¿Cómo dormir a un perro?

¿Cómo dormir a un perro?

En este artículo de ExpertoAnimal vamos a explicar las distintas maneras en las que es posible dormir a un perro. Esto incluye todas las acepciones que tiene el término. Así, hablaremos de cómo dormir a un perro para ayudarle a conciliar el sueño, cómo lo podemos dormir si debemos hacerle una cura o someterlo a una sesión de peluquería o cómo se duerme a un perro para siempre. Este último caso recibe el nombre de eutanasia. Conviene recordar que todos los fármacos deben ser prescritos por un veterinario siempre y que jamás debemos automedicar sin el consentimiento de un especialista.

Así, a continuación explicaremos tanto cómo dormir a un perro pensando en el sueño y descanso, como cómo aplicar la eutanasia a un perro y en qué casos se recomienda.

¿Por qué mi perro no duerme?

Antes de explicar cómo dormir a un perro es conveniente que conozcamos las causas que pueden alterar su sueño. De esta forma, las evitaremos en la medida de lo posible. Destacamos las siguientes:

  • Enfermedad, si el perro está molesto o manifiesta síntomas como vómitos, diarrea o picor, es difícil que consiga conciliar el sueño. Si sospechamos que está padeciendo alguna patología debemos acudir al veterinario.
  • Estrés, que puede originarse por múltiples causas. Por ejemplo, un perro recién llegado a un nuevo hogar puede no sentirse lo suficientemente relajado como para dormir.
  • Excitación, ya que un estado de nerviosismo y alteración es incompatible con el sueño. Esto es más común en perros jóvenes que empiezan a jugar y no saben cuándo parar.
  • Si tenemos un macho entero y detecta alguna hembra en celo es probable que tenga problemas para conciliar el sueño, pues su instinto tendrá otras prioridades.

¿Cómo enseñar a un perro a dormir?

Lo primero que debemos tener claro es que no es posible aprender a dormir. El sueño es una necesidad fisiológica que, en condiciones normales, evolucionará junto al individuo. Así, los cachorros recién nacidos dormirán prácticamente durante todo el día, mientras que un perro adulto tendrá muchas más horas de actividad. En los perros ancianos el sueño puede sufrir alteraciones.

En general, los perros suelen dormir sin ningún problema y solo debemos preocuparnos de que tengan un buen sitio donde descansar. A veces, nuestro perro no quiere dormir en su cama. Puede ser porque tiene calor y prefiere el fresco del suelo o porque le gusta otro lugar que le resulta más cómodo y que suele coincidir con nuestro sofá o nuestra cama. Desde el momento en el que el perro llega al hogar debemos decidir si le permitimos utilizar estos lugares o no. Y debe ser una decisión consensuada y respetada por toda la familia. Órdenes contradictorias confundirán al perro. Si dejamos que duerma con nosotros y tenemos el sueño ligero es posible que nuestro perro no nos deje dormir. Los más mayores porque algunos duermen menos durante la noche, levantándose y dando vueltas. Los más jóvenes, en cambio, es posible que prefieran jugar.

Hemos dicho que no se puede enseñar a dormir, pero sí podemos propiciar un ambiente relajado que invite al sueño. Lo mejor si nuestro perro no quiere dormir es establecer una rutina, para él y, en lo posible, para nosotros, pues suelen adaptarse a nuestros ritmos. Antes del sueño debe haber comido y bebido, para que no sienta hambre ni sed. También tiene que haber paseado. Ojo, un paseo tranquilo es recomendable, pero no una actividad intensa ni juegos bruscos que puedan excitarlo. Apagar televisores, radios o móviles, además de la luz, y disponernos también nosotros a descansar, es una manera de reducir estímulos y de indicarle a nuestro perro que ha llegado el momento de dormir. Es importante establecer estas pautas independientemente de la edad del perro.

¿Cómo dormir a un perro bebé?

El problema más frecuente con el que nos encontramos en este caso es que el perro no quiera dormir solo. Un cachorro recién separado de su familia es normal que llore si se queda solo en una casa en la que todavía no ha establecido vínculos con sus integrantes.

Hace años se decía que a la hora de dormir debíamos dejar a estos pequeños solos en su cama y, aunque llorasen, teníamos que ignorarlos. En la actualidad se propone todo lo contrario. No cabe duda de que la mejor forma de dormir a un cachorro son nuestros brazos. Mientras se adapta al hogar podemos acompañarlo así hasta que se duerma o, al menos, acariciarlo y tranquilizarlo mientras está en su cama. Las pautas que hemos mencionado en el apartado anterior también sirven para estos pequeños. Así mismo, podemos colocar su cama en nuestra habitación para que no se sienta solo y concilie el sueño mucho mejor, a la par que que iniciamos y reforzamos el vínculo con él. Poco a poco podemos acostumbrarlo a dormir en otro espacio del hogar si es lo que queremos pero, hasta que se adapte a su nueva casa, es importante ofrecer al cachorro seguridad y confianza.

Por otro lado, es importante resaltar que, aunque dejemos su cama en otra habitación desde el primer momento, no se recomienda cerrar la puerta de nuestra habitación. Como hemos dicho, las primeras noches llorará y, posiblemente, intentará acceder a nosotros para sentirse acompañado. Esta situación genera en el perro frustración, estrés y ansiedad, lo que puede desencadenar en problemas de conducta más o menos graves. Al tener acceso, se sienten más tranquilos y evitamos situaciones desagradables para el perro y para nosotros.

El siguiente artículo te explicamos con más detalles cómo actuar en estos casos: "¿Qué hacer si mi cachorro llora por la noche?".

¿Cómo dormir a un perro rápido?

Al margen del sueño, hay otras situaciones en las que vamos a necesitar que el perro esté dormido. Nos referimos a curas o procedimientos veterinarios que algunos no van a tolerar pero, como es imprescindible realizarlos, no queda más opción que la sedación.

Así, lo más importante si queremos saber cómo dormir a un perro para cortarle el pelo o cómo dormir a un perro para curarlo, es tener claro que estas sedaciones solo las pueden realizar los veterinarios. Generalmente, se hacen inyectando un producto por vía intramuscular. Esto duerme al perro muy rápido y lo mantiene sedado el tiempo suficiente como para realizar una sesión de peluquería completa o cualquier cura.

Los veterinarios nos informarán con detalle del procedimiento y nos pedirán que firmemos un consentimiento para la sedación. Este tipo de sedación es frecuente en peluquería, pues para muchos perros es difícil aceptar las manipulaciones que va a requerir un corte de pelo.

¿Cómo dormir a un perro con pastillas?

Además de las inyecciones hay pastillas con efecto sedante. Tardan más en dormir al perro y suelen inducir un sueño menos profundo. Son las que suelen emplearse cuando tenemos que viajar y el perro no tolera bien los desplazamientos. También será el veterinario quien nos paute el producto y, muy importante, la dosis.

Lo habitual es ofrecérselas al perro en la media hora anterior al momento en el que necesitamos que hagan efecto. Hay que saber que no todos los animales reaccionan igual a su ingesta, lo que quiere decir que para algunos no serán muy efectivas. Aun así, nunca debemos aumentar la dosis sin autorización del veterinario. La duración de su efecto sedante también va a depender del metabolismo de cada perro. Este irá despertándose solo de una manera paulatina.

Por otro lado, debemos saber que no se recomienda hacer uso de este método para dormir a un perro todos los días. Así, si nuestro perro presenta ansiedad por separación, por ejemplo, o tiene dificultad para dormir por la noche, recurriremos a otras técnicas para solucionar el problema antes que a la medicación. Además, aconsejamos visitar a un educador o etólogo canino.

¿Cómo dormir a un perro sin que sufra?

En ocasiones, nuestro perro enferma de gravedad, sufre y no existe cura ni alivio posible. Solo en estos casos, irreversibles, el veterinario podrá practicar la eutanasia o muerte sin sufrimiento. Y solo un veterinario podrá diagnosticar que el animal se encuentra en ese estado terminal e incurable.

En estos casos nos interesará saber cómo dormir a nuestro perro sin dolor. Aunque puede darse alguna variación, la eutanasia que, insistimos, solo puede hacer un veterinario, se lleva a cabo tras la sedación del perro. A través de una vía se le inyecta la sobredosis de un fármaco que le va a provocar una parada cardíaca inmediata. Ya sedado, no sentirá ningún dolor. Aunque sea un momento terrible para nosotros deberíamos esforzarnos por acompañarlo hasta el final.

¿Cómo dormir a un perro naturalmente?

Si con el término "dormir" nos referimos a sacrificar a un perro, debemos saber que no existen remedios caseros para dormir a un perro para siempre. Es decir, no podemos sacrificar a un perro sin dolor en casa por nuestra cuenta, sino que debe ser el veterinario quien aplique la eutanasia siguiendo los parámetros anteriores. Esta sedación puede hacerse en el hogar si es lo que deseamos, tanto para garantizar la comodidad del perro como para evitar en la medida de lo posible el estrés y/o miedo que puede suponer para él la visita a la clínica. No obstante, repetimos, será el especialista quien inyectará al animal.

Ahora bien, si con "dormir" hacemos alusión al acto de propiciar e inducir el sueño, además de fomentar un ambiente relajado, acariciar y masajear al perro, podemos ofrecerle infusiones relajantes como la infusión de manzanilla. Nuevamente, será el veterinario quien nos indicará la infusión más adecuada y la dosis.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo dormir a un perro?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidados básicos.