¿Cómo demostrar a un perro que lo quieres?

¿Cómo demostrar a un perro que lo quieres?

¿Alguna vez te has preguntado cómo saber si tu perro te quiere? Es habitual que nos cuestionemos si nuestros perros nos aman, hasta el punto de adentrarnos más en el lenguaje canino y en descubrir cómo manifiestan las conductas afectivas nuestros queridos perros. No obstante, puede ocurrir que nos olvidemos a la hora de evaluar cómo perciben nuestros peludos cuánto les amamos y cuán importantes son para nosotros.

¿Ya te has preguntado cómo puedes agradecer y retribuir el amor incondicional que te brinda tu peludo? En este artículo de ExpertoAnimal te contamos cómo demostrar a un perro que lo quieres con 7 consejos clave para mejorar el vínculo con tu mejor amigo. ¡No te lo puedes perder!

1. Dedícate a conocerlo

Aunque los canes puedan parecerse estéticamente por su herencia genética y por la estandarización de las razas caninas, cada perro es un individuo singular. Tu peludo es dueño de una personalidad propia, formada a partir de su gran sensibilidad y notable inteligencia. Si dejas pasar la oportunidad de conocerlo, jamás te darás cuenta de que él es un ser único.

Para comenzar a conocer mejor a tu mejor amigo, estudia su lenguaje corporal y trata de entender las cosas que le agradan, las que le ponen más tenso y las que le proporcionan la sensación de paz. Observa sus posturas frente a diferentes estímulos de su entorno y también al escuchar tu voz. Verás que tu perro habla con todo su cuerpo mismo sin emitir cualquier sonido. Toma tu tiempo para acompañar su crecimiento y permítete deslumbrar con la evolución de su cuerpo y de su mente.

El hábito de acompañar la rutina de tu perro te permitirá no solo disfrutar y sorprenderte con sus habilidades, como también identificar rápidamente cualquier cambio en su aspecto o en su comportamiento. Ello es fundamental para concurrir rápidamente al veterinario de confianza frente a cualquier observación anómala, y favorecer un diagnóstico temprano.

2. Enseñar también es cuidar

La educación de un perro es un aspecto fundamental de una vida física y mentalmente sana. Los canes son animales muy inteligentes y poseen mucha energía que debe ser canalizada para no convertirse en tensión y generar síntomas negativos en su organismo.

La iniciación al adiestramiento básico es el mejor ejercicio para estimular el cuerpo y la mente de tu mejor amigo. Por otro lado, la socialización es indispensable para enseñarle cómo relacionarse con las personas, con otros animales, con sus juguetes y respetar su propio hogar.

Por ello, te recomendamos dedicar entre 10 y 15 minutos de tu día para empezar a enseñar las órdenes básicas de obediencia canina a tu perro. Es importante mantener una constancia y practicar diariamente para promover la total absorción de cada comando, uno a uno. Recuerda de emplear el refuerzo positivo para premiar cada buena actitud de tu perro y estimular su capacidad cognitiva.

3. Aprende a decirle te quiero en idioma perruno

Si bien el ladrido es una expresión canina muy importante, tu mejor amigo utiliza todo su cuerpo y sus expresiones faciales para hablarte a todo el tiempo, y no necesariamente emitirá sonidos. También utilizan feromonas para comunicarse que no eres capaz de percibir. Su cola, sus orejas, sus patas, sus ojos, y todo su cuerpo expresan sus emociones, deseos, miedos, estados de ánimo y pensamientos.

Los perros demuestran su cariño con muchas actitudes, por ejemplo siguiéndote por todo el hogar, prestándote atención, obedeciendo a tus peticiones, o simplemente disfrutando de una rica siesta a tu lado. Si te animas a aprender un poco más sobre su lenguaje corporal, aprenderás muchas formas de decirle "te quiero" en su idioma.

Si te gusta dormir con tu perro, por ejemplo, debes saber que los canes solo tienen la confianza de relajarse junto a aquellos que consideran como parte de su familia. También puedes dedicar un buen rato a jugar con tu mejor amigo, ejercitarte con él, o simplemente escuchar algo de música relajante. Estas son formas sencillas, sanas y positivas de agradar a tu perro y trasmitirle todo tu afecto.

Debes tener cuidado para no confundirse con las informaciones disponibles en la red sobre cómo decirte a tu perro que lo quieres. Por ejemplo, mirarlos fijamente no significa darles un "abrazo canino" (como podrás leer en algunos sitios), pero sí trasmitirles desconfianza o hacerles una advertencia. Esta es una nota extra acerca de 10 cosas que los perros odian de los humanos, por lo cual es poco recomendable que la adoptes frente a tu mejor amigo.

Al saber interpretar y responder su idioma corporal, harás con que tu perro se sienta más seguro y auto-confiante al ser comprendido como parte de la familia. Ello colabora enormemente para mejorar la autoestima de tu mejor amigo y el vínculo entre ambos. Además, facilitará el reconocimiento de posibles síntomas de estrés, ansiedad o aburrimiento.

4. Invierte en momentos de calidad junto a tu perro

Sabemos que la rutina agitada de nuestros días de trabajo y las responsabilidades cotidianas, no siempre nos permiten estar con nuestros perros todo el tiempo que desearíamos. Pero lo que sí podemos hacer es invertir en momentos de calidad junto a nuestro mejor amigo en los tiempos libres. Recuerda que los momentos inolvidables son aquellos que compartimos con quien amamos, no importa dónde o cuando.

Durante la semana, intenta reservar de 30 a 40 minutos para pasear con tu perro. Verás que la actividad física y el esparcimiento mental vendrán bien a ambos. Y si te gusta ejercitarte, no dejes pasar la oportunidad de iniciarte en algún deporte junto a tu perro, como el canicross.

También puedes divertirte con tu peludo en tu propio hogar, proponiendo juegos o enseñándole algunos trucos y ordenes básicas de obediencia. Ya en los fines de semana, puedes innovar haciendo un picnic en familia o una divertida excursión, para llevar tu peludo a descubrir lugares y compartir contigo muchas aventuras. Y cuando lleguen las esperadas vacaciones, puedes aprovechar para viajar con tu mejor amigo.

5. Prepárale su comida favorita

¿A quién no le gusta ser sorprendido con su plato favorito preparado por una persona muy especial? Pues nuestros perros no son la excepción… Al igual que sucede con nosotros, los aromas y sabores despiertan en nuestros peludos sentimientos y recuerdos. Y como ya debes haber percibido, tu perro es dueño de un apetito notable.

Aprovecha un día que estés más relajado y tengas más tiempo para preparar una exquisita comida casera y sorprender a tu mejor amigo con sus platillos favoritos. Puedes conocer nuestras recetas de tartas, galletas o helado, todas especialmente elaboradas para el apetito canino. Te darás cuenta que el apetito y el amor caminan siempre lado a lado.

6. Mímalo con conciencia

Mimar a un perro es una forma clara y efectiva de demostrar el afecto que sentimos. Pero debemos entender que ni todas nuestras demostraciones de cariño resultan cómodas para nuestros mejores amigos. A la mayoría de los perros no les agrada cuando les abrazamos, por ejemplo.

Además, es importante tener moderación al mimar un perro para no sobreprotegerlos y favorecer conductas posesivas. Dar cariño a nuestro mejor amigo no significa permitirle todo o descuidar su educación. La sobreprotección es peligrosa y perjudicial a la salud de todos los animales. El perro debe tener la libertad de expresarse y sentirse feliz, pero también debe aprender a respetar las normas de convivencia para evitar problemas de comportamiento y accidentes domésticos.

7. Respeta a tu perro y a su naturaleza

En la actualidad, muchas personas confunden amar y cuidar bien de una mascota con tratarlos como personas o bebés. Debemos entender que un perro es un perro y debe ser tratado como tal. Y ello no significa que sean más o menos que los seres humanos. Simplemente quiere decir que la naturaleza canina es diferente de la humana y merece ser respetada en sus aspectos singulares y necesidades propias.

Al tratar un perro como si fuera un ser humano, cometemos un grave error, dejamos de respetar a su naturaleza y casi siempre recaímos en la sobreprotección. Muchos propietarios regañan a sus perros al observar ciertos comportamientos instintivos que son inherentes a su naturaleza canina. En estas circunstancias, no están educando sino reprimiendo la expresión más pura de la personalidad de un perro. Aprende a amar tu perro por quien él es, respetando su forma de ser y su propio lenguaje.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo demostrar a un perro que lo quieres?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidados extra.