Alimentación para gatos con hepatitis

Alimentación para gatos con hepatitis

El hígado es un órgano muy importante en los gatos, ya que, entre su múltiples funciones, se encuentra la de eliminar las toxinas del organismo del animal. Desafortunadamente, puede verse afectado por varias enfermedades que impedirle realizar su función correctamente, con consecuencias negativas para la salud del gato.

Una de ellas es la hepatitis, que no es más que una inflamación del hígado que puede aparecer como consecuencia de procesos diversos. Además de un diagnóstico temprano y de un tratamiento adecuado, la alimentación para gatos con hepatitis es fundamental para el control de esta enfermedad, como veremos en este artículo de ExpertoAnimal.

Causas de la hepatitis en gatos

Como hemos comentado, la hepatitis no es más que una inflamación del hígado que puede responder a múltiples causas. Repasaremos las más comunes a continuación.

  • Agentes infecciosos. El virus que causa la peritonitis infecciosa felina (PIF)es capaz de provocar hepatitis, ya sea en su "forma seca", en la que la hepatitis se acompaña de nódulos, o en su forma húmeda, en la que la hepatitis aparece en la última etapa de la enfermedad. También ciertas bacterias como E.coli o algunos clostridios pueden estar implicados, así como determinados parásitos (Toxoplasma). A demás, las infecciones generalizadas del organismo, sea por virus o por bacterias, son capaces de desencadenar hepatitis.
  • Fármacos y toxinas. Hemos dicho que el hígado es el responsable de eliminar las toxinas del organismo, por lo que una de las causas más frecuentes de hepatitis es la exposición a agentes tóxicos para el gato. Entre ellos encontramos ciertos tipos de medicamentos, como el paracetamol, muy dañino para estos animales y que debería evitarse siempre en esta especie, las tetraciclinas (un tipo de antibiótico), el diazepam, cuya una sobredosificación puede ser letal en gatos, o la griseofluvina (un fármaco usado para tratar las infecciones con hongos). También, otros compuestos tóxicos que no son medicamentos pueden causar inflamación del hígado, como el veneno de las avispas o las aflatoxinas, que son unas toxinas producidas por hongos que se pueden hallar en alimentos.
  • Lipidosis. En estos casos se encuentra un acúmulo de grasa en el hígado, que se puede acompañar de hepatitis. Puede estar ocasionada por varios procesos, pero es típica de los gatos que pierden peso tan rápidamente que el hígado no es capaz de movilizar eficazmente las grasas para obtener energía.
  • Otras causas de hepatitis en gatos: algunas enfermedades como la diabetes o la pancreatitis pueden provocar hepatitis, así como ciertos tipos de tumores y los traumatismos.

Sïntomas de la hepatitis en gatos

La ictericia es un síntoma claramente indicativo de enfermedad hepática, que se describe como un color amarillento en las mucosas del animal. Esto se puede valorar fácilmente fijándonos en las encías del animal.

Por otra parte, un análisis de sangre permite observar los valores de ciertas enzimas que se elevan cuando hay problemas en el hígado, como la ALT, la AST o la GGT.

También, en muchos casos de mal funcionamiento del hígado, pueden aparecer síntomas nerviosos como desorientación, cambios de comportamiento o convulsiones, derivados de la incapacidad del hígado de eliminar sustancias tóxicas que pasan al sistema nervioso. Esto se conoce como encefalopatía hepática.

Además, por lo general, en los casos de hepatitis se puede ver al gato decaído, con el pelo descuidado y menos apetito del habitual, aunque esto es común a muchas enfermedades.

Alimentación para gatos con hepatitis

Antes de plantearnos qué alimentos dar a un gato con hepatitis, hay que remarcar la importancia de que no puede estar mucho tiempo sin comer, aunque no tenga hambre. Por este motivo, si no acepta pienso seco se deberá intentar con alimentos húmedos, en latas o sobres. En el mercado podemos encontrar latas especiales para animales convalecientes que son una buena opción en estos casos.

Como última opción se pueden administrar sueros reconstituyentes para gatos, con una jeringa, aunque haya que armarse de valor y forzar a animal, también se puede probar a las encías del animal con miel.

Como norma general, el pienso de los gatos con hepatitis debe ser fácilmente digerible, por lo que se aconseja que sea de alta calidad, y contar con sustancias antioxidantes. Si hay encefalopatía hepática, se desaconsejan los piensos con un alto contenido en proteína porque pueden empeorar el proceso.

Para mantener a los gatos con hepatitis, existen piensos específicos que se aconsejan encarecidamente, a demás de complementos alimenticios formulados para ayudar al hígado a recuperarse. Estos productos se pueden encontrar en centros veterinarios y tiendas especializadas.

Por otra parte, también es posible encontrar algunos alimentos derivados de plantas que se pueden incluir en la dieta de los gatos con hepatitis, como la colchicina, que está disponible en pastillas cuya dosificación deberá controlar un veterinario.

El boldo, que puede utilizarse en forma de infusión aunque encontrarse en muchas herboristerías en forma líquida, es de gran ayuda en la mayoría de problemas hepáticos y su uso está indicado en los casos de hepatitis. Se aconseja echar unas gotas en la comida del animal.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Alimentación para gatos con hepatitis, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.