10 medicamentos prohibidos para perros

10 medicamentos prohibidos para perros

Los fármacos de uso humano han pasado por exhaustivos ensayos clínicos y, aun así, en numerosas ocasiones son retirados del mercado posteriormente por causar efectos secundarios potencialmente peligrosos que no se habían evidenciado durante las fases de ensayo clínico. Por ello, si tales son los efectos que pueden provocar los fármacos estudiados en los humanos, imagínate el grave peligro al que puedes exponer a tu mejor amigo si decides medicarlo con fármacos que no han superado ensayos clínicos en canes.

Los procesos de fármaco-dinamia (mecanismo de acción y efecto farmacológico) y fármaco-cinética (liberación, absorción, distribución, metabolismo y eliminación) son muy distintos en el organismo humano y en el organismo del perro, por lo tanto, una mala acción por parte del propietario puede poner en riesgo la vida del can. En este artículo de ExpertoAnimal te mostramos 10 medicamentos prohibidos para perros.

1. Paracetamol

El paracetamol pertenece al grupo farmacológico de los AINE's (Antiinflamatorios no esteroideos). Algunas fuentes señalan que ningún AINE puede ser administrado a los perros, no obstante, este grupo engloba numerosos principios activos y es posible que alguno de ellos pueda ser adecuado para tratar alguna patología canina, siempre bajo prescripción veterinaria.

En cambio, si existe un antiinflamatorio de estas características que bajo ningún concepto pueda administrarse a un perro es el paracetamol, potencialmente peligroso por el daño que puede causar sobre el hígado. Administrando paracetamol a un perro se puede dañar gravemente su hígado, puede darse un fallo hepático que conduzca a la muerte y también es posible la destrucción de gran parte de los glóbulos rojos.

2. Ibuprofeno

Se trata de un principio activo que también pertenece al grupo de los AINE's, resulta más antiinflamatorio que el paracetamol pero posee una capacidad menor para disminuir la fiebre. Su habitual y peligroso uso en humanos hace que contemplemos en numerosas ocasiones este antiinflamatorio como una opción para tratar a nuestro perro cuando este presenta dolor o dificultad de movimiento.

Sin embargo, el ibuprofeno es tóxico para los perros en dosis que superen los 5 miligramos por kilo de peso corporal, esto significa que un comprimido de ibuprofeno para adultos (600 miligramos) resultaría mortal para un perro pequeño. La intoxicación con ibuprofeno se manifiesta a través de vómitos, diarrea, inapetencia, fallo renal, fallo hepático e incluso muerte. Para más información, consulta este artículo: "Ibuprofeno para perros - Dosis y usos".

3. Benzodiacepinas

Las benzodiacepinas forman por sí solas un grupo farmacológico donde podemos distinguir principios activos como el alprazolam, diazepam, clorazepato dipotásico o zolpidem tartrato. Se trata de unos fármacos que en humanos se emplean como potentes sedantes del sistema nervioso central, prescribiéndose en caso de ansiedad, nerviosismo o insomnio, entre otras afecciones.

Algunas benzodiacepinas, por ejemplo el diazepam, es utilizada en el tratamiento de la epilepsia o la ansiedad, no obstante únicamente un veterinario puede prescribir el uso de estos fármacos. Por este motivo muchas personas consideran que es oportuno brindarle este tipo de medicación a su mascota cuando ésta se encuentra inquieta o sufre ansiedad, pero las benzodiacepinas provocan nerviosismo y ataques de pánico en los perros, además de resultar muy peligrosas para su salud hepática.

Curiosamente las benzodiacepinas se formularon con el objetivo de poseer un mayor margen terapéutico que los barbitúricos, no obstante, en los perros sucede al revés, se emplean los barbitúricos pues son más seguros, siempre que se administren bajo prescripción veterinaria.

4. Antidepresivos

Existen muchos tipos de antidepresivos aunque los más conocidos son los Inhibidores Selectivos de la Recaptación de Serotonina (ISRS), un grupo dentro del cual podemos distinguir principios activos como la fluoxetina o la paroxetina. No sólo afectan directamente a la salud renal y hepática del perro, sino que pueden trastornar el adecuado funcionamiento de su sistema nervioso, resultando esto fatídico para la salud de nuestra mascota.

5. Aspirina

La aspirina es un medicamento muy común en todos los hogares. Esta familiaridad y su venta sin receta puede hacer que algunos cuidadores la visualicen como un fármaco inocuo y, por ello, no duden en administrárselo a su perro. Pero lo cierto es que en estos animales la aspirina puede producir una intoxicación severa, con síntomas como vómitos, hasta con sangre, diarrea, que puede ser alquitranada, problemas respiratorios, insuficiencia renal, fiebre, temblores, debilidad, convulsiones y, en casos graves, la muerte.

Esto no quiere decir que no se pueda utilizar la aspirina en perros, pero su administración única y exclusivamente debe ser pautada por el veterinario, ya que del control de la dosificación depende que produzca intoxicación o no. Por eso la consideramos como un medicamento humano prohibido para los perros. Si el nuestro presenta síntomas como los descritos y sospechamos que ha podido ingerir aspirinas, debemos trasladarlo de inmediato al veterinario. El tratamiento va a depender de la gravedad del cuadro.

6. Antibióticos

Los antibióticos son fármacos ampliamente administrados para luchar contra las bacterias y, por supuesto, también pueden ser prescritos a los perros. Pero esto no quiere decir que debamos dárselos al nuestro sin ningún control veterinario. Si lo hacemos corremos el riesgo de provocarles una intoxicación, incluso grave. Es en este sentido que los consideramos un medicamento humano prohibido para los perros.

Los síntomas que se presentan en casos de intoxicación son hipersalivación, letargo, vómitos, diarrea, insuficiencia hepática o renal, lesiones en la piel, convulsiones, temblores y, en los casos extremos, la muerte. Existen una gran cantidad de antibióticos a la venta y cada uno tendrá diferente riesgo de toxicidad, por lo que, si nuestro perro ha ingerido alguno sin control, debemos consultar de inmediato con el veterinario.

7. Antihistamínicos

Los antihistamínicos son unos fármacos muy comunes en las casas en las que reside alguien alérgico, ya que son ampliamente utilizados para tratar todo tipo de reacciones de hipersensibilidad tanto en medicina humana como en veterinaria. Pero esto no quiere decir que sean inocuos y que podamos dárselos al perro sin prescripción veterinaria. Una ingesta inadecuada convierte a estos medicamentos humanos en prohibidos para los perros. Pueden producir síntomas como agitación, letargo, somnolencia, alteraciones de la frecuencia cardíaca, vómitos, diarrea, anorexia, convulsiones e incluso la muerte. Por ello es importante que contactemos con el veterinario ante cualquiera de estos signos.

8. Diuréticos

Los diuréticos, como la furosemida o la espironolactona, son fármacos que se utilizan para eliminar un exceso de líquidos, por ejemplo, cuando estos se acumulan en los pulmones, lo que sucede con frecuencia en enfermedades cardíacas. Son prescritos tanto en medicina veterinaria como humana, es decir, pueden utilizarse en perros pero jamás al margen de la recomendación veterinaria, porque el uso inadecuado convertiría estos medicamentos humanos en prohibidos para los perros, de forma que su ingesta podría terminar en una intoxicación, cuya gravedad va a depender de la cantidad ingerida y de las características de cada animal. El síntoma típico de una intoxicación por diuréticos va a ser la deshidratación. El perro va a orinar de una manera excesiva y lo notaremos sediento y aletargado. Incluso podría producirse una insuficiencia renal aguda, aunque no es lo habitual. Hay que acudir de inmediato al veterinario.

9. Medicamentos descongestionantes

Nos referimos a fármacos que se utilizan en resfriados o gripes. Son medicamentos humanos prohibidos para perros, sobre todo los que están compuestos por varios principios activos, ya que su acción combinada resultaría más peligrosa. Además tienen un bajo margen de seguridad, lo que quiere decir que poca dosis de más ya desencadenará síntomas de intoxicación. Estos serán agitación, hiperactividad, vómitos, pupilas dilatadas, aumento de la frecuencia cardíaca y la presión arterial, temblores musculares, convulsiones o incluso la muerte si la dosis ingerida ha sido muy alta. Es vital acudir rápidamente al veterinario.

10. Medicamentos para la tiroides

Los perros, al igual que las personas, pueden desarrollar problemas en la glándula tiroides, sobre todo de hipotiroidismo canino. Esta situación va a requerir un tratamiento farmacológico. Las dosis de los medicamentos para estos trastornos en perros son más elevadas que en el tratamiento para los seres humanos, por ello es difícil que se pueda producir una intoxicación si accidentalmente le damos el medicamento humano prohibido para el perro. Pero, aun así, existe riesgo de intoxicación si hay una sobredosis. Los síntomas de esta serían temblores musculares, agitación, jadeo, taquicardia y vómitos. Como en todos los casos en los que sospechemos de intoxicación, es vital que contactemos con el veterinario lo antes posible.

No automediques a tu perro

Como has visto, son diversos los problemas de salud que pueden aparecer si decidimos automedicar a nuestro perro, aun utilizando fármacos de uso común en perros. Recordamos la importancia de visitar al veterinario siempre que aparezca un problema de salud para confirmar el diagnóstico y recibir un tratamiento médico adecuado, siempre teniendo en cuenta el estado de salud, peso o edad del individuo a medicar.

Para terminar, si estás valorando la opción de aprender más acerca de la salud de los perros y sus cuidados, no dudes en formarte como profesional en el curso de Auxiliar Veterinario VETFORMACIÓN, uno de los mejores centros de formación veterinaria online.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a 10 medicamentos prohibidos para perros, te recomendamos que entres en nuestra sección de Prevención.