Experto Animal
Buscador

Displasia de cadera en los perros - Síntomas y Tratamiento

Valoración: 4.9 | 136 votos
Autor:
Displasia de cadera en los perros - Síntomas y Tratamiento

La displasia de cadera, también llamada displasia coxofemoral, es una enfermedad ósea que afecta a muchos perros alrededor del mundo. Es hereditaria y no se desarrolla hasta los 5-6 meses de edad si no lo hace en la etapa adulta. Es una enfermedad degenerativa que puede llegar a ser tan dolorosa para el perro que en estado avanzado llega incluso a incapacitarlo.

Afecta a razas caninas grandes o gigantes especialmente si estas no han recibido las dosis adecuadas de calcio y minerales que requieren para su rápido crecimiento. Pueden favorecer el desarrollo de esta enfermedad la mala alimentación, el ejercicio físico extremo, el sobrepeso y las alteraciones hormonales. No obstante, también puede producirse por causas genéticas y aleatorias.

Si sospechas que tu mascota puede estar padeciendo esta enfermedad sigue leyendo este artículo de ExpertoAnimal sobre la displasia de cadera en los perros junto con los síntomas y el tratamiento indicado para la enfermedad.

    Índice
  1. ¿Qué es la displasia de cadera en los perros?
  2. Perros propensos a sufrir displasia de cadera
  3. Causas y factores de riesgo de la displasia de cadera
  4. Síntomas de la displasia de cadera
  5. Diagnóstico de la displasia de cadera
  6. Tratamiento de la displasia de cadera
  7. Pronóstico médico de la displasia de cadera
  8. Prevención de la displasia de cadera
  9. Cuidados de un perro con displasia de cadera
  • ¿Qué es la displasia de cadera en los perros?

    El nombre de la displasia tiene orígen griego y su significado es el de dificultad para formarse, es por ese motivo que la displasia de cadera en los perros consiste en una malformación de la articulación coxofemoral. La cadera o articulación coxofemoral es la articulación que une el fémur (hueso del muslo) con el hueso de la pelvis. La cabeza del fémur tiene forma de bola y se mueve dentro de una cavidad cóncava del hueso pélvico, llamada acetábulo.

    Durante el crecimiento de la mascota la cadera no adopta una forma armoniosa y adecuada, por el contrario se desplaza ligera o excesivamente hacia los laterales, impidiendo un movimiento correcto que se agrava con el tiempo. Como resultado de esta malformación el perro sufre dolor e incluso cojera provocándole dificultad para desarrollar sus actividades rutinarias tales como sentarse o subir escaleras.

    Aunque son muchos los perros que pueden llevar en sus genes esta enfermedad en muchos casos no llega a desarrollarse.

    ¿Qué es la displasia de cadera en los perros?
  • Perros propensos a sufrir displasia de cadera

    La displasia de cadera puede afectar a todo tipo de perros aunque es más común que se desarrolle en razas de tamaño grande o gigante. Debemos intentar prevenirlo informándonos bien de las necesidades de nuestra mascota en cada etapa de su vida.

    Algunas razas de perros propensas a sufrir displasia de cadera son:

    • Pastor alemán
    • Pastor belga malinois
    • Pastor belga de tervueren
    • Mastín del pirineo
    • Mastín español
    • Mastín napolitano
    • San bernardo
    • Boyero de Berna
    • Lebrel italiano
    • Whippet
    • Golden retriever
    • Rottweiler
    • Husky siberiano
    • Border tierrier
    • Bulldog inglés
    • Bulldog francés
    • Bulldog americano
    Perros propensos a sufrir displasia de cadera
  • Causas y factores de riesgo de la displasia de cadera

    La displasia coxofemoral es una enfermedad compleja ya que es causada por múltiples factores, tanto genéticos como ambientales. Aunque es hereditaria, no es congénita, ya que no se presenta desde el nacimiento sino que el perro la desarrolla a medida que crece.

    Los factores que influyen en la aparición de displasia de cadera en perros son:

    • Predisposición genética: aunque todavía no se han identificado los genes involucrados en la displasia, existen evidencias fuertes de que se trata de una enfermedad de carácter poligénico. Es decir que es causada por dos o más genes diferentes.
    • Crecimiento rápido y/o obesidad: una alimentación inadecuada puede favorecer el desarrollo de la enfermedad. Brindarle al cachorro mucho alimento de alto contenido calórico puede conducir a un crecimiento rápido que lo predispone a sufrir displasia de cadera. La obesidad en perros también puede favorecer el desarrollo de la enfermedad, ya sea en perros adultos como en cachorros.
    • Ejercicios inapropiados: los perros en crecimiento deben jugar y hacer ejercicio para liberar sus energías, desarrollar su coordinación y socializar. Sin embargo, los ejercicios que impactan las articulaciones pueden causar daños, especialmente en la etapa de crecimiento. Por eso, los saltos son desaconsejables en perros que todavía no han completado su desarrollo. También sucede igual en los perros ancianos que necesitan realizar ejercicio sin resentir sus huesos. Un exceso de actividad puede suponer la aparición de esta enfermedad.

    Si bien el crecimiento rápido, la obesidad y los ejercicios inapropiados pueden favorecer el desarrollo de la enfermedad, el factor crítico es el genético.

    Debido a esto, la enfermedad es más común en algunas razas de perros entre las que se suelen encontrar razas grandes y gigantes, tales como el san Bernardo, mastín napolitano, pastor alemán, labrador, golden retriever y rottweiler. No obstante lgunas razas de talla media y pequeña también son muy propensas a esta enfermedad. Entre estas razas se encuentran el bulldog inglés (una de las razas más propensas a desarrollar displasia coxofemoral), el pug y los spaniel. En cambio, en los galgos la enfermedad es casi inexistente.

    De cualquier manera, hay que tomar en cuenta que al ser una enfermedad hereditaria pero influida por el ambiente, la incidencia de la misma puede variar mucho. Por supuesto, la displasia de cadera también se presenta en perros mestizos.

  • Síntomas de la displasia de cadera

    Los síntomas de la displasia de cadera suelen ser menos evidentes cuando la enfermedad empieza a desarrollarse y se hacen más intensos y evidentes a medida que el perro envejece y sus caderas se deterioran. Los síntomas son:

    • Inactividad
    • Rechazo a jugar
    • Rechazo a subir escaleras
    • Rechazo a correr y saltar
    • Cojera
    • Dificultad para mover las patas posteriores
    • Movimientos de "salto de conejo"
    • Balanceos
    • Rigidez en la cadera
    • Rigidez en las patas traseras
    • Dolor de cadera
    • Dolor de pelvis
    • Atrofia
    • Chasquidos audibles
    • Dificultad para levantarse
    • aumento de los músculos de los hombros
    • Espalda curva

    Estos síntomas pueden ser constantes o intermitentes. Además, suelen empeorar después que el perro juegue o haga ejercicio físico. Si detectas alguno de estos síntomas te recomendamos acudir al veterinario para que le realice unas ecografías y certifique si el perro tiene realmente esta enfermedad.

    Sufrir displasia de cadera no significa el fin de las rutinas diarias que realiza tu perro. Es cierto que deberás seguir unas pautas y consejos que pueden cambiar su vida pero lo cierto es que, mediante las medicinas que te recomiende tu veterinario o bien con la homeopatía, tu perro puede mejorar su calidad de vida y seguir disfrutando mucho tiempo contigo.

    Síntomas de la displasia de cadera
  • Diagnóstico de la displasia de cadera

    Si tu perro presenta algunos de los síntomas descritos podría tener displasia de cadera y debes llevarlo al veterinario para que haga el diagnóstico correspondiente. Durante el diagnóstico, el veterinario palpará y manipulará las caderas y la pelvis, además de solicitar una radiografía de esa zona. Además, puede pedir análisis de sangre y de orina. El resultado de ese diagnóstico indicará si la afección es displasia de cadera u otra enfermedad.

    Ten en cuenta que el dolor y la dificultad para moverse dependen más de la inflamación y el daño a la articulación que del grado de displasia en sí mismo. Por eso, algunos perros que en el análisis radiográfico presentan displasias leves pueden sufrir mucho dolor, mientras que otros que presentan displasias severas pueden estar menos adoloridos.

  • Tratamiento de la displasia de cadera

    Aunque la displasia de cadera no tiene cura, sí existen tratamientos que permiten aliviar el dolor y mejorar la calidad de vida del perro enfermo. Estos tratamientos pueden ser médicos (no quirúrgicos) o quirúrgicos. Para decidir qué tratamiento seguir, hay que considerar la edad del perro, su tamaño, estado de salud general y grado de daño en la cadera. Por supuesto, en la toma de decisión también entran en juego la preferencia del médico veterinario y el coste de los tratamientos.

    • El tratamiento médico se aconseja generalmente para perros con displasias leves y para los que por diferentes motivos no pueden ser operados. Suele requerir la administración de medicamentos antiinflamatorios y analgésicos, administración de condroprotectores (medicamentos que protegen los cartílagos), restricción de ejercicios, control del peso y dieta estricta. También puede complementarse con fisioterapia, hidroterapia y masajes para aliviar el dolor en la articulación y fortalecer los músculos.

      El tratamiento médico tiene la desventaja de que debe seguirse durante toda la vida del perro y que no elimina la displasia, sino que simplemente demora o detiene su desarrollo. Sin embargo, en muchos casos esto no resulta muy complicado y es suficiente para que el perro goce de una buena calidad de vida.
    • El tratamiento quirúrgico es recomendado cuando el tratamiento médico no da resultados o cuando el daño a la articulación es muy severo. Una de las ventajas del tratamiento quirúrgico es que una vez superado el cuidado post-operatorio no es necesario mantener un tratamiento estricto durante el resto de la vida del perro. Sin embargo, también hay que tomar en cuenta que la cirugía presenta sus propios riesgos y que algunos perros pueden presentar dolor después de la misma.

      El tratamiento curativo por excelencia es la triple osteotomía pélvica que consiste en la remodelación quirúrgica de los huesos proporcionando así una unión artificial mediante una placa que mantenga correctamente los huesos en su lugar sin permitir que el fémur se desplace.

      Existen otros casos en los que no se podrá realizar este tipo de trabajo, hablamos de casos incurables. Para ellos contamos con tratamientos paliativos como la Artoplastia por excesión de la cabeza del fémur que consiste en extirpar la cabeza del fémur permitiendo así la formación artificial de una articulación nueva. Evita el dolor pero reduce el rango del movimientos y puede generar anormalidades al caminar aunque concede al perro una digna calidad de vida. Además, también existe la opción de sustituir la articulación de la cadera por una prótesis artificial.
    Tratamiento de la displasia de cadera
  • Pronóstico médico de la displasia de cadera

    Si la displasia de cadera no se trata, el perro sufre una vida de dolor e incapacidad. Para los perros que llegan a grados muy avanzados de displasia de cadera, la vida se convierte en una agonía muy larga.

    Sin embargo, el pronóstico médico para los perros que reciben tratamiento a tiempo suele ser muy bueno. Esos perros pueden vivir vidas muy felices y saludables, aunque con algunas restricciones de dieta y ejercicio físico.

  • Prevención de la displasia de cadera

    Puesto que la displasia de cadera es una enfermedad causada por la interacción de los genes y el ambiente, la única forma real de prevenirla y erradicarla es evitando que los perros displásicos se reproduzcan. Esta es la razón de que los pedigríes de perros de determinadas razas indiquen si el perro está libre de la enfermedad o el grado de displasia que tiene.

    Por ejemplo, la Federación Cinológica Internacional (FCI) usa la siguiente clasificación basada en letras, de la A a la E:

    • A (Normal) Libre de displasia de cadera.
    • B (Transición) Existen pequeños indicios en la radiografía, pero no son suficientes para confirmar la displasia.
    • C (Leve) Displasia leve de cadera.
    • D (Media) La radiografía muestra displasia media de cadera.
    • E (Grave) El perro presenta displasia severa.

    Los perros que tienen displasias con grados C, D y E no debieran emplearse en planteles de cría, ya que es muy probable que transmitan los genes portadores de la enfermedad.

    Por otro lado, debemos tener siempre precaución con el ejercicio físico y la obesidad de nuestra mascota. Estos dos factores son claramente influyentes en la aparición de displasia de cadera.

  • Cuidados de un perro con displasia de cadera

    Aunque tu perro sufra displasia de cadera puedes mejorar su calidad de vida considerablemente si le cuidas como merece. De esta forma, y siguiendo unas pautas, tu perro podrá seguir realizando sus actividades rutinarias, eso sí, con más calma que antes.

    • Una de las propuestas que funcionan mejor es la natación tanto en la playa como en la piscina. De esta forma el perro desarolla los músculos que rodean las articulaciones sin desgastarlos. Un par de veces a la semana será suficiente.
    • No dejes de sacar a tu perro de paseo porque sufra displasia. Reduce el tiempo de paseo pero aumenta las veces que le sacas, es muy importante que entre todos los paseos juntos sumen al menos 30 minutos de ejercicio.
    • Si tu perro sufre obesidad es muy importante que lo soluciones cuanto antes. Recuerda que el perro apoya el peso en la cadera y este problema podría agravar la displasia. Busca en el mercado piensos light y evita los snacks ricos en grasa. Descubre en ExpertoAnimal cómo hacer que tu perro adelgace.
    • Llévalo al veterinario a hacerse revisiones periódicas para comprobar que su estado de salud no empeora. Sigue los consejos que te dé el especialista.
    • Si siente mucho dolor puedes intentar aliviar los síntomas mediante masajes o bolsas de agua caliente en invierno.
    • Existen sillas de ruedas ergonómicas para perros que sufren displasia. Si el tuyo esta siguiendo un tratamiento conservador, podría beneficiarse de este sistema.
    Cuidados de un perro con displasia de cadera
  • Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

  • Si deseas leer más artículos parecidos a Displasia de cadera en los perros - Síntomas y Tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Salud.

¿Te ha sido útil este artículo?
Comparte este post en tus redes sociales
Artículos relacionados
Seleccionar
4 Opiniones de Displasia de cadera en los perros - Síntomas y Tratamiento
Sandrad
Hola mi Petra desde bebé que me la regalaron camina y se va de lado...y si esta durmiendo cuando se va a levantar no puede pararse rápido...no puedo tratarla por falta de dinero. Si la vacune.solo falta una de refuerzo y rabia.ya tiene 4 meses y me preocupa
Responde 1 respuesta 00
ExpertoAnimal
Sandrad no podemos ayudarte. Tu perra necesita urgentemente la visita veterinaria. Busca un lugar económico al que puedas acudir.
00
Carolina
Mi perro sufre displasia y estamos planteándonos operarle o no, ya tiene 7 años. Nos ha dicho el veterinario de operarle en www.urgenciesveterinaries.com de aquí un mes. Yo quiero lo mejor para él, pero me asusta la intervención y las consecuencias. Gracias por la información del post, da muchas esperanzas . Saludos.
Responde 1 respuesta 10
ExpertoAnimal
Ánimo Carmen, si el veterinario considera que puede operarse es una gran oportunidad, ¡otros perros no la tienen!
00
Antonio
Me encanta ver post como este donde se promueve y da a conocer la importancia que supone una forma de criar responsable, es indispensable sensibilizar a los futuros dueños de cachorros de la importancia que tiene este tema. No podemos olvidar la displasia de codo que también debe de controlarse y yo resaltaría incluso, como método complementaría o las radiografías evaluadas por el organismo correspondiente, las pruebas de disgen. Un saludo.
Responde 01
Barbara Martinez
Tengo un perro pequeno, que hoy por segunda ves se cae al caminar de las patitas de atras al querer caminar , la primera ves fue algo de un rato y volvio a la normalidad, pero hoy a pasado todo el dia asi y no se de que se trata; no a perdido el apetito, gracias por su atencion y su pronta respuesta.
Responde 1 respuesta 00
ExpertoAnimal
Hola Barbara, Lo que tienes que hacer es inmediatamente acudir a tu veterinario porque él en un santiamén sabrá decirte que le ocurre y que soluciones te puede ofrecer. Pero no lo dejes pasar y llévalo para asegurarte de que tu cachorro está en perfectas condiciones o de que lo puede estar con los cuidados que te recomiende tu veterinario. Un saludo y mucha suerte!
00
Vídeos destacados
Premios caseros para perros - Snouts snacks y repostería 100% natural Los gatos Nuestros favoritos Las razas de perros