¿Cómo interrumpir el embarazo de una perrita?

¿Cómo interrumpir el embarazo de una perrita?

En este artículo de ExpertoAnimal abordamos un tema delicado: cómo interrumpir el embarazo de una perrita. Permitir la llegada de nuevas camadas al mundo tiene connotaciones que trascienden el ámbito de la veterinaria, pues en nuestras sociedades lo cierto es que el número de perros es mucho más elevado que el de hogares dispuestos a acogerlos. Esto permite un excedente que termina llenando las protectoras, en el mejor de los casos. En este artículo reflexionaremos sobre este tema y explicaremos si se puede interrumpir el embarazo de una perra y cómo.

Embarazo no deseado en perras: la importancia de la prevención

El embarazo no deseado en nuestra perra representa una situación muy delicada en la que deberemos valorar los pros y los contras tanto de continuar con la gestación como de interrumpirla. Por eso, para evitar llegar al cómo interrumpir el embarazo de nuestra perrita, debemos tomar medidas preventivas para que esto no ocurra. Y la medida estrella, definitiva y segura, es la ovariohisterectomía, intervención quirúrgica en la que se extraen el útero y los ovarios. Además, realizar esta operación de forma temprana, antes del primer celo o justo después, evita casi por completo que nuestra perra padezca cáncer de mama. También se evita la piómetra canina (infección uterina que puede llegar a ser mortal) y otras enfermedades derivadas de los órganos extraídos.

Si se opta por no esterilizar debemos mantener a la perra totalmente controlada durante el estro o período receptivo del celo, que es cuando la hembra desea aparease. Si en ese tiempo se escapa o consigue acceder a ella un macho, el embarazo va a ser muy probable. En el mercado existen hormonas de uso veterinario que inhiben el celo pero también tienen contraindicaciones, efectos secundarios considerables, como la piómetra o el cáncer de mama, por lo que no se recomienda su uso por períodos prolongados. Para más información sobre la prevención de un embarazo no deseado en perras, recomendamos consultar el siguiente artículo: "No quiero que mi perra tenga cachorros - Cómo evitarlo".

¿Puedo interrumplir el embarazo de mi perra?

Si nuestra perra se queda embarazada lo primero que tenemos que valorar es si seguir o no con la gestación. Si decidimos continuarla debemos tener en cuenta aspectos como los siguientes:

  • La edad de la perra, si es demasiado joven o mayor aumentan los riesgos.
  • Si padece alguna enfermedad.
  • Las posibles complicaciones si el tamaño del macho es muy superior al de la hembra o se trata de razas que suelen nacer por cesárea.
  • Los gastos que implica la atención veterinaria, el pienso, posibles complicaciones en el parto, la cesárea o la lactancia, además de las desparasitaciones de los cachorros, sus vacunas, etc.
  • La búsqueda de hogar para los pequeños, teniendo en cuenta que podemos encontrar casas para ellos pero no sabemos qué sucederá si cada uno, a su vez, se reproduce.

Si optamos por no continuar con la gestación, en el siguiente apartado veremos cómo interrumpir el embarazo de una perrita, es decir, sí se puede hacer abortar a una perra pero siempre debe ser el veterinario quien valore si se debe o no.

Formas de interrumpir el embarazo de una perra

Los fármacos, concretamente hormonas que deben ser siempre prescritas por el veterinario, pueden utilizarse para interrumpir el embarazo aproximadamente hasta los 45 días de gestación. En ocasiones presentan efectos secundarios. Si el embarazo es temprano se absorben los fetos pero si ya está avanzado la perra tendrá que expulsarlos, lo que va a equivaler a un parto con todos los riesgos que pueden darse en este proceso como obstrucciones e incluso cesárea.

Cómo interrumpir el embarazo de una perrita pasa también por su esterilización. Teóricamente podría hacerse en cualquier momento pero suele depender del veterinario, ya que también entran en juego aspectos morales. Lo que es cierto es que cuánto más avanzado esté el embarazo más arriesgado es intervenir por la acumulación de sangre en la zona, el crecimiento del útero, etc. Y habría que valorar si concurre en la perra algún factor que desaconseje la intervención.

¿Hasta cuándo se puede interrumpir el embarazo de una perra?

Como hemos podido comprobar en el apartado anterior, determinar hasta cuándo se puede interrumpir el embarazo de una perrita dependerá de múltiples factores, siendo los principales el tipo de tratamiento y el estado general de la perra. De esta forma, siempre hay que acudir al veterinario para exponer la situación, valorarla y decidir qué es lo mejor para el animal. El especialista podrá orientarnos e indicarnos el momento ideal para hacer abortar a la perra o, en caso contrario, ayudarnos a continuar con la gestación.

No obstante, de interrumpir el embarazo de la perra, mejor hacerlo antes de los 45 días tras la monta para minimizar todo lo posible los daños colaterales, siendo lo más aconsejado hacerlo durante los primeros días una vez finalizado el estro.

¿Se puede hacer abortar a una perra en casa?

Jamás. No aconsejamos bajo ningún concepto hacer abortar a una perra en casa sin la supervisión de un veterinario. Las consecuencias pueden ser fatales para el animal si optamos por métodos inadecuados o si los empleamos incorrectamente. Por este motivo, si nos encontramos ante la situación de querer interrumpir el embarazo de una perrita, será fundamental visitar a un especialista para que sea él quien nos indique cómo hacerlo y cuándo tras evaluar al animal. Administrar por nuestra cuenta fármacos o remedios para hacer abortar a una perra sin la prescripción de un profesional puede incluso acabar con su vida por intoxicaciones, hemorragias o complicaciones en el parto ya que, no lo olvidemos, si el embarazo está muy avanzado la perra tendrá que parir a sus cachorros muertos. Además, hay que manejar la producción de leche si su secreción ya ha comenzado.

Ética y aspectos psicológicos de interrumpir el embarazo de una perra

Preguntarnos cómo interrumpir el embarazo de una perrita no es solo una cuestión veterinaria, pues existen implicaciones morales. La actual superpoblación canina exige un control de la natalidad. Cada cachorro que nace puede quitarle el hogar a un perro que espera familia en la perrera, muchas veces con riesgo de sacrificio. Pero, una vez la perra está embarazada, provocar un aborto puede suponer un dilema moral y también hay que tener en cuenta la parte emocional que va a vivir la perra. Como mamífera, su cuerpo se vuelca en gestar, se prepara para el parto, para dar leche, etc. Las perras tienen el instinto de cuidar a sus crías y, si las pierden, van a vivir un duelo y es normal que se muestren decaídas, tristes y que busquen a sus cachorros. En embarazos muy avanzados puede haber secreción de leche que habrá que vigilar para que no se produzca una mastitis. Revisa el artículo de "Mastitis en perras" para aprender a identificar los síntomas.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo interrumpir el embarazo de una perrita?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del embarazo.