Causas y tratamiento de la agresividad de los perros

Causas y tratamiento de la agresividad de los perros

La agresividad de los perros es un problema grave del comportamiento que viene precedido de diversas causas. Son muchísimas las personas que buscan en Internet un tratamiento fiable para solucionarlo pero, ¿son adecuados todos ellos?

En este artículo de ExpertoAnimal vamos a trabajar algunas causas que pueden originar agresividad y las detallaremos para que te informes, además, al final del todo encontrarás la respuesta más adecuada a todos ellos.

¿A qué esperas para conocer las causas y el tratamiento de la agresividad en los perros?

Problemas fisiológicos o de salud

Los perros que no se encuentren 100% sanos pueden desarrollar conductas agresivas graves y es que es normal que un perro debilitado, con problemas de piel o con dolores intente aliviar sus síntomas.

El perro puede no reconocer que los síntomas derivan de su propia condición física lo que le anima a tener un clima hostil con quienes le rodean o aparecen en situaciones determinadas.

Desarrollar una fractura u otra enfermedad le hace intolerante y le genera malestar con lo que nuestra prioridad será acudir a un veterinario para que trate, en la medida de lo posible, la enfermedad o patología que sufre.

Si dudas sobre el tipo de patología y no estás seguro que el motivo sea éste igualmente puedes acudir a un veterinario quien tiene conocimientos avanzados sobre el comportamiento y las necesidades del perro. Aunque no se trate de un etólogo el veterinario puede orientarte hacia el problema que sufre tu mascota para así poder solucionarlo en un futuro próximo.

Algunos consejos serían intentar aliviar los síntomas con remedios homeopáticos, es decir, remedios naturales que pueda aconsejarte un profesional como es el caso del veterinario. Intenta evitar las situaciones que deriven en agresividad, para ello busca lugares tranquilos donde pasear de forma relajada y nunca fuerces el ritmo del perro que sufre dolencias.

Falta de socialización - Miedo al entorno, personas y mascotas

Cuando el cachorro se encuentra entre las 3 y 12 semanas de edad debe ser socializado adecuadamente. Este proceso implica conocer a perros, personas y objetos de todo tipo, en la variedad y la positividad está el éxito de un perro adulto sano mentalmente.

Un perro que no ha paseado, no ha conocido a personas o perros siente incertidumbre, miedo y una falta de protección generalizada que deriva en altos niveles de estrés. Para intentar paliar estos efectos debemos asegurarnos de cumplir al 100% las libertades del bienestar animal.

Aún cumpliendo con las necesidades básicas del perro, y en especial si se trata de un perro de un refugio, costará cierto tiempo a habituarle a su nuevo entorno y residencia. También puede suceder con cachorros separados prematuramente de su madre o perros que hayan sufrido un cambio drástico de familia o situación.

La agresividad es un sistema que utilizan para afrontar situaciones difíciles. No se trata de un perro dominante ni territorial, simplemente actúa de esta manera porqué no sabe qué debe hacer o qué se espera de él.

Algunos consejos para mejorar este incluyen un paseo tranquilo y libre de otros perros, fomentar la calma y la adaptación del perro a la nueva situación y muy importante, el cariño que pueda ofrecerle la familia en la que se encuentra.

Mala comunicación

Es una de las causas de la agresividad más comunes. Sucede cuando el perro no se le educa de forma adecuada, en ocasiones imponiendo castigos desmesurados, excesivos o se utiliza la fuerza y el castigo. En estos casos el perro no entiende por qué le tratamos de esta forma y actúa en consecuencia comportándose de una forma racional para él pero negativa para nosotros. Como el perro se ha educado mediante la agresividad, la utiliza de igual modo para hacerse entender.

Se trata de perros que están confundidos, probablemente sufren carencias graves en su educación, en la rutina de paseos o bien en sus necesidades afectivas.

Que el perro desarrolle agresividad en el momento de intentar comunicarnos con él es señal de que la comunicación entre persona y perro no funciona bien. Además es un comportamiento grave que puede perjudicar nuestra seguridad o la suya en infinidad de ocasiones.

En este caso la recomendación más adecuada es acudir a un especialista etólogo, del que hablaremos al final de este artículo.

Otras causas que fomentan la agresividad en tu perro

Si tu perra acaba de ser madre puede desarollar la agresividad maternal impidiéndote a ti u a otras personas que se acerquen a sus pequeños recién nacidos. Es una conducta normal e instintiva como una forma de protección de los cachorros.

Por otro lado tu perro puede sufrir agresividad redirigida cuando, al intentar enfrentarse a un estímulo, persona o perro, no puede hacerlo. El estrés tan grande que sufre hace que, sin querer, redirija su agresividad hacia lo que encuentre más cerca, puedes ser tú.

Otra causa muy común que pueden experimentar infinidad de propietarios de perros es la agresividad intrasexual o intersexual que es debido, generalmente, a la dominancia hacia miembros del mismo sexo aunque en ocasiones puede ser hacia el otro.

También nos encontramos los perros que son agresivos por territorialidad y se manifiesta únicamente cuando un intruso o extraño invade un espacio u objeto que el perro considera como suyo. Los casos graves de territorialidad pueden llegar a ser alarmantes y conviene acudir cuanto antes a un especialista titulado.

Finalmente añadimos la agresividad por la posesividad ya sea de otro perro, persona u objeto aunque generalmente se da más en seres vivos. El perro experimenta un sufrimiento importante al verse separado de quienes quiere. Suele aparecer en cachorros que, prematuramente se han separado de sus hermanos y padres, perros abandonados que han vivido situaciones extremas o por la pérdida del dueño y posterior cambio de hogar. En este caso hablamos de perros que tienen miedo a volver a encontrarse con una situación parecida y sus carencias afectivas suelen ser graves. Debemos diferenciar este factor de miedo de aquellos perros que son "mimados" por sus dueños. Suelen actuar de forma agresiva si entienden que quienes le cuidan pueden irse o preferir a otra mascota.

¿Qué debes hacer? El tratamiento real contra la agresividad

Para empezar te aconsejamos dos herramientas básicas:

  • Un seguro de responsabilidad civil que cubra cualquier daño
  • Uso de bozal y correa en la calle

Una vez cumplas estos requisitos la premisa básica es acudir a un especialista etólogo, ¿sabes qué es? Se trata de un profesional veterinario titulado quien puede y trata efectivamente problemas del comportamiento graves como es, en este caso, la agresividad.

Aunque en Internet encontrarás cantidad de artículos en los que te sugieren prácticas de todo tipo la realidad es que solamente el profesional podrá ayudarte a identificar tu caso y es que en determinadas ocasiones podemos confundir la agresividad cuando en realidad se trata de un estrés elevado o bien un problema secundario que genera su estado de salud.

Dependerá de cada caso en concreto aplicar un procedimiento u otro y es que, el especialista es quien realmente identificará de qué problema se trata. Existen casos de personas que siguen ciertas técnicas para lograr resultados ante la agresividad y por culpa del desconocimiento acaban provocando problemas más graves que los que ya existían.

No lo dudes, si tienes un problema grave acude a quien de verdad va a poder solucionarlo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Causas y tratamiento de la agresividad de los perros, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.