar en perros que tienen un adiestramiento avanzado en obediencia canina.

    • Ejemplo de control por estímulo: cuando se le pide al perro que se eche, él se echa. No se sienta, no salta, no da vueltas. Sólo se echa. Esto ocurre porque la orden para echarse se ha convertido en el estímulo que controla la conducta. Por supuesto, el perro también se echa en otras ocasiones que no tienen que ver con el adiestramiento, como cuando está cansado, porque otros estímulos controlan esa conducta en otras situaciones.

    Trabajar el adiestramiento es una forma excelente de tratar muchas conductas y problemas del comportamiento de los perros. Además, refuerza la conducta entre humano y perro.

  • Si deseas leer más artículos parecidos a Condicionamiento operante en perros, te recomendamos que entres en nuestra sección de Adiestramiento.

¿Te ha sido útil este artículo?
Comparte este post en tus redes sociales
Artículos relacionados
Seleccionar
Vídeos destacados
Premios caseros para perros - Snouts snacks y repostería 100% natural Los gatos Nuestros favoritos Las razas de perros