Celo en gatos - Macho y hembra

Celo en gatos - Macho y hembra

¿Crees que tu gato está en periodo de celo? Es importante que sepas reconocer cuándo el animal se encuentra en este momento para, así, poder comprender su actitud y cuidarlo con las atenciones que requiere. Ten en cuenta que el celo de un gato es distinto del de una gata. Por eso a continuación te explicamos las diferentes características, según el sexo, para que consigas una mejor comprensión de tu gato. En este artículo de ExpertoAnimal hablamos de celo en gatos macho y hembra, sus características, sus síntomas y los cuidados necesarios.

El celo en gatas

Comenzaremos hablando del celo en las gatas, puesto que es el más complejo. Lo primero que debes saber es que los periodos de celo se suceden en ciertas épocas del año, momentos en los que la gata está dispuesta a ser fecundada por el macho y procrear. Pero no todo el año permitirán el encuentro sexual, sino tan solo cuando estén en celo.

Una gata empieza a experimentar el primer celo hacia los 6-9 meses y seguirá teniéndolo prácticamente hasta el final de su vida. De todas formas, esta fecha varía en función de estos factores:

  • Peso: el primer celo llegará cuando la gata alcance aproximadamente el 80 % de su peso de adulta.
  • Fotoperiodo, es decir, la incidencia de la luz solar: cuantas más horas de luz, más posibilidades de que se inicie el celo. Este factor se altera en las gatas que viven en el interior del hogar, pues reciben siempre un número similar de horas de luz, aunque sea artificial, pudiendo presentar el celo en cualquier momento del año.
  • Raza: las gatas de pelo corto acostumbran a manifestar antes el primer celo que las de pelo largo.
  • Presencia de otras gatas: las gatas en celo producen determinadas feromonas que favorecen la presentación del celo, no solo del primero, en las gatas que las rodean.

Mientras que las perras solo tienen un par de celos al año, las gatas son poliéstricas estacionales, lo que quiere decir que pueden experimentar repetidos celos mientras se den las condiciones adecuadas. Con una cantidad de luz diaria suficiente, lo que en el hemisferio norte acostumbra a suceder en los meses de primavera y de verano, las gatas repetirán continuamente sus periodos de celo.

¿Cada cuánto tiempo entran en celo las gatas?

Siguiendo con el ejemplo de las gatas en el hemisferio norte, estas acostumbran a comenzar el periodo de actividad sexual entre los meses de febrero-abril y los celos se prolongan hasta septiembre-octubre, repitiéndose cada 10-15 días. De octubre a febrero la gata no tendrá el celo.

Fases del celo de las gatas

También es importante que conozcas las fases en las que se divide el celo en las gatas. Son las siguientes:

  1. Proestro: en esta etapa la gata se muestra más afectuosa de lo normal, empieza a vocalizar y a experimentar los primeros síntomas del celo, aunque todavía no acepta la monta.
  2. Estro o celo: en esta fase, de duración variable, generalmente de entre 5-8 días, la gata se muestra receptiva para la cópula. Es el momento en el que puede quedarse preñada, por lo que debemos extremar las precauciones.
  3. Metaestro: tras la ovulación, si no se ha producido la gestación, la gata permanece en inactividad sexual unos 8-15 días, hasta el siguiente celo. Rechazará a los machos incluso con agresividad.
  4. Anestro: se trata de un periodo de inactividad sexual que durará hasta el inicio de la siguiente estación reproductiva.

Duración del celo de una gata

¿Cuánto dura el celo de una gata? El celo de una gata suele durar alrededor de una semana y aparecer cada 10-15 días, aproximadamente, mientras sigan los meses en los que se dan las condiciones necesarias para su fertilidad.

El celo en gatos macho

El celo en los gatos macho es distinto al de las hembras, pues, para empezar, es más tardío. Si te preguntas a qué edad entran en celo los gatos, este comienza entre los 8-12 meses y, al igual que en las gatas, serán fértiles prácticamente hasta el final de su vida. Por otra parte, tampoco presentan los ciclos de celo que acabamos de explicar, sino que los gatos están preparados para aparearse siempre, en cualquier momento que detecten una hembra en celo, percibiendo el olor que desprenden o escuchando sus maullidos de llamada.

¿Cuánto dura el celo de un gato macho?

El celo en gatos macho durará lo mismo que el celo de las gatas que haya a su alrededor, puesto que un gato macho, siempre que detecte la presencia de una gata fértil, estará dispuesto a reproducirse. Si coincide que vive rodeado de gatas en celo, estará constantemente mostrando signos de este periodo.

Síntomas de un gato en celo

Ahora que ya conoces las características del celo de los gatos, continuamos con los signos que te ayudarán a saber cuándo está en celo tu felino. Estos son distintos dependiendo del sexo del animal, como explicamos a continuación.

Síntomas del celo en los gatos macho

Cuando capte el olor o los maullidos de una hembra en celo, el gato comenzará a experimentar signos bien reconocibles, como nerviosismo, maullidos insistentes o incluso temblores debidos a la excitación. También puedes notar que orina fuera del arenero para marcar su territorio. Esta actitud territorial hace que el animal pueda tornarse agresivo con otros machos. De hecho, en gatos callejeros son comunes las peleas por las hembras en celo.

Síntomas del celo en las gatas

A diferencia de lo que ocurre con las perras, las gatas no sangran cuando están preparadas para ser fecundadas. Entonces, ¿cómo saber si mi gata está en celo? Lo cierto es que durante este periodo va a ser muy difícil ignorar los síntomas de una gata en celo: maullará mucho más de lo normal, a veces incluso parecerá que está gritando, y su voz puede llegar a confundirse con la de un niño pequeño. Además, verás que empieza a frotarse y a revolcarse por todo y por todos, a restregarse por los muebles y a mostrar una actitud más cariñosa. Es también habitual que, si la acaricias, coloque su cuerpo como para la monta. También puede ocurrir que trate de escaparse de casa en busca de un macho y que orine fuera del arenero.

¿Cómo es el maullido de un gato en celo?

En el apartado anterior hemos podido comprobar que el maullido es uno de los síntomas de celo en gatos más reconocibles. Es un maullido muy diferente a todos los demás que emiten, eso que se habla de que son capaces de alcanzar hasta 100 vocalizaciones distintas.

Centrándonos en este tipo de maullido, en las hembras es más similar a un grito profundo que transmite desesperación, siendo un maullido largo, intenso y fuerte cuyo objetivo es captar la atención de los machos. En ellos los maullidos también son más intensos, pero menos fuertes y más cortos. En los gatos macho es más común que aparezcan signos de nerviosismo y de agresividad, si hay otros machos.

Cuidados de un gato en celo

Existen algunos cuidados de un gato en celo que debemos tener en cuenta, como prestarle más atención, pues estará más sensible y necesitará cariño. Por otra parte, si te despistas, es probable que llegue a escaparse de casa para buscar un compañero de apareamiento, así que será mejor que no lo pierdas de vista. Juega con tu gato en celo, acarícialo, dale más mimos y atenciones y conseguirás que se sienta más tranquilo y atendido.

Para proteger a una gata en celo de los machos que acudirán a buscarla, desde ExpertoAnimal te recomendamos que cierres las ventanas y los balcones, pues el gato podría colarse o ella podría escaparse. En estos momentos los animales estarán sometidos a un gran estrés. Para evitarlo, una buena manera es la castración.

Son numerosas las ventajas de esterilizar a un gato, empezando por evitar los signos del celo, que los estresan y frustran. También evitarás las escapadas y reducirás algunas conductas, como la agresividad o el marcaje reproductivo, aunque esto depende totalmente del momento en el que se lleve a cabo la operación. Si te estás planteando castrar a tu felino, no dudes en seguir en ExpertoAnimal para descubrir la mejor edad para castrar un gato macho o la mejor edad para castrar a una gata hembra.

Esta operación conlleva el riesgo que supone cualquier intervención quirúrgica, pero es imprescindible si deseamos mejorar el bienestar de nuestro gato y evitarle algunos problemas de salud, como una infección uterina o tumores de mama.

¿Se puede esterilizar una gata en celo?

No es lo más recomendable, pues conlleva más riesgos, no obstante, todo dependerá del criterio del profesional. En la actualidad, la recomendación es castrar antes del primer celo para aprovechar todos los beneficios que la operación tiene para la salud de la gata. Por ejemplo, reduce mucha la aparición de tumores de mama, ya que su riesgo aumenta con cada celo.

¿Cuándo castrar a un gato macho?

Lo ideal es castrar al gato macho sobre los 5-6 meses de edad. Así, es mucho más sencillo que el felino no desarrolle los comportamientos relacionados con el ciclo reproductivo. Por supuesto, ni en hembras ni en machos la castración impide el desarrollo de otros comportamientos propios de la especie. Castrando más tarde es posible que se mantengan algunas conductas poco deseables, como el marcaje con orina. De esta forma, si tu gato esterilizado está en celo, puede ser este el motivo.

¿Cómo calmar a una gata en celo?

La mejor forma de calmar a una gata en celo es evitando que este periodo se produzca mediante la castración. Ahora bien, si por el momento no es posible realizar la cirugía, puedes seguir estos consejos para tranquilizarla:

  • Intenta evitar que entre en contacto con gatos macho.
  • Ofrécele mucho cariño y mimos para que se sienta atendida.
  • Juega con ella para mantenerla entretenida.

Pastillas para el celo de las gatas

Existen pastillas inhibidoras de celo en gatas que actúan como método anticonceptivo, sin embargo, no son recomendables debido a los efectos secundarios que producen. Por ello, lo mejor es castrarlas.

¿Cómo calmar a un gato en celo?

Como ocurre con las hembras, lo más aconsejable es castrar al gato. Si no es posible, el mejor remedio casero para los gatos en celo es evitar que detecten una gata. Recuerda que los machos entran en celo tras percibir a alguna que lo está. Ahora bien, si ya está en celo, puedes intentar calmarlo con feromonas sintéticas en difusor, jugando con él y mimándolo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Celo en gatos - Macho y hembra, te recomendamos que entres en nuestra sección de Celo.

Bibliografía
  • Giménez, F.; Stornelli, M. C.; Sabignone, C. A.; Tittarelli, C. M.; de la Sota, R. L.; Stornelli, M. A. Fisiología reproductiva y control de los ciclos estrales en la gata doméstica.
  • Stornelli, M. A. (2007). Particularidades fisiológicas de la reproducción en felinos.
  • Vet Málaga VETSUMMIT. (2017). Esterilización: del mito a la realidad. Colegia Oficial de Veterinarios Málaga.