Albendazol para perros - Dosis, usos y contraindicaciones

Albendazol para perros - Dosis, usos y contraindicaciones

El albendazol es un producto con efecto antiparasitario, que va a ser activo frente a varios parásitos intestinales que pueden infestar a los perros de cualquier edad. En la actualidad, no es muy empleado, ya que hay otros muchos fármacos eficaces frente a los parásitos que han ido sustituyendo el uso del albendazol para perros en las desparasitaciones regulares o puntuales.

En este artículo de ExpertoAnimal repasaremos las indicaciones de este producto, así como sus posibles efectos secundarios. Sigue leyendo para descubrir la dosis de albendazol para perros más adecuada y mucho más.

¿Qué es el albendazol para perros?

El albendazol es un principio activo que pertenece a la clase de los benzimidazoles. Comparte grupo con otros productos antiparasitarios más conocidos y en la actualidad más empleados que el albendazol para perros, como el febantel o el fenbendazol. Este tipo de productos llevan administrándose como antiparasitarios desde hace décadas, en concreto, se registra su uso desde 1960, aunque el albendazol comenzó a extenderse algo más tarde, hacia 1970.

En cualquier caso, el tiempo que lleva comercializado ha propiciado su sustitución por nuevos fármacos cada vez más eficaces, seguros y específicos. Los mismos benzimidazoles han evolucionado. Los primeros que se presentaron centraban su acción en los adultos y en las larvas de gusanos localizados en el aparato gastrointestinal. Los benzimidazoles evolucionaron y consiguieron ampliar su espectro de uso y pasar de los intestinos a la sangre, como sucede con el albendazol. De esta manera, pueden combatir gusanos alojados fuera del intestino, como los que parasitan los pulmones. El albendazol, en concreto, actúa impidiendo que funcionen las enzimas digestivas de los parásitos. De esta forma, no consiguen hacerse con la glucosa necesaria para su supervivencia y acaban por fallecer.

¿Para qué sirve el albendazol para perros?

El albendazol sirve para la lucha contra parásitos intestinales como los nematodos, los cestodos o tenias, los trematodos y las giardias. Por lo tanto, se puede emplear para la desparasitación interna, aunque el albendazol es un desparasitador que, en la actualidad, se prescribe mucho más para ganado que para perros o gatos.

El albendazol para perros actuará sobre los parásitos que se encuentren en ese momento en el aparato gastrointestinal, pero no tiene efecto residual, es decir, no previene nuevas infestaciones, al igual que ningún otro desparasitador interno.

Aunque los perros adultos no suelen mostrar síntomas de parásitos gastrointestinales, en los cachorros, sobre todo, sí podemos apreciar vómitos y/o diarrea con la presencia de gusanos, retraso en el crecimiento, desnutrición, anemia, etc. Pero que sospechemos de la presencia de parásitos no quiere decir que podamos darle albendazol al perro por nuestra cuenta. En ese caso hay que acudir al veterinario. Este profesional tomará una muestra de heces con un termómetro y lo observará al microscopio para detectar la presencia de parásitos. En función de los que identifique, prescribirá el antiparasitario más adecuado, que no tiene por qué ser el albendazol.

¿Es bueno el albendazol para perros?

Como comentamos, actualmente existen otros fármacos diseñados para combatir los mismos parásitos que el albendazol pero con un porcentaje mayor de éxito y una composición mejor. Por este motivo, el albendazol para perros no es malo, pero hay productos mejores.

Dosis de albendazol para perros

Se recomienda que los perros adultos se desparasiten internamente cada 3-4 meses y siempre antes de que se les administre alguna vacuna. En los cachorros, durante los primeros meses de vida, la desparasitación interna tiene que ser más frecuente. Se aconseja comenzar a las dos semanas de edad y repetirla cada 15 días hasta que concluya su calendario de vacunaciones. Después, pasan a desparasitarse como los adultos, cada 3-4 meses. Para más detalles, no te pierdas el artículo en el que te explicamos Cada cuánto desparasitar a un perro.

Es posible dar el albendazol para perros cachorros, pero siempre debe ser el veterinario quien nos prescriba el producto más adecuado. Además, para una dosis eficaz y segura, antes hay que conocer el peso del perro. Por otra parte, hay albendazol comercializado específicamente para perros. Se administra por vía oral y puede encontrarse tanto en líquido como en comprimidos, con lo que es posible escoger la presentación más fácil de administrar según las características de nuestro perro. Es recomendable darlo con comida porque así se favorece su absorción.

Por lo tanto, la dosis va a variar en función de la presentación que nos recete el veterinario y del peso de nuestro perro, de ahí la importancia de pesarlo para que la dosis sea la correcta. Según la infestación, el veterinario nos indicará si sirve una única dosis o es necesario repetirla. Además, también hay que tener en cuenta el parásito que se pretende eliminar. A modo de ejemplo, podemos señalar que la dosis de albendazol contra el Toxocara canis es de 50 mg por cada kg de peso al día. Debe administrarse durante tres días seguidos. En cambio, el tratamiento de albendazol contra la Giardia spp. será de 25 mg por kg de peso en dos tomas diarias durante cuatro días. A la vista de estos datos se entiende la importancia de acudir al veterinario para dar una dosis de albendazol eficaz.

Recomendaciones para dar albendazol a un perro

A la hora de administrar este antiparasitario es preciso tener en cuenta su presentación. El albendazol en forma líquida, es decir, en jarabe, deberá administrarse directamente el boca del perro. Para ello, tendrás que seguir estas indicaciones:

  1. Llena la jeringa con la cantidad indicada para tu perro.
  2. Introduce la jeringa por uno de los costados, justo detrás del colmillo, y deposita el líquido poco a poco. Es posible que necesites que alguien te ayude a sujetar al perro.
  3. Premia a tu perro cuando haya ingerido todo el producto para que asocie esta experiencia con estímulos positivos.

Ahora bien, si el albendazol para perros es en comprimidos, tendrás que seguir estos pasos:

  1. Introduce la pastilla en un poco de comida húmeda (enlatada o casera).
  2. Ofrece a tu perro la comida con el comprimido dentro y observa cómo come para asegurarte de que no expulsa el producto.
  3. Si no consigues que se trague el comprimido, deberás machacarlo y mezclarlo de esta forma con la comida o diluirlo en agua.

Efectos secundarios del albendazol para perros

Aunque el albendazol para perros bien utilizado ofrece una gran seguridad en su uso, es decir, provoca pocos efectos secundarios, siempre hay que tener en cuenta algunas precauciones. Algunos de estos efectos adversos incluyen una disminución del apetito o incluso una anemia, aunque es poco frecuente.

Por otra parte, como sucede en la mayoría de productos antiparasitarios, es posible observar efectos adeversos tras su administración como vómitos o diarrea, así como decaimiento y letargo.

Contrainidicaciones del albendazol para perros

No conviene dar albendazol a cachorros con menos de dos semanas de vida ni a perras en estado de gestación, pues podría dañar a los fetos o provocar su aborto. El veterinario tendrá que valorar su uso en aquellos ejemplares que presenten algún problema hepático.

Por otro lado, se observa algún síntoma de alergia al producto, es preciso acudir inmediatamente al veterinario para confirmar la reacción y evitar dárselo de nuevo.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Albendazol para perros - Dosis, usos y contraindicaciones, te recomendamos que entres en nuestra sección de Medicamentos.

Bibliografía
  • Miró, Guadalupe. (2012). Importancia y manejo clínico de la giardiosis en la clínica de pequeños animales. Portal Veterinaria.