Cáncer de mama en gatas - Causas, síntomas y tratamiento

Cáncer de mama en gatas - Causas, síntomas y tratamiento
Imagen: Facebook

¿Notas que tu gata tiene las mamas inflamadas o con bultos? Podría ser síntoma de cáncer de mama, la tercera neoplasia más frecuente en esta especie. La esterilización temprana de las gatas es una importante medida de prevención y la gran mayoría son cánceres muy agresivos llamados adenocarcinomas, por lo que la detección más temprana posible, junto con la operación de mastectomía completa, es indispensable para prolongar en cierta medida la supervivencia de nuestra gata.

¿Quieres saber más sobre el cáncer de mama en gatas? En este artículo de ExpertoAnimal, hablaremos sobre qué es el cáncer de mama en gatas, sus síntomas, diagnóstico, pronóstico y sus posibilidades de tratamiento.

¿Qué es el cáncer de mama en gatas?

El cáncer de mama es la transformación de las células habituales de la glándula mamaria en células tumorales que tienen una mayor capacidad de multiplicación y de invasión a tejidos cercanos o lejanos mediante vía hematógena o linfática.

En la gata el tumor de mama es el tercer tipo de cáncer más frecuente, precedido del linfoma y los tumores cutáneos. Son mucho más frecuentes los malignos que los benignos, con un porcentaje del 90 % y de elevada mortalidad. Los adenocarcinomas son los tumores malignos más frecuentes en la gata. Además, en torno al 35 % de los tumores de mama en el momento del diagnóstico ya presentan metástasis en tejidos cercanos. Esta metástasis se puede producir a distancia, afectando a diversos órganos, ocurriendo en más del 80 % de los casos en el pulmón.

Para más información, puedes leer este otro artículo de ExpertoAnimal sobre Cáncer en gatos - Tipos, síntomas y tratamiento.

Causas del cáncer de mama en las gatas

Entre las causas que pueden llegar a producir cáncer de mama en las gatas encontramos factores genéticos, agentes carcinogénicos, algunos virus y contaminantes ambientales. Sin embargo, la causa más probable es la hormonal, debido a que los tumores de mama son hormonalmente dependientes, lo que quiere decir que la mayoría presentan receptores frente a estrógenos y progestágenos, de ahí que una esterilización temprana sea la mejor prevención.

La terapia con progestágenos de forma prolongada aumenta el riesgo de presentación, ya que el principal mecanismo por el que la progesterona o los progestágenos inducen los tumores es la sobreproducción de la hormona del crecimiento en la glándula mamaria, que estimulará directamente el crecimiento de la glándula e indirectamente mediante el factor de crecimiento ligado a la insulina que juega un papel determinante en la proliferación de las células y su transformación a células neoplásicas.

Factores de riesgo del cáncer de mama felino

El riesgo de una gata a la presentación de cáncer de mama se incrementa:

  • Según aumenta su edad.
  • Si no están esterilizadas.
  • Si se esterilizó tarde.

Cualquier raza puede verse afectada, pero algunos estudios indican que las gatas de raza siamés presentan el doble de riesgo a padecerlos y en las europeas también suele ser más frecuente.

Síntomas del cáncer de mama en gatas

Las gatas tienen un total de ocho mamas repartidas en dos pares craneales y dos caudales. Los tumores de mama pueden aparecer de forma aislada en una masa única, bien delimitada y móvil o un crecimiento de tipo infiltrativo a lugares profundos que tienen potencial para ulcerarse y provocar una infección secundaria. Es frecuenta también que una misma mama afectada presente múltiples nódulos, aunque lo normal es que sean varias mamas las afectadas. En torno al 60 % de las gatas presentan más de un tumor cuando se les diagnostica. Los nódulos linfáticos cercanos también se suelen ven afectados.

En las gatas, la agresividad del tumor de mama es bastante superior a las perras, de manera que las células tumorales invaden rápidamente el circuito linfático metastatizándose a órganos a distancia. Los signos clínicos indicativos de tumor de mama en gatas son:

  • Abultamiento en una o varias mamas.
  • Crecimiento de estos bultos.
  • Ulceración de los tumores.
  • Infecciones mamarias.
  • Afecciones pulmonares o en otros órganos si el tumor se ha diseminado.
  • Pérdida de peso.
  • Debilidad.

Diagnóstico del cáncer de mama felino

El procedimiento diagnóstico habitual de esta enfermedad incluye análisis de sangre, de orina y radiografías de tórax. Debido a que normalmente ocurre en gatas de avanzada edad, es importante también la medición de T4 para ver el estado de la tiroides.

Aunque la gran mayoría de los tumores de mama en gatas son malignos, ante las lesiones mamarias descritas con anterioridad se debe hacer un diagnóstico diferencial con otras patologías que pueden presentar las gatas no castradas: hiperplasia fibroadenomatosa, pseudogestación y gestación.

El sistema de estadiaje del tumor de mama felino se basa en el tamaño del tumor primario midiendo el diámetro de la masa (T), la afectación de nódulos linfáticos cercanos (N) y la metástasis en órganos lejanos (M). Se deben palpar todas las glándulas mamarias y tejido alrededor, palpación y citología de sus nódulos linfáticos regionales, realizar radiografías de tórax en varias proyecciones para valorar una posible metástasis pulmonar y ecografía abdominal para valorar metástasis en órganos abdominales.

Estadios del cáncer de mama en gatas

Los estadios del cáncer de mama en la gata son:

  • I: bultos de menos de 2 cm (T1).
  • II: bultos de 2-3 cm (T2).
  • III: bultos de más 3 cm (T3) con o sin metástasis regional (N0 o N1) o T1 o T2 con metástasis regional (N1).
  • IV: metástasis a distancia (M1) y la presencia o no de metástasis regional.

Tratamiento del cáncer de mama en gatas

Debido a que los adenocarcinomas mamarios de las gatas son invasivos y presentan alta tasa de afección linfática, se requiere un tratamiento agresivo. Este tratamiento consistirá en una cirugía de extirpación mamaria, también llamada mastectomía que se puede complementar con quimioterapia y radioterapia. La radioterapia es un tratamiento local que en las gatas puede ser efectiva para la prevención de la recurrencia del tumor.

¿Cómo es la operación de tumor de mama en gatas?

La mastectomía en gatas es más agresiva que en la especie canina, debido a que se debe realizar a toda la cadena mamaria afectada. Está contraindicada solamente cuando la enfermedad está muy avanzada y ya hay metástasis en órganos a distancia, de forma que se realizará una mastectomía completa de un lado si las mamas afectadas están en una sola cadena o bilateral completa si las mamas afectadas están distribuida por ambas cadenas mamarias. Además, se debe extirpar completamente con unos márgenes amplios que son claves para la reducción de la recurrencia del cáncer en la zona y para aumentar los tiempos de supervivencia.

También se deben incluir en la mastectomía los nódulos linfáticos afectados. El inguinal se extrae junto a la glándula mamaria caudal y el axilar se retira solo si está aumentado de tamaño o en la citología se ha detectado metástasis. Una vez extraídas, se deben tomar muestras para enviar a histopatología para que diagnostiquen el tipo de tumor que tenga la gata.

En el postoperatorio de mastectomía en gatas, los analgésicos y antibióticos son necesarios para controlar el dolor, la inflamación y las posibles infecciones producidas. La primera semana es la más molesta, especialmente las bilaterales completas. Puede que tu gata tarde varios días en aumentar su ánimo, apetito y vitalidad. Se les debe poner un collar isabelino para que no se laman la zona y se consigan abrir los puntos. Por otro lado, las posibles complicaciones son:

  • Dolor.
  • Inflamación.
  • Infección.
  • Necrosis.
  • Autotraumatismo.
  • Rotura de las suturas.
  • Edema del miembro posterior.

Quimioterapia para cáncer de mama en gatas

En base a los principios de la oncología, se recomienda la quimioterapia adyuvante en gatas con estadios clínicos III y IV o en gatas con tumores malignos de estadio II o III. Se realiza tras la extirpación del tumor para retrasar las recidivas, alargando el periodo de remisión y retrasar la aparición de metástasis. Se suele administrar cada 3-4 semanas, dando un total de 4-6 ciclos. Los efectos secundarios que pueden aparecer en una gata sometida a quimioterapia serán: anorexia y anemia y descenso de los glóbulos blancos por la mielosupresión.

También puede ser interesante añadir un antiinflamatorio no esteroideo (AINE) que inhiba la ciclooxigenasa del tipo 2 (COX-2), como firocoxib o meloxicam, ya que se ha demostrado que estos tumores expresan COX-2. Por otro lado, se han descrito distintos protocolos de quimioterapia para los tumores mamarios felinos:

  • Si nos encontramos ante un cáncer de mama de estadio III o IV: doxorrubicina (20-30 mg/m2 ó 1 mg/kg intravenosa cada 3 semanas) + ciclofosfamida (100 mg/m2 durante 3 días cada 3 semanas vía oral).
  • Con cirugía + carboplatino (200 mg/m2 intravenoso cada 3 semanas, 4 dosis) estudios demostraron una supervivencia media de 428 días.
  • Los gatos con cirugía y doxorrubicina en tumores menores de 2 cm demostraron una supervivencia media de 450 días.
  • Con cirugía y doxorrubicina, una supervivencia de 1998 días.
  • Con cirugía, doxorrubicina y meloxicam se observó una supervivencia de 460 días.
  • Con cirugía y mitoxantrona (6 mg/m2 intravenosa cada 3 semanas, 4 dosis) se determinó una supervivencia de 450 días.

Se suele acompañar de suplementos alimenticios, antieméticos y estimulantes del apetito para la prevención de la pérdida de peso y remediar los síntomas. A la vez, si la gata presenta algún tipo de fallo orgánico, se tiene que tratar.

Pronóstico del cáncer de mama felino

El pronóstico siempre es reservado. El tiempo medio de supervivencia desde su diagnóstico hasta el fallecimiento de la gata es de 10-12 meses. El diagnóstico precoz y la mastectomía temprana son factores fundamentales en la ampliación del tiempo de supervivencia.

El pronóstico siempre será peor cuanto mayor sea el diámetro del tumor. Las que presentan un diámetro pequeño mostrarán mayores periodos de remisión y más tiempo de supervivencia. La presencia de metástasis a distancia es siempre indicativo de un mal pronóstico.

De esta manera, si notas cualquier cambio en las mamas de tu gata debes acudir al veterinario para saber cuanto antes si estamos ante un cáncer de mama u otra patología mamaria. Como hemos comentado, la progresión del cáncer de mama maligno es devastadora, ya que en la mayoría de los casos llegará a invadir los pulmones de nuestra gata, llegando a dificultar su correcta respiración, así como a otras partes de su cuerpo, y finalmente causará su muerte.

Prevención del cáncer de mama en gatas

La mejor prevención del cáncer de mama en la gata es una esterilización temprana, antes de sus primeros celos, debido a que reducirán enormemente las posibilidades de padecerlo, lo cual es indispensable, pues la esperanza de vida de una gata con cáncer de mama es muy baja, incluso con tratamiento.

Si se esteriliza después de su primer año de vida, aunque no tenga reducción en la probabilidad del cáncer de mama, sí puede evitar otras como las piometras, metritis y tumores ováricos o uterinos.

La esterilización temprana disminuye considerablemente la presentación futura de cáncer de mama en las gatas, de manera que:

  • Disminuye un 91 % si se hace antes de los 6 meses, es decir, tendrán solo un 9 % de posibilidad de padecerlo.
  • Después del primer celo la probabilidad será del 14 %.
  • Después del segundo celo la probabilidad será del 89 %.
  • Después del tercer celo no se reduce el riesgo de padecer cáncer de mama.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cáncer de mama en gatas - Causas, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades infecciosas.

Bibliografía
  • J.C. Cartagena. (2011). Oncología veterinaria. SERVET editorial, Grupo Asís Biomedia S.L.
  • N. del Castillo, AVEPA. (2019). Tumores mamarios en la gata. Disponible en: https://www.avepa.org/pdf/vocalias/tmf_2019.pdf
  • S.J. Ettinger, F.C. Feldman. (2007). Tratado de medicina interna veterinaria. Elsevier Saunders.