¿Cómo educar a un braco de Weimar?

¿Cómo educar a un braco de Weimar?

El braco de Weimar, o weimaraner, es un perro de raza alemana de atractiva apariencia, apto para labores de caza pero también excelente como animal de compañía, gracias a la fidelidad y el cariño que demuestra hacia sus tutores. Se trata de un perro con aptitudes que le permiten tanto ser hogareño, como prestar sus habilidades para la guarda o demostrar sus destrezas en competiciones de Agility, por ejemplo. Sin embargo, es necesario tener un conocimiento completo sobre la forma de criarlo y la personalidad de esta raza de perro para que se convierta en un buen compañero.

A raíz de todo lo mencionado, en ExpertoAnimal vamos a explicarte cómo educar a un braco de Weimar. Con la guía adecuada, las claves y los consejos, podrás determinar si el braco es o no el tipo de perro que estás buscando para adoptar y, sino, podrás conocer más cosas sobre el que ya tienes en casa. ¡Sigue leyendo!

Origen del braco de Weimar

El braco de Weimar, también conocido como "fantasma gris" gracias a las tonalidades de su pelaje que van desde el gris ratón hasta el gris plateado, es un perro de raza de origen alemán. Recibe el nombre del Gran Duque Carl August de Weimar, ya que fue él quien se interesó por esta raza y la crio entre la nobleza.

Sobre la aparición de esta raza, algunas teorías rastrean al braco alemán como un descendiente del Leithhunde gris, mientras que otros lo sitúan en la familia del san Huberto. Lo que sí se sabe a ciencia cierta es que ya a finales del siglo XVIII se criaba esta raza canina. En esta época era un perro de la corte, criado y entrenado solo por adiestradores profesionales, quienes se encargaron de realizar los cruces adecuados hasta que se desarrolló el braco de Weimar como lo conocemos hoy en día.

Es considerado una de las razas de perros más antiguas, sobre todo la variedad de pelo corto, aunque el weimaraner también puede presentar pelo largo.

Si alguna vez has pensado en trabajar con perros, no dudes en echarle un vistazo a este artículo sobre los Requisitos para ser adiestrador de perros.

Características del braco de Weimar

A continuación, vamos a mencionar algunas de las características del braco de Weimar que más destacan de esta raza de perro:

  • Pelaje: puede ser corto o largo, en distintos tonos de gris.
  • Tamaño: se trata de un perro esbelto, cuyo tamaño va de mediano a grande.
  • Cuerpo: es ágil y enérgico, por lo que su cuerpo es musculoso.
  • Ojos: otra de las características físicas más representativas del weimaraner la encontramos en sus ojos, ya que son color ámbar en los adultos y azules en los cachorros.
  • Olfato: está muy desarrollado y, al ser un perro creado para la caza, suele tener una actitud alerta, pudiendo ser peligroso para los animales pequeños, como los gatos y las aves, si no se entrena adecuadamente.
  • Personalidad: el temperamento del braco de Weimar es animado y cariñoso, con una pasión por perseguir, buscar y rastrear. Desarrollan un amor incondicional por su familia, por lo que son buenos como perros de guarda. Son animales protectores que disfrutan ser parte de la manada y sentir que complacen a sus compañero humanos.
  • Ejercicio: necesita muchísimo ejercicio físico, un aspecto a tener en cuenta si se está pensando en adoptar uno.

Cabe destacar que el braco de Weimar se adapta fácilmente a la ciudad o el campo, pero en ambos necesita ejercitarse a diario para no aburrirse, ya que esto podría derivar en conductas destructivas para tratar de distraerse. No es un perro recomendado para personas inactivas o cuyas ocupaciones le impidan dedicarle al animal tiempo de juego y paseo. Puedes echarle un vistazo a este artículo sobre cómo Evitar que mi perro muerda cosas.

Cuándo empezar a educar a un braco de Weimar

Los primeros meses son clave para poder crear una buena relación con nuestro nuevo amigo peludo y asegurarnos de que su desarrollo está siendo positivo. De esta manera, es importante empezar a adiestrar al perro cuando esté completamente adaptado al nuevo hogar y tenga confianza con los tutores.

Es importante saber que tiene que tener mínimo 3 meses y todas sus vacunas para poder salir a la calle, por lo que las primeras órdenes se las tendremos que enseñar en casa. A partir de los 3 meses, ya podremos salir a dar paseos por la calle y poner en práctica algunas órdenes que le hemos enseñado.

Cómo adiestrar a un braco de Weimar en casa

Lo ideal es adoptar al braco de Weimar cuando el perro todavía es cachorro, para comenzar con el entrenamiento desde pequeño. En principio, será necesario que observes al cachorro para que comprendas lo que necesita (ir al baño, comer, jugar, etc.). De esta forma, podrás iniciar el adiestramiento con estos puntos y establecer la manera correcta de llevarlos a cabo: dónde hará sus necesidades, dónde y qué comerá y cuáles son sus juguetes.

A continuación, vamos a darte algunos consejos y claves que debes saber sobre cómo educar a un braco de Weimar en casa:

  • Préstale más atención de lo normal: ya que olfatear el suelo y rondar por la casa suelen ser signos de que el perro busca o quiere algo, así que son esos los momentos en que debes prestar la mayor atención para satisfacer su necesidad y, al mismo tiempo, entrenar al braco de Weimar.
  • No lo regañes con frecuencia: en el caso de que esté haciendo sus necesidades en casa, por ejemplo. Es mejor llevarlo fuera en ese mismo momento para que continúe allí. Apenas haya terminado, felicítalo y repite el método. Esto hará que el perro entienda que ese es el lugar para el hacer sus necesidades. Para más detalles, no te pierdas este otro artículo de ExpertoAnimal en el que te mostramos ¿cómo enseñar a un perro a ir al baño?
  • No restriegues su nariz contra el suelo: en el caso de que haya tenido un accidente, no entenderá lo que te molesta y solo lograrás entristecerlo. Así mismo, el animal puede interpretar que debe comerse sus propias heces u orina. Mantén la calma, limpia el desastre y llévalo a una zona permitida. Si quieres saber Por qué los perros comen excrementos, visita este post.
  • Ofrécele objetos que puedan ser mordidos: ya que de lo contrario el perro atacará tus muebles y otras pertenencias. Cuando lo veas haciendo alguna travesura de este tipo, retira al animal del sitio y dale uno de sus juguetes, premiándolo cuando se entretenga con él.

Otra opción para evitar que acerque sus dientes a ciertos objetos, como los zapatos, puedes adquirir en tiendas para mascotas productos no tóxicos diseñados para alejar a los canes de estas pertenencias, pues el sabor les desagrada.

Cómo enseñar órdenes básicas a un braco de Weimar

Para enseñar a tu braco comandos básicos como sentarse, echarse o estar quieto, debes emplear el mismo método del refuerzo positivo, valiéndote de felicitaciones y bocadillos para que el perro obedezca. Te dejamos aquí los pasos básicos para que puedas enseñarle órdenes básicas:

  1. Deberás darle la orden utilizando la palabra que va a seguir a ese comando, por ejemplo "siéntate”.
  2. Ofrécele la recompensa y lleva la mano al suelo (si quieres que se eche) o arriba (si quieres que se levante).
  3. Recompensa al perro cuando realice el movimiento que buscas.

En muy poco tiempo podrá seguir estas órdenes sin que las golosinas tengan que ser administradas con tanta frecuencia. Lo mismo ocurre si quieres impedir que se suba al sillón o a las camas o evitar que pida comida cuando el resto de la familia se encuentra en la mesa.

Otra opción totalmente válida y con la que también se obtienen excelentes resultados a la hora de adiestrar al braco de Weimar es el uso del clicker. Si todavía no conoces este método, te explicamos qué es el Clicker para perros.

Puedes echarle un vistazo a este otro artículo de ExpertoAnimal para saber cuáles son las Órdenes básicas para perros.

Consejos y claves sobre cómo educar a un braco de Weimar

A continuación vamos a darte una serie de claves y consejos para educar a un braco de Weimar que te ayudarán con el comportamiento y disciplina de tu perro.

  • No utilices métodos duros: como ya hemos mencionado, apuesta por el refuerzo positivo y dale premios cuando consiga obedecer o se lo merezca. Los castigos, los gritos y la violencia solo indisponen al braco a la hora de obedecer, haciendo que el animal se vuelva rebelde e incluso agresivo al no poder entender a qué se debe el maltrato. Nunca será una opción, ni con esta raza ni con ninguna otra, el castigo físico ni los correctivos humillantes; el miedo tampoco le enseñará nada al perro.
  • Juega con él: durante 15 o 20 minutos antes de empezar con el adiestramiento. Esto hace que el perro libere la energía y pueda aprender las nuevas órdenes o trucos con más calma. Los juegos, los paseos y las diversiones que impliquen búsqueda de objetos son cruciales para el desarrollo físico y mental del animal, además de ayudar a estrechar la relación entre ambos. Retar la inteligencia del perro con juegos en los que necesite analizar la situación es crucial.
  • Socializarlo desde cachorro: es necesario enseñarlo a relacionarse son niños, personas y otros animales, tanto para evitar que considere a los seres más pequeños presas, como para que no se vuelva sobreprotector con sus compañeros humanos cuando reciban visitas en casa. Para obtener los mejores resultados, te animamos a consultar este artículo de ExpertoAnimal sobre La socialización del perro.
  • No lo dejes encerrado: si el braco de Weimar pasa un día entero en casa quizás nos llevamos alguna sorpresa al llegar. Como ya dijimos, debe ser practicar ejercicio a diario, pues el weimaraner necesita drenar toda la energía que tiene y mantener la mente entretenida.
  • Pasea con tu braco: para que conozca muchos lugares nuevos, con olores y sonidos diferentes y nuevos para él. Déjalo explorar pero también ayúdalo a mantener la calma, para que comprenda que esos sitios distintos también son normales.

Entrenamiento de un braco de Weimar

Una vez ya sabemos cómo educar a un perro braco, pasamos a conocer cómo es el entrenamiento del braco de Weimar, ya que tiene que ser firme pero lleno de cariño a su vez. Esto se debe a dos razones:

  • Firme: ya que si no se le ponen reglas claras al animal desde el principio, para que no asuma que él es el líder de la manada, puede desarrollar comportamientos indeseados.
  • Cariñoso: ya que el braco puede sentirse frustrado con facilidad si siente que no tiene afecto o no logra hacer las cosas como se esperan de él. Por ello, es sencillo darse cuenta de que se trata de un perro sumamente sensible, que te brindará mucho afecto y lealtad pero que también necesita la misma cantidad de cariño incondicional, amor y cuidados de tu parte.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo educar a un braco de Weimar?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Educación básica.