¿Cómo evitar que mi perro se lama una herida?

¿Cómo evitar que mi perro se lama una herida?

Algo propio e instintivo de los perros es lamerse sus heridas. Lo primero que debemos tener en cuenta es el ¿por qué se lame? Tenemos animales que lo hacen por problemas fisiológicos como dermatitis, alergias o irritación de la piel por agentes externos; también tenemos los que lo hacen por aburrimiento o por estrés. Por último, y como el título lo indica, por presencia de una herida, accidental o quirúrgica.

Fisiológicamente debemos decir que existe un motivo por el cual se lamen sus heridas, sin importar la procedencia ni que pongamos encima de ellas para aliviarlas. Se trata del ácido ascórbico de la saliva que reacciona con los nitratos de la piel dando como resultado monóxido de nitrógeno, esto es conocido como sialoterapia, ya que favorece la cicatrización. Lamentablemente, también favorece la proliferación de gérmenes y agrandamiento de las heridas. Pero no debemos olvidar que la saliva tiene cierta cantidad de microbios que viven y proliferan, pacíficamente, en la boca de nuestro animal pero, al encontrarse en un terreno nuevo y lábil, comienzan con la colonización.

Veamos en este nuevo artículo de ExpertoAnimal como evitar que nuestro perro se lama una herida, qué consecuencias puede traer y cómo podemos ayudarlo.

El lenguaje perruno y las causas del lamido

Para comprender un poquito más a nuestros compañeros de cuatro patas, debemos decir que los cánidos que viven en la naturaleza, cuando tienen una herida, la única forma de limpiarse es mediante el lamido. No existe desinfección o una pomada sanadora que les ayude. Por lo que en este caso, deberíamos decir que los agentes contaminantes mayores normalmente son eliminados. Pero eso sólo debe admitirse en casos en que viven en su hábitat natural y sin poder acceder a una desinfección con agua y jabón.

Como adelantamos en la introducción, los perros pueden lamerse las heridas por diferentes motivos. A menudo es su forma de comunicarse con otros, de pedir alimento y de interactuar con el mundo que los rodea. Pero muchas veces observamos que nuestro perro se ha generado la herida él mismo. Después de un lamido excesivo, principalmente en las patas delanteras y puntualmente entre los dedos, veremos falta de pelos en la zona, enrojecimiento y muchas veces hasta sangrado. Cuando descubrimos esto corremos al veterinario y nos informan, en la mayoría de los casos, que son provocadas por estrés o aburrimiento; por lo que retornamos a casa más decepcionados que al inicio ya que nos informan que nuestro animal está sufriendo. Muchas veces, nuestro amigo peludo nos da señales que pasamos por alto, sin quererlo y termina, con ésta marca en su piel. Hablamos de dermatitis acral por lamido.

Existen varias formas de evitar que el perro se lama una herida. Para ello podemos recurrir a elementos físicos que impidan al perro lamerse o bien dedicar más tiempo a realizar paseos más largos, juegos intensos y muchos mimos, que en general es lo que nos están pidiendo.

En el fondo hay que observar que un animal que se lame, también genera endorfinas que le calman el ardor o picazón de la herida generando alivio. Lo mejor que podemos hacer es estar atentos a nuestro perro para poder atenderle si nos necesita.

¿Cómo hacer que un perro no se lama una herida? - 5 sugerencias

Lo ideal es intentar averiguar correctamente cual es la causa de el lamido. Si fue por una herida debido a una intervención quirúrgica, ya tenemos la respuesta. Pero en los casos que navegamos en una nebulosa y cada integrante de la familia opina algo diferente, acudiremos al veterinario para escuchar recibir el diagnóstico de un especialista. Es imprescindible.

Una vez recibamos el diagnóstico debemos prestar atención a los cuidados de la herida. En ocasiones puede requerir el uso de calmantes e incluso sedación, especialmente si hablamos de un proceso que conlleva mucho dolor. Se debe seguir el tratamiento indicado por el veterinario, por ejemplo la aplicación de una crema.

Además, existen varios trucos que podemos utilizar para evitar que el perro se lama una herida:

  1. El collar Isabelino: ya sea de plástico rígido, de tela o de goma eva, el collarín es sin duda una de las herramientas más útiles a la hora de evitar que el perro llegue a lamerse las heridas. No obstante, algunos se deprimen, se lo intentan quitar o no llevan a cabo su rutina diaria de forma normal. Es aconsejable retirarlo cada cierto tiempo y, mientras se lo quitamos, supervisarle para impedir que se lama.
  2. Collarín cervical rígido: este collarín es mucho más efectivo que el anterior, no obstante, su precio es más elevado y solamente podemos encontrarlo en sitios especializados o en determinadas clínicas veterinarias.
  3. Calcetines para las patas: si la herida de nuestro perro se encuentra en una pata, podemos utilizar un calcetín para impedir que se lo muerda. Podemos fijarlo con una venda.
  4. Venda cohesiva: este tipo de vendas las podemos encontrar en cualquier farmacia y son muy útiles, ya que se adhieren sobre sí mismas, nunca sobre el pelaje. Podemos cubrir la herida en una pata, cola, cuello...
  5. Body: para terminar, os sugerimos el uso de un body para perros o, en su ausencia, un body para bebés o para niños pequeños. Aunque ponérselo puede resultar muy aparatoso, cubrir por completo su cuerpo es una forma excelente de evitar que se lama, especialmente si la herida se encuentra en una zona imposible de cubrir. Obviamente debemos retirarlo durante los paseos.

Ahora ya conoces diferentes formas de evitar que un perro se lama una herida. Eso sí, si tienes alguna idea, sugerencia o duda que podamos añadir, ¡no olvides comentar!

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo evitar que mi perro se lama una herida?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidado de la piel.