10 cosas que tu gato sabe de ti

10 cosas que tu gato sabe de ti

Los que tenemos la oportunidad de compartir nuestro hogar con estos maravillosos e intrigantes seres que son los gatos, seguramente nos hacemos numerosas preguntas sobre su comportamiento y su forma de relacionarse con el mundo, así como con nosotros mismos.

Lo cierto es que la naturaleza felina continúa siendo un misterio incluso para los investigadores y científicos más expertos y dedicados al mundo animal. Sin lugar a dudas, nos harán falta muchos más años para descubrir cómo piensan y sienten nuestros mininos (y quizás aún nos quedarán muchas dudas...). No obstante, observando sus conductas y su lenguaje corporal podemos concluir que los gatos logran entender muchas cosas sobre los seres humanos y su forma de actuar en su rutina hogareña, gracias a su privilegiada inteligencia y sensibilidad. En este artículo de ExpertoAnimal, te contamos 10 cosas que tu gato sabe de ti y quizás no te hayas dado cuenta. !No te las pierdas!

1. Tu gato te reconoce como parte de su grupo

Amantes de los gatos y tutores de alrededor del mundo se preguntan cómo nos ven nuestros compañeros animales. Desde luego, debemos comprender que aún serán necesarias muchas investigaciones para estar cerca de saber qué y cómo piensan los animales. No obstante, podemos interpretar sus expresiones faciales, posturas corporales y acciones hacia nosotros para tener una idea de cómo nos ven a nosotros, los seres humanos.

Respecto a los gatos, hay muchas exageraciones y equivocaciones al asegurar que los felinos nos ven como seres "inferiores" o "tontos". Si pensamos un poco, resulta poco probable que un animal tan inteligente y perspicaz como el gato demuestre su afecto y confíe en otro individuo que le parece más débil o incapaz de relacionarse con él.

Según algunos expertos, como el Dr. John Bradshaw, autor del libro "La mente de un gato" e investigador de la Universidad de Bristol, los gatos se relacionan y se comportan con las personas de una forma muy similar a como lo hacen con otros gatos. Eso no significa que los gatos no puedan adquirir ciertos comportamientos en su crianza y en relación a sus tutores. Son animales suficientemente inteligentes y sensibles para aprender órdenes o trucos, o saber cómo conseguir o pedir algo a sus "humanos favoritos" con ciertas acciones o sonidos. No obstante, nuestras diferencias (entre humanos y gatos) no serán suficientes para condicionar su comportamiento hacia nosotros o hacer que nos traten de forma totalmente distinta.

Si observamos el comportamiento de los perros hacia los humanos, entendemos que los canes tienen una imagen idealizada de su tutor y establecen un vínculo de extrema devoción, siendo capaces de poner en riesgo su propia vida para preservar el bienestar del mismo. Claramente, los perros no interactúan con sus tutores de la misma manera que lo hacen con otros perros. Pero los felinos son animales completamente distintos y su naturaleza los hace ser mucho más independientes que los caninos. Los gatos también reconocen nuestro rol en el hogar y, por supuesto, comprenden que cuidamos de su bienestar, les proporcionamos comida, un entorno tranquilo y, sobre todo, cariño, porque los queremos. Todo ello hace que se sientan protegidos y seguros y quieran seguir compartiendo su vida y su territorio con nosotros, aunque no lo demuestren de la misma manera que los perros. No obstante, un gato no te tratará como un ser especial y totalmente distinto a él mismo, sino que para él formarás parte de su grupo social, de su núcleo familiar, por lo que te tratará como a un miembro más en el confía.

Y es por todo ello que, si bien aún nos falte entender muchas cosas acerca de cómo piensan los gatos, estamos algo convencidos de que ellos saben que somos uno de los suyos, aunque no pertenezcamos a la misma especie.

2. Tu gato sabe que lo quieres

Del mismo modo que los gatos nos incluyen en su núcleo familiar y, por tanto, saben que formamos parte del mismo grupo social, perciben nuestro afecto hacia ellos. Los gatos saben que los queremos cuando nos preocupamos por su bienestar, les ofrecemos comida, agua y zonas de descanso, cuando respetamos su espacio y tiempos de adaptación, cuando pasamos tiempo de calidad con ellos, cuando les ofrecemos seguridad y protección, así como cuando detectamos que algo les ocurre y tratamos de mejorarlo. Si cumples con todo esto, ¡tu sabe que lo amas!

Si acabas de adoptar a un gatito, te recomendamos que consultes este otro artículo para ganarte su confianza: "¿Cómo ganarse la confianza de un gato?". Este es un aspecto fundamental para que el felino se sienta seguro en su nuevo hogar y, juntos, establezcáis un fuerte vínculo.

3. Tu gato sabe si estás enfermo

Entres las cosas que los gatos pueden "predecir", o más bien percibir, están algunas alteraciones en el organismo de los seres humanos. Probablemente, ya has escuchado muchas historias sobre algunas personas que recurrieron al médico tras percibir que sus felinos olían constantemente o mostraban cierta insistencia en relación a alguna parte de su cuerpo. De hecho, existen testimonios muy conmovedores de tutores que han detectado tumores malignos en su cuerpo con la ayuda de sus compañeros felinos.

Entonces, parece que la pregunta clave es: ¿son los gatos capaces de predecir algunas enfermedades en las personas? Si bien el "sexto sentido" de los gatos aún permanece en un segundo plano en nuestra cultura general, algunos estudios demuestran que, gracias a su olfato desarrollado, los mininos son capaces de detectar cambios químicos y fisiológicos de nuestro organismo con cierta facilidad. Es decir, tu felino es capaz de percibir la segregación anormal de algunas substancias químicas que tu cuerpo realiza cuándo está enfermo. Por ello, una de las cosas que tu gato sabe sobre ti es si tu estado de salud sufre algún desequilibrio.

4. Tu gato percibe tus cambios de humor

Aún cuándo no consigues explicar con palabras tus emociones, tu cuerpo adopta posturas y lleva a cabo movimientos o acciones que se adelantan a los cambios emocionales. Quizás, para las otras personas estos detalles puedan resultar imperceptibles, pero no pasarán desapercibidos a los poderosos sentidos de tu minino. Si bien los gatos pueden emitir diversos sonidos, utilizan mayormente el lenguaje corporal para expresar sus estados de ánimo. Es decir, su forma de comprender su entorno y comunicarse se basa en el lenguaje corporal y no en el verbal.

Al interpretar tu lenguaje corporal, tu felino puede percibir con facilidad si estás enojado, ansioso, nervioso o sientes miedo por alguna razón. Es por ello que tus felinos saben rápidamente si tu humor ha cambiado aun cuando no emites ni una sola palabra. Y no te asombres si tu minino prefiere respetar cierta distancia cuando tu cuerpo le comunica tu enfado, o se muestra más cariñoso y compañero cuando percibe que te sientes triste.

5. Tu gato conoce tu tipo de dieta

¿Te preguntas por qué los gatos traen animales muertos para sus tutores? Bueno, lo cierto es que no existe una sola explicación, pues la ciencia aún no ha logrado identificar la razón exacta para dicho comportamiento. Según algunas hipótesis, sería una forma de demostrar aprecio y cuidado hacia su tutor. No obstante, hay otra teoría muy interesante que dice que los felinos hacen esto porque perciben que nosotros, humanos, no somos buenos cazadores. Además, afirma que los gatos mantendrían una "costumbre social" de enseñarse unos a otros (generalmente, los adultos a los cachorros) dentro de su comunidad. Por ello, tu minino podría regalarte su presa para demostrarte cómo sobrevivir en su mundo, especialmente si estás haciendo alguna dieta especial.

En otras palabras, tu gato sabe sobre ti que estarías en serios apuros si tuvieras que cazar tus propias presas para alimentarte. En este vídeo damos más detalles:

6. Tu gato puede predecir un embarazo

Otra creencia muy popular sobre los poderes sobrenaturales de los felinos afirma que son capaces de saber cuándo una mujer está embarazada. Como habíamos mencionado anteriormente, el olfato desarrollado de los gatos les permite identificar cambios químicos en nuestro organismo. Como el cuerpo de la mujer experimenta diversos cambios hormonales y fisiológicos durante la gestación, es posible que el felino se muestre curioso respecto a estos nuevos olores en su entorno. Igualmente, los gatos son capaces de detectar la menstruación en mujeres debido, también, a los cambios hormonales.

Si vas a ser papá o mamá, en esta oportunidad nos parece vital resaltar la importancia de presentar correctamente tu gato al nuevo integrante de la familia. En ExpertoAnimal, te ofrecemos los mejores consejos para la convivencia entre gatos y bebés, ¡no te los pierdas!

7. Tu gato duerme en tu pecho porque sabe que es un lugar seguro

Al acostarse en tu pecho, tu gato puede sentir el calor de tu cuerpo y los latidos de tu corazón, y ello le trasmite una sensación de acogimiento y bienestar. Entonces, puede dejar de reposar en su propia cama para sentirse calentito y seguro durmiendo sobre ti.

Si bien aún no hay una explicación científica para este comportamiento, se estima que los gatos lo hacen no solo para buscar calor, sino también para disfrutar conectándose con sus tutores y sintiéndose protegidos cuando están dormidos, que es uno de sus momentos de mayor vulnerabilidad. Igualmente, en ExpertoAnimal también te contamos otros 5 motivos por los que tu gato duerme contigo.

8. Tu gato sabe cómo reaccionarás ante determinadas situaciones

Puede sonar mal pensar que tu querido compañero felino pueda manipularte para conseguir una exquisita golosina o una caricia, pero lo cierto es que los gatos son extremadamente inteligentes y observadores, suelen analizar nuestro comportamiento en el día a día del hogar y perciben cómo reaccionamos ante sus acciones y sonidos.

Por ejemplo, si observan que "te derrites" de amor cuando ronronean y le ofreces una golosina o le haces un masaje relajante, pueden realizar esta acción cuantas veces quieran lograr sus recompensas. Básicamente, utilizarán su ronroneo u otras conductas que nos parecen encantadoras para conseguir lo que quieren de nosotros, ya sean una caricia, una comida u otro premio de su interés.

Por su increíble inteligencia, son capaces de estudiarnos hasta el punto de "adiestrar" nuestras reacciones a sus propias necesidades o deseos. Por supuesto, ello no significa que tu minino no te tenga aprecio verdadero ni mucho menos que sienta que te domina, ya que la dominancia únicamente se produce entre gatos, solo es una muestra más de sus impresionantes capacidades cognitivas, emocionales y sociales que les permiten cohabitar con los seres humanos de forma muy favorable.

9. Tu gato sabe que vuelves a casa y dónde has estado

Gracias a sus desarrollados sentidos del olfato y el oído, los gatos detectan que volvemos a casa aunque estemos todavía lejos de la puerta. Reconocen nuestro olor a metros de distancia. Así mismo, interiorizan nuestros horarios porque son parte de los suyos también, por lo que si siempre nos vamos y volvemos a las mismas horas, lo más probable es que al volver nuestro minino nos esté esperando para recibirnos.

Por otro lado, al llegar a casa es totalmente normal que nuestro gato nos olisquee y frote su cuerpo contra nuestras piernas u otras partes de nuestro cuerpo. Esto lo hace con el fin de identificar dónde hemos estado, ya que a través del olor puede saber si, por ejemplo, hemos estado en contacto con otro gato o perro. En caso de ser así y, por tanto, identificar algún olor diferente, frota su cuerpo contra el nuestro para dejar una marca olfativa. Con esto no nos está marcando como algo suyo, sino que nos impregna del olor del grupo, tal y como haría con otros gatos. Para los gatos es muy importante que todos los miembros emitan ese olor porque les transmite seguridad, confianza y protección. Hablamos de ello en el artículo sobre Cómo marcan los gatos.

10. Tu gato sabe que lo vas a llevar a la clínica veterinaria u os mudáis

Los gatos son animales muy inteligentes y rutinarios, por lo que detectan cada uno de nuestros comportamientos y hábitos. Además, recuerda que hemos comentado que perciben nuestro estado de ánimo y emociones, de manera que saben perfectamente cuándo nos disponemos a salir y si en la salida los incluimos o no. Especialmente cuando toca visita a la clínica veterinaria, nuestro gato lo sabe porque cogemos el transportín, podemos mostrarnos algo más nerviosos, etc., y puede que trate de esconderse.

Por otro lado, perciben que algo ocurre en el hogar cuando vamos a realizar una mudanza. Como los gatos son animales muy susceptibles a los cambios y tienden a desarrollar estrés con facilidad, es fundamental hacer la mudanza poco a poco y preparar al felino para ella. Te ayudamos en este artículo: "¿Cómo mudarse con un gato?".

Cuéntanos, ¿hay más cosas que crees que tu gato sabe de ti? ¡Te leemos!

Si deseas leer más artículos parecidos a 10 cosas que tu gato sabe de ti, te recomendamos que entres en nuestra sección de Curiosidades del mundo animal.

Bibliografía
  • Bradshaw, J. (2019). En la mente de un gato. Barcelona. Editorial: RBA Libros.