Compartir

Adiestramiento canino cognitivo emocional

Por Ana Diaz Maqueda, Bióloga especializada en etología. 15 abril 2019
Adiestramiento canino cognitivo emocional

Ver fichas de Perros

Los perros no son sólo animales que responden a estímulos de forma primitiva e innata. Todos los comportamientos que realizan son aprendidos, de alguna u otra forma. Son animales conscientes, con altas capacidades de aprendizaje y emociones complejas. Por ello, es normal que padezcan problemas de comportamiento, debido a la desinformación o a un mal manejo de ésta.

Antes de adoptar es fundamental que nos informemos acerca del comportamiento de los perros, guiándonos por métodos científicos actualizados que no dañen a estos animales tan sensibles de forma alguna.

En este artículo de ExpertoAnimal explicaremos qué es el adiestramiento cognitivo emocional en perros y cómo, a través del conocimiento sobre la naturaleza de nuestra mascota, podremos ayudarla a ser feliz.

También te puede interesar: Equipo de adiestramiento canino

Diferencias entre etología, educación y adiestramiento

Ante un problema del comportamiento de nuestro perro, debemos saber a qué tipo de profesional acudir. Existe una creencia popular totalmente errónea que dice que los adiestradores están pasados de moda y que ahora se suele visitar a un etólogo. Esto, además de incierto, puede ocasionarnos una pérdida de tiempo, recursos y que nuestro perro no mejore.

Para saber dónde acudir, debemos conocer a qué se dedica cada uno de estos profesionales del comportamiento canino:

  • Etólogo canino: los etólogos son veterinarios o biólogos conductistas que estudian el comportamiento de un animal en su medio natural y se encargan, sobre todo, de las conductas instintivas, soliendo tratar los trastornos de conducta en el perro basándose en la etología canina.
  • Educación canina: un educador canino se encarga de facilitar la integración e interacción del perro con la sociedad humana y su familia, enseñando normas básicas de conducta. El perro, desde que nace, recibe la educación de su madre para saber por ejemplo, dónde puede ir y dónde no. Una vez que separamos al cachorro de su madre y nos lo llevamos a casa, la educación corre de nuestra cuenta.
  • Adiestramiento canino: los adiestradores caninos enseñan al perro a realizar determinadas conductas y posturas, de forma rápida y exacta, cuando se le da una orden. También, intenta lograr que el perro aprenda otras reglas, permitiéndole participar en actividades deportivas, competencias o trabajo.

El adiestramiento cognitivo canino

Existen muchos tipos distintos de adiestramiento que veremos resumidamente más adelante. En este artículo nos centramos en el adiestramiento cognitivo de perros. Este método fue diseñado por el psicólogo de perros guías, Bruce Johnston, que trató de enseñar a los perros mediante un aprendizaje comprensible para ellos.

Hoy en día, este método es considerado un entrenamiento no sólo válido para perros guías, sino para cualquier perro que conviva con humanos, ya que con este adiestramiento se trabaja de forma que el perro actúa por afecto a su tutor y no por un premio, ya sea comida, un juguete o por miedo al tutor.

Además, el entrenamiento busca la comprensión por parte del perro, ya que éste es un animal con capacidades emocionales porque sienten emociones, con capacidades cognitivas porque piensan, con capacidades sociales ya que es capaz de establecer relaciones y con capacidades comunicativas, el perro está diseñado para recibir y enviar información.

Este tipo de adiestramiento, al principio, sí se inicia con el refuerzo positivo de la comida hasta que aprenda lo que queremos transmitir. Una vez entienda el concepto se le retira ese refuerzo que es sustituido por afecto. Si cumple la orden correctamente, recibe cariño, si no, debemos mostrar una expresión de enojo, ¡ojo!, sólo una expresión, ni aspavientos, ni vocalizaciones o daño físico. El perro, facialmente, también muestra estados de ánimo.

Los ejercicios que más se trabajan en este tipo de adiestramiento son:

Los paseos

Cuando salimos a pasear con un perro salimos por él, no por nosotros. La correa nunca debe estar tensa, algo que provoca, por ejemplo, las correas flexi, ni atada al cuello, siempre arnés. La longitud de la correa debe ser de unos 3 metros de longitud para que el perro pueda ir donde quiera (siempre que no haya peligro) y oler todas las paredes, farolas, plantas y árboles que se le antoje y nosotros seguirles.

Temas como la dominancia o la sumisión aquí no tienen cabida, pues la dominancia sólo se da dentro de la misma especie y ante un recurso y es muy raro observarla, por lo que el perro puede ir delante de nosotros, detrás o donde se le antoje.

En perros guías, llegados a cierto punto, se le cambia el tipo de correa, mediante un entrenamiento específico, pues tendrán que ser una extensión de otra persona en un futuro, pero siempre a través del afecto.

Ejercicios de olfato

Un perro feliz y equilibrado debe tener siempre el olfato activo. Para ello se realizan tareas diarias de enriquecimiento ambiental de olfato. Por ejemplo, ofrecerle su comida dividida en pequeños montoncitos dentro de papel de periódico arrugado, o dentro de un cartón de huevos, o llevarlo al parque y tirarle su comida en un césped.

Esto asegura horas de entretenimiento y trabajo con la nariz, lo que relajará enormemente al perro, manteniendo su cerebro muy activo. Ofrecerle a un perro la comida en un cuenco es muy aburrido, no debe hacer nada para conseguirla, simplemente está ahí. En perros con ansiedad a la hora de comer, devorarán el cuenco en diez segundos y los que sean de apetito ligero tendrán el cuenco siempre lleno. Por ello, siempre se debe ofrecer la comida de forma que el perro deba trabajar un poco con su olfato y mente.

Posteriormente se le puede enseñar la orden de "buscar", indispensable para los perros guías.

Juegos

Jugar con nuestro perro es imprescindible para que se cree un vínculo positivo. Existen muchos juguetes con los que jugar con nuestro perro, siempre teniendo en cuenta sus intereses y prioridades.

Juegos como el "tira y afloja" no fomentan la agresividad ni ningún tipo de instinto depredador. Es un juego y, como tal, puede ser practicado, teniendo en cuenta que el perro debe ganar el 90 por ciento de las veces, sino perderá interés. Es importante que, a perros guías, dentro de los juegos se les enseñen las órdenes "busca" y "suelta".

Socialización

La socialización del perro es una etapa del desarrollo del cachorro en la que aprende a comunicarse con otros perros, humanos y demás animales. Aquí aprenden las conductas y pautas necesarias para que el resto de perros y humanos le entiendan, como son, las señales de calma, las señales de juego, la presentación con un perro nuevo y otros comportamientos.

No es necesario que nuestro perro conozca a cientos de perros durante esta etapa. Con que conozca a dos o tres perros equilibrados y que sepan comportarse adecuadamente como perros es suficiente.

En este punto también debemos pensar que existen perros que, por sus características físicas, tendrán más dificultades para comunicarse con otros perros. Éstos son los perros con el rabo cortado, pues muchas de las emociones que necesitan mostrar lo hacen con esta extremidad, los perros con pelo largo en la cara que oculte sus expresión facial a otros perros y los perros braquicéfalos que, además de tener los ojos muy prominentes, por la fisionomía de su nariz tienden a presentarse directamente de frente, sin dar un rodeo hasta la zona anal del otro perro.

Debemos recordar que el adiestramiento canino cognitivo emocional, como su nombre indica, es un adiestramiento. Para que funcione, el perro debe estar correctamente educado o en proceso. Por ejemplo, es muy importante trabajar el autocontrol, como esperar tranquilo a que le demos su comida o salir relajado de casa, sin importar si sale antes o después que nosotros.

Adiestramiento canino cognitivo emocional - El adiestramiento cognitivo canino

Otros tipos de adiestramiento

A lo largo de la Historia nuestra forma de relación con los perros ha evolucionado según nuestras necesidades y el fin que buscáramos. Así, existen otros tipos de adiestramiento, algunos de ellos totalmente obsoletos.

Adiestramiento tradicional

Fue creado por el coronel Konrad Most y William R. Koehler antes de la primera guerra mundial, en el año 1906. El método fue desarrollado sin ninguna base científica. Se utilizaban collares de ahorque, eléctricos o de pinchos, todo como parte de un refuerzo negativo. También se usaban otro tipo de castigos físicos, como los tirones o golpes en las costillas si el perro tiraba de la correa.

Todo estos métodos o bien están prohibidos en mucho países o acaban con un animal emocionalmente inestable y fuertemente traumatizado. Aunque muchos adiestradores lo consideran un método eficaz, de hecho, podemos ver algunas de estas técnicas actualmente en algunos programas de televisión, camufladas como "alpha-roll".

Adiestramiento positivo

Esta técnica se basa en los estudios del psicólogo E. Thorndike. Donde los animales (perros y gatos) aprendían con un condicionamiento operante a través de un reforzador positivo (un premio). El problema de esta técnica es que no trata a los animales como seres cargados de connotaciones emotivas, más como meros robots que responden a un estímulo, y no es así.

Adiestramiento por timing

Esta técnica se combina con el uso del "clicker". Se basa en una sincronía entre una orden dada y la respuesta del animal. Si acierta se le premia. Sirve para enseñar órdenes básicas para perros como "sentado", "tumabado", etc.

Adiestramiento por atracción guía con señuelo

También se conoce como "Luring". Se guía al perro con un señuelo (comida o juguete), hasta que realice la orden dada. El perro debe concentrarse en el reforzador o señuelo e ignorar el resto de estímulos.

Adiestramiento por captura

Este método consiste en premiar al perro cuando por azar realice algún comportamiento que nos parezca deseable. Por ejemplo, estar tumbado, soltar un objeto que no queremos que coja, etc.

Adiestramiento por moldeado, modelado o modelación

En el primer caso, se guía al perro hasta que realice la conducta que queremos, por ejemplo tumbarse, vamos premiándolo hasta que lo realiza. En el modelado, empujamos suavemente al perro para que se tumbe y en la modelación, el perro aprende imitando a otro perro.

Adiestramiento por extinción

Consiste en evitar que el perro realice conductas que no queremos. Dejamos de reforzar el comportamiento evitando prestar atención al perro cuando lo realiza o reforzándolo de manera indirecta, por ejemplo mediante el las riñas o un simple "no".

Adiestramiento por contracondicionamiento

Esta técnica se usa para cambiar ciertos estados emocionales negativos que han nacido debido a un trauma. Siempre va acompañado por la desensibilización sistemática. Consiste en acercar al perro paulatinamente al foco del estado negativo y premiarlo con comida cuando se relaje.

Adiestramiento "Tellintong TTouch"

Creado y desarrollado por Linda Tellington–Jones, adiestradora. Consiste en movimientos y toques no habituales que ayudan al perro a relajarse. Fomenta el vínculo entre el tutor y su perro, aumenta la autoestima del perro, nunca con refuerzo negativo e ignorando totalmente la falsa creencia de "dominancia-sumisión".

Adiestramiento canino cognitivo emocional - Otros tipos de adiestramiento

Factores que influyen en la educación y el adiestramiento canino

Todos los perros pueden mejorar en su conducta, algunos de forma más fácil y rápidamente, otros necesitarán meses e incluso años de terapia, apoyo y cariño.

Algunos de los factores que pueden influir en el proceso son:

  • La raza: las características físicas de la raza puede hacer que el perro no se comunique correctamente. Algo muy recurrente en perros braquicéfalos.
  • El temperamento y carácter: el temperamento tiene una base genética fuerte, pero es el carácter el que se moldea y se forma según las experiencias que vive un perro a lo largo de su vida y que prevalece sobre el temperamento.
  • Limitaciones sensoriales: un perro con problemas de vista, oído u olfato, que no comprenda correctamente las emociones de su tutor o con algún problema físico, trabajarán peor que otros perros y necesitarán más tiempo de adiestramiento.
  • Esterilización: en muy pocos casos los problemas de agresividad están ligados con la no esterilización. En todo caso esta esterilización debería hacerse de forma temprana y no cuando el animal ya es adulto. La mayor parte de los problemas de agresividad con de causa ambiental o relacionados con una incorrecta educación.

Ante cualquier problema de educación, adiestramiento o conducta debemos acudir al especialista correcto.

Adiestramiento canino cognitivo emocional - Factores que influyen en la educación y el adiestramiento canino

Si deseas leer más artículos parecidos a Adiestramiento canino cognitivo emocional, te recomendamos que entres en nuestra sección de Educación básica.

Bibliografía
  • Kujala, M. V. (2017). Canine emotions as seen through human social cognition. Animal Sentience: An Interdisciplinary Journal on Animal Feeling, 2(14), 1.
  • Méndez, B., & Zulim, Y. (2018). Aplicación de protocolos para la educación y adiestramiento canino, en base al comportamiento determinado por pruebas etológicas.
  • Rooney, N., & Bradshaw, J. (2014). Canine welfare science: an antidote to sentiment and myth. In Domestic Dog Cognition and Behavior (pp. 241-274). Springer, Berlin, Heidelberg.

Escribir comentario sobre Adiestramiento canino cognitivo emocional

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Pepa
Muy completo e interesante

Adiestramiento canino cognitivo emocional
1 de 4
Adiestramiento canino cognitivo emocional

Volver arriba