A mi perro le han mordido y tiene un agujero - Qué hacer

A mi perro le han mordido y tiene un agujero - Qué hacer

Por desgracia, en determinadas ocasiones los perros se ven involucrados en agresiones o peleas que terminan causándoles heridas o lesiones de diversas gravedad. Generalmente, suelen ser situaciones muy estresantes tanto para los animales como para sus cuidadores, que a menudo suelen suscitar dudas sobre cómo actuar.

Si te estás preguntando qué hacer si a mi perro le han mordido y tiene un agujero, te recomendamos que leas el siguiente artículo de ExpertoAnimal en el que detallaremos cómo actuar en estos casos y cómo prevenir estas situaciones.

Atención veterinaria urgente

Las peleas entre perros suelen ser situaciones muy estresantes para los cuidadores, especialmente cuando se producen heridas aparatosas y sangrantes. Independientemente de la gravedad del suceso, es importante acudir a un centro veterinario de urgencia, para:

  • Evaluar el estado general del animal.
  • Tratar la herida de forma adecuada.

Solo de esta manera conseguiremos evitar las posibles complicaciones asociadas a las heridas por mordedura.

Evaluación del estado general

En el caso de agresiones graves, es posible que se afecten estructuras vitales o que se produzcan hemorragias importantes que comprometan la vida del animal. Por ello, antes de proceder a la cura de las heridas, es fundamental realizar una exploración completa y exhaustiva del animal, incluyendo las pruebas complementarias que se consideren oportunas (como radiografías o ecografías), e instaurar un tratamiento adecuado para estabilizar al animal.

Además, aunque exista una herida más llamativa, no se debe descartar la posible presencia de otras lesiones que pueden quedar ocultas bajo el pelaje del animal. Por ello, es importante rasurar el pelo en busca de otras heridas que también necesiten tratamiento.

Tratamiento de la herida

Las heridas por mordedura se consideran intrínsecamente contaminadas, por ello nunca se deben suturar. Con la mordedura, se inoculan en el tejido las bacterias presentes en la boca, las cuales contaminan la herida y dan lugar a un proceso inflamatorio que tiene que drenar al exterior

Al suturar el tejido, se impediría el drenaje de los fluidos inflamatorios y la sutura fracasaría, por ello es importante dejar la herida abierta para que cicatrice desde las capas más profundas hasta las más superficiales.

Partiendo de esta base, la cura de la herida contaminada se debe basar en los siguientes puntos:

  • Rasurado cuidadoso de la zona adyacente a la herida: dado que la presencia de pelo puede entorpecer la cicatrización.
  • Lavados con solución jabonosa: generalmente se utiliza una solución jabonosa antiséptica (con betadine o clorhexidina jabonosa) para retirar cualquier resto de suciedad y reducir la carga bacteriana de la herida. Nunca deben utilizarse productos como el alcohol o el agua oxigenada, debido a que son muy irritantes y dificultan la cicatrización de la herida.
  • Aplicación de apósitos: los apósitos son productos sanitarios que se emplean para cubrir y proteger las heridas. Además de proporcionar alivio del dolor, absorben el exudado de la herida y favorecen una adecuada circulación sanguínea, lo que optimiza el proceso de cicatrización.
  • Colocación de collar isabelino: para evitar que el animal se rasque, se lama o se muerda la zona o zonas afectadas.

Quizás pueda interesarte el siguiente artículo sobre Qué debe tener un botiquín de primeros auxilios para un perro.

Curas periódicas

Como hemos visto, la primera cura de la mordedura debe realizarse siempre en un centro veterinario, pero a partir de entonces, es posible realizar un manejo de la herida por parte de los cuidadores siguiendo las pautas marcadas por el veterinario/a.

Generalmente, se deben realizar 2-3 curas diarias, que deben incluir:

  • Retirada del apósito.
  • Limpieza de la herida con una solución antiséptica: los antisépticos nunca se deben emplear sin diluir, dado que pueden ser irritantes. El betadine (povidona yodada) se debe diluir al 10% y la clorhexidina al 40%. Una vez diluidos, se debe impregnar una gasa en la solución y limpiar la herida cuidadosamente para retirar los restos de exudado. Es preferible no utilizar algodón, dado que al humedecerse se suele deshacer y dejar restos en la herida. Cabe recalcar que nunca se debe emplear alcohol ni agua oxigenada para limpiar la herida, ya que producen irritación y muerte celular.
  • Colocación de un apósito nuevo.
Imagen: Oxitocina Magazine

Tratamiento de la infección

Como hemos mencionado en apartados anteriores, las heridas por mordedura se consideran intrínsecamente contaminadas debido a la transferencia directa de las bacterias presentes en la boca. Por ello, es fundamental instaurar un tratamiento antibiótico para controlar la infección y favorecer la curación de los tejidos afectados.

Para más información, quizás te interese consultar este otro artículo sobre Heridas en perros: primeros auxilios.

Estimulación de la cicatrización

En el caso de heridas muy extensas o profundas, o en animales con problemas de cicatrización, pueden emplearse algunas estrategias para promover la cicatrización de la herida:

  • Desbridamiento: consiste en raspar con un bisturí los bordes de la herida, para estimular el sangrado y así favorecer la cicatrización de la herida. Como es lógico, este procedimiento únicamente lo pueden realizar profesionales veterinarios.
  • Laserterapia: la terapia con láser favorece el proceso de cicatrización al estimular la producción de colágeno y la regeneración celular.
  • Pomadas cicatrizantes: estas pomadas contienen enzimas que hidrolizan todos aquellos componentes que impiden la cicatrización de la herida.

Te dejamos el siguiente artículo con Remedios caseros para cicatrizar heridas en perros de ExpertoAnimal.

Cuidados de un perro que han mordido

Tras una agresión o pelea entre perros, es frecuente que sus cuidadores se pregunten qué hacer si a mi perro le muerden y tiene un agujero. Pues bien, tras el primer reconocimiento veterinario, es importante que los cuidadores realicen un adecuado manejo de la mordedura en casa, ya que de esto dependerá la correcta curación y cicatrización de la herida.

Los cuidados que deben realizar los tutores de estos animales son los siguientes:

  • Realizar las curas: todas ellas siguiendo las pautas del veterinario/a que atendió al animal.
  • Administrar los fármacos: que han sido prescritos por el veterinario/a (antibióticos, analgésicos, pomadas cicatrizantes, etc.)
  • Acudir al veterinario: para las revisiones pautadas o ante cualquier anomalía en la herida o en el comportamiento del animal
  • Proporcionar un lugar tranquilo y mantener una rutina relajada: los animales que sufren una agresión experimentan una situación de gran estrés, por ello es importante proporcionarles un entorno lo más tranquilo posible hasta su completa recuperación.

¿Cómo evitar que muerdan a mi perro?

Las agresiones o peleas entre perros son casi siempre situaciones evitables. Por ello, es conveniente tener en cuenta una serie de consideraciones que pueden ser de utilidad para evitar situaciones de peligro con otros perros:

  • Garantizar una correcta educación y socialización de los perros desde edades tempranas: esta es, sin lugar a dudas, la mejor estrategia para conseguir perros equilibrados que sepan cómo afrontar distintas situaciones e interactuar adecuadamente con otros animales. Incluso en situaciones de tensión o ante animales más dominantes, un perro equilibrado sabrá lidiar con la situación y responder con proporcionalidad. Consulta cómo es La socialización del perro en este post que te sugerimos.
  • Pasear a los perros con correa: de esta manera podremos controlar mejor los acercamientos con otros perros. Es importante no dar tensión a la correa al acercarse a otro perro, ya que transmitiremos esta tensión al animal y además obligaremos a que el contacto se produzca cara con cara, que siempre resulta más desafiante. Te contamos más sobre Pasear al cachorro con correa por primera vez en este artículo.
  • Prever situaciones conflictivas: por ejemplo, antes de entrar en un recinto donde haya otro perro suelto, es conveniente preguntarle al cuidador sobre el temperamento de su mascota. Los perros muy territoriales pueden considerar como un intruso al animal que entre en su zona y, como consecuencia, puede originarse una situación de tensión entre ellos.
  • Prestar atención al carácter y al estado emocional de nuestro perro: los perros con un nivel elevado de estrés o con un temperamento muy fuerte pueden ser más propensos a generar situaciones de tensión con otros perros. En estos casos, es conveniente solicitar la ayuda de un educador canino que pueda darnos las pautas adecuadas para corregir o mejorar las relaciones con otros animales.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a A mi perro le han mordido y tiene un agujero - Qué hacer, te recomendamos que entres en nuestra sección de Primeros auxilios.