Actividades para niños y perros

Actividades para niños y perros

El juego no es solo un entretenimiento para los niños, consiste en un elemento lúdico fundamental para su desarrollo físico, cognitivo, emocional y social. Jugando, un niño aprende valores fundamentales para su formación como persona y ciudadano, estimula su creatividad, y también ejercita su cuerpo y fortalece su sistema inmunológico.

Lamentablemente, muchos adultos se olvidan de la importancia de jugar, divertirse y permitirse, por veces, “soltar” el niño que todos nosotros cargamos en el alma. Pero los perros parecen entenderlo de forma innata, sin que nadie necesite enseñarles… Por ello, en este artículo de ExpertoAnimal, te invitamos a conocer actividades para niños y perros, que permiten que nuestros tan amados pequeños compartan momentos inolvidables de diversión y aprendizaje con sus mejores amigos.

Perros y niños: los compañeros ideales

Ya debes haber observado que los perros y los niños comparten muchas similitudes en su forma de ser y en la energía que poseen para jugar, correr, saltar…, horas y horas sin parar. Pero los beneficios de tener un perro para los niños van más allá de mejorar la predisposición para la actividad física, que es indudablemente uno de los aspectos fundamentales para el crecimiento saludable de nuestros pequeños y de nuestros peludos.

Tener una mascota puede enseñar mucho a nuestros niños sobre los valores fundamentales para su formación como personas y ciudadanos, como la fidelidad, el compañerismo, la simplicidad, el respeto al otro, etc. También contribuye para fomentar el sentido de responsabilidad, ya que un perro, así como cualquier animal doméstico independiente de su especie, requiere de nuestro comprometimiento y dedicación para desarrollarse sano y feliz.

Y como los perros nos trasmiten este amor incondicional, suelen tener un determinante impacto psicológico positivo en los niños (y en los adultos también, ¿verdad?). Un niño que convive, juega y comparte su vida con un perro suele sentirse más querido, valorado y protegido, lo que fortalece su autoestima y estimula su desarrollo cognitivo y emocional. Además, la compañía canina suele mejorar las habilidades sociales de nuestros pequeños, alejando también la sensación de soledad o rechazo social.

La importancia del refuerzo positivo

Las actividades que proponemos a continuación son excelentes propuestas para reforzar los ejercicios básicos de obediencia canina junto a nuestros peludos, y enseñar a los niños la importancia de educar a su mascota utilizando el refuerzo positivo, y jamás la violencia.

Queremos recordarte que el adiestramiento, en estos casos, aparece como un cuidado preventivo esencial para mejorar los juegos de tu niño con el perro, y evitar cualquier accidente. Y para ayudarte a entrenarlo, te dejamos este excelente Manual de adiestramiento canino en pdf.

Ahora sí, podemos descubrir juntos el abanico de diversión y aprendizaje que nos proponen las actividades para niños y perros.

¿Jugamos a la pelota?

Empezamos por la actividad más simple, económica e increíblemente divertida de nuestra lista: ¡jugar a la pelota!

Pero antes de empezar a jugar, debemos explicar a nuestro niño que la pelota solo deberá ser lanzada después de que el perro obedezca el comando de sentarse a su lado y esperar. Luego, nuestro peludo deberá recogerla y entregársela en la mano del niño, para entonces ganar su reconocido reconocimiento por la conducta cumplida correctamente. Tranquilamente, podemos diversificar esta actividad al sustituir la pelota por algún juguete o accesorio canino, que sea adecuado para la edad de nuestro perro. Y si quieres probar una actividad más deportiva, puedes enseñar tu perro a jugar al “Disc Dog” (o "Dog Frisbee") con tu niño.

Consulta nuestro artículo "Cómo enseñar a un perro a traer la pelota" para que, junto al niño, disfrutes de sesiones de adiestramiento y diversión.

¡El clásico e infalible escondite!

El escondite es una actividad para niños y perros muy divertida que refuerza la capacidad cognitiva, la obediencia, y los sentidos de nuestro perro, además de estimular la creatividad, la agilidad y la inteligencia de nuestros pequeños.

Antes de empezar a jugar, tendremos que entrenar a nuestro perro para encontrar objetos y traerlos de vuelta. Es importante comenzar con un nivel fácil para no aburrir o frustrar al animal. Empezamos por esconder un juguete muy querido de nuestro peludo en algún ambiente de nuestro hogar, y le damos algunos tips verbales para que pueda llegar hasta él. Progresivamente, podemos aumentar la dificultad del desafío de escondite y jugarlo también fuera del hogar. Siempre debemos ofrecer una recompensa para reconocer el “trabajo” de nuestro mejor amigo; puedes darle una golosina, acariciarlo, elogiarlo, o jugar un buen rato con él.

Una vez que el perro haya comprendido el sentido del juego, podemos explicar el concepto del escondite al niño y observar cómo se divierten en sus momentos de ocio.

Natación o juegos con el agua

¿A tu perro le encanta el agua? Entonces, la natación será una excelente actividad para que tu niño mejore su nado, se ejercite y divierta con su mejor amigo. Pero acuérdate que jamás debemos dejar ni los perros ni los niños solos, sin la presencia de un adulto, en la piscina o en el mar.

Y si no tienes una piscina en tu hogar, puedes proponerles jugar con la manguera en el jardín o en el patio durante los días más cálidos del año. La idea es que el perro encare los chorros de agua como un juguete, se ponga a saltar y correr para atraparlos. Debemos enseñar al niño a jamás tirar el agua directamente a la cara (y menos en las orejas) del perro, y tampoco jugar muy cerca de su propio cuerpo para evitar cualquier accidente.

¡La hora del baño es toda una diversión!

El momento del baño puede ser increíblemente divertido y lúdico. Junto a los niños, podemos reforzar la importancia de la higiene para la salud, enseñarles que tener una mascota también implica cuidados y responsabilidades, y que debemos disfrutar de compartir los momentos más sencillos con quien queremos.

Una vez más, volvemos a reafirmar la necesidad de la presencia de un adulto para orientar esta actividad y evitar cualquier accidentes. Debemos garantizar que el agua esté en una temperatura adecuada para no provocar quemaduras ni frío a nuestros amados. También es esencial utilizar productos aptos para perros, y no cosméticos humanos.

Antes de empezar el baño, también podemos enseñar al niño a cepillar el perro para desenredar su pelaje y ayudar a eliminar el pelo muerto.

Tu propio circuito agility

Existen muchos deportes que pueden ser practicados conjuntamente por humanos y caninos. Una excelente propuesta para ejercitar al perro y estimular la creatividad del niño es crear nuestro propio circuito casero e iniciarnos en el agility junto a nuestro perro: un deporte que consiste básicamente en un circuito con diferentes obstáculos para perros.

Para crear tu circuito, podrás hacer una verdadera misión junto a tu niño, y aprovechar muchos artículos de tu propio hogar. Una caja resistente puede ser un obstáculo para saltar o para subir y practicar algunos comandos de obediencia, como “dar la pata” (o “saludar”). Mientras una simple caja de cartón abierta de los dos lados se convierte rápidamente en un túnel para arrastrarse, aquella silla antigua es todo un desafío para pasar por debajo y dar vueltas alrededor. Incluye una pelota o un juguete al final para enseñarle algunos trucos o simplemente hacerle jugar.

Antes de empezar a jugar, acuérdate de enseñar al perro a superar progresivamente cada obstáculo, y premiarlo por cada buena conducta para motivarlo a seguir aprendiendo y jugando con tu niño.

¿Conoces otras actividades para niños y perros que no están en nuestra lista? Entonces, ¡compártela con nosotros en los comentarios de este artículo! Nos encantaría aprender también con ustedes...

Si deseas leer más artículos parecidos a Actividades para niños y perros, te recomendamos que entres en nuestra sección de Juegos y Diversión.