¿Cómo socializar un gato cachorro?

¿Cómo socializar un gato cachorro?

La llegada de un nuevo miembro a la familia siempre es motivo de alegría, sin embargo, antes de adoptar a un gatito debemos tener en cuenta que necesita unos cuidados y un tiempo de aprendizaje. Entre otras cosas, tenemos que dedicarle tiempo para lograr que socialice correctamente para que crezca equilibrado y feliz. La socialización de un gato consiste en desarrollar la confianza del animal para que se habitúe a la presencia y a la relación con otras personas y animales, sin asustarse ni sentirse incómodo.

Un gato bien socializado crecerá más feliz y, probablemente, será más cariñoso, afectivo y educado. Por eso en este artículo de ExpertoAnimal queremos enseñarte cómo socializar a un gato cachorro y que la relación con tu nuevo compañero se desarrolle de una manera adecuada.

¿Qué es la socialización de los gatos?

Entendemos como período de socialización en los gatos una etapa que comprende desde la segunda hasta la séptima semana de vida. En este momento se produce el reconocimiento de especies amigas, por ello, debe relacionarse con todo tipo de personas, como son niños, adultos y ancianos, pero también animales con los que va a convivir y distintos tipos de objetos u entornos.

¿Qué puede ocurrir si no socializas a tu gato?

Un gato que experimente una socialización deficiente o nula puede llevar a mostrar actitudes negativas y la aparición de problemas del comportamiento que serán complicados de trabajar en su etapa adulta. Un gatito que no ha socializado adecuadamente puede mostrarse asustadizo, inseguro o agresivo ante determinadas situaciones. Por eso es tan importante que sepas cómo socializar a un gato cachorro desde el momento en el que llegue a tu casa, de esta manera evitarás el desarrollo de problemas del comportamiento y la convivencia en el hogar será más agradable y pacífica.

La socialización con las personas

Dependiendo del lugar donde haya nacido el gatito, puede que ya haya tenido contacto con otras personas, en cuyo caso te será más fácil que socialice con desconocidos. Será aconsejable prepararle un espacio propio en el que se sienta seguro y pueda acudir en caso de estar estresado. Las camas de tipo nido son idóneas para ello. Los primeros días respetaremos su espacio, sin embargo, intentaremos jugar con él, acariciarlo y hablarle con voz suave y calmada. El objetivo es crear un vínculo con él a través del refuerzo positivo.

También es importante que se habitúe a la presencia de desconocidos, por lo que podrás pedirle a tus amigos y familiares que te hagan visitas para que el gato se vaya acostumbrando. Quizá se muestre reticente en un principio a que le toquen, pero dale tiempo, cuando vaya cogiendo confianza se acercará por sí mismo. Es importante que no le fuerces a tener contacto si no quiere, ya que puede ser contraproducente y obtendríamos el efecto contrario al que queremos conseguir. Es mejor atraerlo utilizando palabras amables, juguetes varios o golosinas.

A la hora de tratar con niños es importante que les dejes claro que no es un juguete y que hay que tener paciencia. Los niños van a querer jugar con él y abrazarlo sin parar, pero tienen que seguir los mismos pasos que los adultos. Deben dejar que el gato se les acerque por sí mismo y cuidar que los niños jueguen con delicadeza para no lastimarlo, de lo contrario podrían provocar la aparición de miedos y hasta fobias.

La socialización con otros animales

Si hemos adoptado al gatito a una edad óptima, entre la tercera y la sexta semana de vida, lo más probable es que haya socializado correctamente con su progenitora y hermanos. En este caso sabrá reconocer el lenguaje corporal de los gatos y cuáles son los límites del juego entre felinos, entre muchos otros detalles. Separarle de forma pronta puede provocar deficiencias graves en la socialización.

Por ello, si queremos que siga conviviendo con otros gatos, entonces deberemos presentarle a los otros felinos del hogar. Si es un poco inseguro o tímido podemos utilizar un transportín con mantitas para la presentación entre dos gatos, de esta forma se sentirá más relajado y podrá esconderse si lo desea. Reforzaremos los acercamientos y las conductas calmadas entre ambos con palabras amables.

En el caso de querer relacionarle con un perros seguiremos los mismos pasos, aunque la presentación entre perro y gato puede ser más complicada, por la brusquedad que pueden tener algunos canes, aunque sea a modo de juego, puede asustar al pequeño. Seremos muy pacientes y de igual modo reforzaremos los acercamientos y el comportamiento calmado de ambos con palabras agradables.

¿Es posible socializar un gato adulto?

Es importante señalar que la socialización de un gato adulto es mucho más complicada que la de los cachorros, de hecho, en algunos casos es muy difícil de trabajar, por ello es tan importante prestar atención a este proceso cuando el gatito se encuentra aún en su período sensible. En el caso de experimentar problemas a la hora de relacionar un gato con otro individuo será fundamental hacerlo de la mano de un profesional, como puede ser un veterinario especializado en etología.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo socializar un gato cachorro?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Educación básica.