10 signos de dolor en gatos

10 signos de dolor en gatos

Solemos pensar que los gatos son animales muy resistentes. Muchos de nosotros casi les atribuímos poderes sobrenaturales, como que por ejemplo los gatos tienen siete vidas, no obstante, la realidad es muy distinta: los gatos, son unos maestros en el arte de disimular los signos de dolor. Por esa peculiaridad, resulta difícil detectar que los felinos estén sufriendo.

Este artículo de ExpertoAnimal pretende orientar a la hora de reconocer el dolor en los gatos, aunque como en todos los animales, siempre variará de uno a otro. Sigue leyendo y descubre los 10 signos de dolor en gatos:

Signos de dolor asociados con la artrosis

Una de las principales causas del dolor en gatos es la artrosis, una patología que, como ocurre en los humanos, consiste en el desgaste del cartílago articular. En caso de padecerla, el felino mostrará los siguientes signos de daño:

  • Renuencia al movimiento (rechazan moverse). Muchos gatos que se encuentran doloridos por problemas musculares y esqueléticos evitan moverse en la medida de lo posible. Pero, a cierta edad, la tendencia a moverse lo justo nos puede estar indicando que el minino sufre artrosis y no que esté algo "vago". A diferencia de los gatos, los perros "nos lo cuentan", ya que nos acompañan en nuestros paseos, momento en el que se pone en evidencia cualquier molestia al caminar. Los gatos optan por suprimir lo que les produce dolor, de modo que ya no se suben a su estantería favorita, por ejemplo, y limitan su deambular cotidiano.
  • Deposiciones fuera del arenero. Quienes tratamos de forma habitual con gatos asociamos el hecho de que orinen fuera con un castigo hacia nuestra ausencia o a cambios de muebles, por ejemplo. Pero en ocasiones, nuestro felino no puede acceder al arenero por dolor. Es por ello que una revisión física del gato se hace imprescindible, antes de dar por sentado que se ha vuelto poco pulcro o que está nervioso.
  • Prolongación de los tiempos de descanso. El último de los signos de dolor en gatos relacionados con la artrosis es que se acomodan largos periodos de tiempo en sus camas. Es habitual que no demos importancia al tema si tenemos gatos ancianos debido a que pensamos que ya tienen una cierta edad y que siempre han disfrutado mucho de las siestas eternas. Es importante resaltar las 14-16 horas diarias que un gato adulto pasa descansando, pero si lo hacen en momentos del día que no eran los acostumbrados o se van incrementando cada vez más, puede tratarse de un signo de dolor.

¿Cómo saber si mi gato tiene dolor por artrosis?

Podemos saberlo principalmente observando su comportamiento actual y valorando si ha variado con respecto al anterior, de esta forma obtendremos muchas pistas. Por ejemplo, si nuestro gato acostumbraba a saltar a la mesa nada más ver comida, a trepar por el rascador o a correr cada noche por el pasillo un buen rato y lleva tiempo sin hacerlo, será el momento de acudir a una revisión veterinaria.

Falta de aseo y de marcaje facial

Cuando un gato siente alguna molestia, una de las rutinas diarias que más se ve afectada es, sin duda, el autoaseo. Sin embargo, no es la única a la que tendremos que prestar atención para averiguar si el gato padece algún tipo de dolor:

  • Falta de aseo. Hay gatos más meticulosos que otros en el aseo diario, pero si nuestro gato solía pasar cierto tiempo acicalándose y ha descuidado un poco este aspecto, puede ser indicativo de cierto malestar. El pelaje se ve poco lustroso, erizado, e incluso áspero.
  • Falta de marcaje. El marcaje diario del hábitat, como es el afilado de uñas y frotar las mandíbulas, se ve disminuido, incluso algunos lo suprimen.

Protrusión de la membrana nictitante (vemos una membrana blanca en el ojo)

Los gatos y perros tienen una membrana blanquecina que podemos llamar el "tercer párpado", aunque su nombre es membrana nictitante. En condiciones normales no se ve, pero cuando el gato se encuentra apático, dolorido o febril, podemos observarla en el felino con los ojos abiertos, siendo estos síntomas claras señales de que algo no va bien.

Imagen: clinicaveterinariaromareda.com

Sialorrea (exceso de saliva)

Muchas veces el dolor en gatos está relacionado con alteraciones en la boca y, aunque el felino mantenga una actitud más o menos normal y se interese por la comida, le resulta imposible deglutir. Esto provoca la salida constante de saliva y el peregrinaje al comedero, aunque no logre tomar alimento.

Imagen: gattos.net

Agresividad

También puede ser común en problemas de comportamiento o estrés, pero algunos gatos reaccionan de forma agresiva ante ciertos estímulos como signo de dolor (por ejemplo, una caricia), manifestando comportamientos que parecen de ataque.

Si tu gato solía ser cariñoso y dócil y ahora tiene una actitud arisca cuando intentas interactuar con él, acude al veterinario para descartar cualquier problema de salud.

Vocalización excesiva (maullidos más frecuentes)

Hay gatos "parlanchines", por ejemplo los siameses, pero si el felino maúlla con más frecuencia de la normal y sin motivo aparente, podría ser una alerta de que algo le está sucediendo. Es más bien un signo de dolor emocional, pero en ocasiones lo podemos relacionar con el dolor físico.

Posturas antiálgidas (posturas que alivien el dolor)

No es exclusivo de perros, aunque es en ellos y en otros animales en las que las solemos ver. Los gatos son más discretos en todo lo que se refiere a manifestar signos de dolor, pero cuando este alcanza intensidad, podemos encontrarnos a nuestro gato encorvado, o por el contrario, estirando la patas delanteras como si se desperezase continuamente. Al igual que cuando los humanos notamos calambres en el abdomen tendemos a encogernos, podemos encontrar a nuestro felino desde hecho un ovillo, hasta estirado como una longaniza. Suelen ser dolores viscerales y las alteraciones en este caso suelen notarse antes de que el felino tenga que adoptar estas posturas.

Estos detalles fáciles de observar, pueden ayudarnos a identificar los signos de dolor en el gato. Como siempre, cada gato es un mundo, y del mismo modo que no hay dos humanos iguales, no hay dos formas iguales de manifestar el dolor en felinos, ni en ningún otro ser.

Con estos breves consejos de ExpertoAnimal, y los datos que se puedan recoger en el día a día (falta de apetito, problemas para orinar...), el veterinario podrá orientar las pruebas oportunas hacia un campo concreto, para poder aliviar el dolor de los felinos.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a 10 signos de dolor en gatos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.