Conjuntivitis en perros - Tratamiento, causas y síntomas

Conjuntivitis en perros - Tratamiento, causas y síntomas

La conjuntivitis en perros es una afección de los ojos caracterizada por la inflamación de la membrana mucosa que recubre el interior de los párpados. A veces, además de la inflamación, puede estar acompañada de una infección. La vamos a distinguir porque normalmente los ojos de nuestros perros estarán rojos, lacrimosos o con legañas.

No siempre la conjuntivitis canina sucede como un caso aislado, de manera que en ocasiones formará parte de la sintomatología de una enfermedad desarrollada en el animal. En ExpertoAnimal te damos las claves para que aprendas a detectar la conjuntivitis en tu perro y sepas cómo tratarla.

Tipos de conjuntivitis en perros

Antes de nada, ¿qué es la conjuntivitis en perros? Como ya hemos adelantado, la conjuntivitis es la inflamación de la conjuntiva ocular y se caracteriza por producir enrojecimiento y secreción. No se trata de una enfermedad en sí misma, sino de un síntoma que puede ocurrir como consecuencia de un problema más grave Así mismo, puede ser infecciosa o no, dependiendo de la causa que la haya originado. De esta forma, se distinguen los siguientes tipos de conjuntivitis en perros:

  • Conjuntivitis alérgica. Como reacción alérgica ante prácticamente cualquier alérgeno, la conjuntiva se puede inflamar e irritar, produciendo un aumento de secreción lacrimal, enrojecimiento y picor.
  • Conjuntivitis vírica. Algunos virus, como el causante del moquillo canino, pueden afectar a los ojos y producir una conjuntivitis mucopurulenta y muy molesta. Al tratarse de un virus, esta conjuntivitis es contagiosa y, en su mayoría, forma parte de la sintomatología de enfermedades más o menos graves.
  • Conjuntivitis bacteriana. También es contagiosa debido a que son bacterias las responsables de este tipo de conjuntivitis en perros. En ocasiones, son bacterias oportunistas que proliferan al estar el sistema inmune del animal debilitado por el desarrollo de alguna patología.
  • Conjuntivitis por cuerpos extraños. La intrusión de cuerpos extraños en el ojo, como polvo, plantas o una pestaña, puede irritar e inflamar la conjuntiva, desarrollando conjuntivitis. No es contagiosa y remitirá en cuanto el cuerpo extraño sea eliminado.

Es importante resaltar que no debemos confundir un cuadro de conjuntivitis con uno de queratoconuntivitis seca, pues, aunque se asemejen, estamos ante afecciones oculares distintas. Conocida, también, como ojo seco, la queratoconjuntivitis seca afecta a las glándulas lacrimales haciendo que produzcan una cantidad mínima de lagrímas y provocando, así, una grave sequedad ocular. Esta sequedad hace que el ojo presente una secreción espesa y mucopurulenta. Para conocer otras infecciones oculares que pueden ser confundidas con la conjuntivitis, consulta este artículo: "Infección de ojos en perros - Causas y tratamiento".

Imagen: caso de conjuntivitis alérgica

Causas de la conjuntivitis canina

La conjuntivitis en perros se puede deber tanto a un problema eventual, que solo afecta al ojo en sí mismo, como a uno mayor y convertirse, así, en síntoma de otra patología:

  1. Cuando hablamos de un problema concreto que está únicamente relacionado con el ojo, nos referimos a alergias, algún cuerpo extraño que mientras jugaba en el parque le ha podido dañar (plantas), sequedad ocular o cuando alguna parte de su anatomía no está bien del todo (malformación en párpados, úlceras, pestañas...).
  2. Sin embargo, la conjuntivitis en perros también puede aparecer como causa de enfermedades más graves como el moquillo o la hepatitis.
  3. Por último, otras de las causas de la conjuntivitis en perros son infecciones bacterianas o víricas, como hemos visto en el apartado anterior.

Independientemente de cuál sea la causa que ocasione este molesto problema para nuestro perro, va a ser fácil de detectar, ya que será bastante escandaloso ver a nuestro perro con su ojo rojo, o con más lágrimas de lo normal. Por lo tanto, ante cualquier indicio, lo primero será acudir a un veterinario para que diagnostique la causa, así como el tratamiento correspondiente. En paralelo, podemos consultar las enfermedades de los ojos en perros más comunes para observar en cuáles aparece la conjuntivitis como síntoma.

Es lógico pensar que si solo se encuentra mal uno de los ojos tiene que haber sucedido algo específico a ese ojo. Si nuestro perro ha estado jugando entre arbustos y matorrales donde haya metido el hocico, también habrá metido el ojo y, con total probabilidad, esa sea la causa de la conjuntivitis. Sin embargo, si están afectados los dos, hay más posibilidades de que nuestro can sufra cualquier otro problema.

Síntomas de la conjuntivitis en perros

Para poder identificar la conjuntivitis canina, es imprescindible conocer los síntomas que presentará tu perro, siendo los siguientes los más comunes:

  • Dificultad para abrir el ojo afectado. Recuerda que esta afección, si no es causa de otra patología mayor, suele aparecer primero en uno de los ojos.
  • Enrojecimiento ocular. Al tratarse de una inflamación de la conjuntiva, se irrita y produce rojez.
  • Rechazo a la luz. Fíjate si tu can busca refugiarse en las partes con menos luz de tu casa.
  • Lagrimeo excesivo. En la mayoría de los casos el ojo excesivamente lloroso viene acompañado de un molesto picor, por lo que tu perro se rascará con frecuencia. De ser así, es fundamental que evites que se rasque, pues podría hacerse heridas internas con las uñas.
  • Secreción purulenta amarillenta o verdosa. Este síntoma aparecerá en los casos de conjuntivitis infecciosa, más grave, o en aquellos perros que desarrollen esta afección a causa de otra patología, como el ya mencionado moquillo.

Si tu can presenta alguno de estos síntomas, no dudes en llevarlo al veterinario.

Perros más propensos a la conjuntivitis

Hay razas de perros que, por razones hereditarias, son más propensos a padecer la inflamación en los ojos que otras. Tanto el caniche como el cocker son razas propensas por causas hereditarias y su prevención solo se puede llevar a cabo con un examen muy temprano. Así mismo, requerirá cuidados más específicos de los ojos durante toda la vida de nuestro can.

Además de las razas anteriores, el carlino y el pequinés por la conformación de su cráneo están más expuestos a todas las inclemencias temporales y, en general, a todos los elementos con los que se relacionan en su vida. Por ejemplo, al olfatear tienen más posibilidades de que penetren en sus ojos cuerpos extraños y ocasionen la aparición de la conjuntivitis. Por ello, también hay que tener un cuidado mayor con sus ojos y consultar con su veterinario cómo debemos limpiarlos diariamente.

Cómo curar la conjuntivitis en perros: tratamiento

Curar la conjuntivitis en perros es un proceso sencillo, siempre y cuando no sea síntoma de alguna enfermedad. Así, cuando estamos ante un caso de conjuntivitis alérgica o por cuerpos extraños, el tratamiento pasará por limpiar los ojos del perro con suero fisiológico varias veces al día.

Ahora bien, cuando se trata de una conjuntivitis bacteriana en perros o vírica, en su mayoría producto de otras patologías de carácter más grave, será necesario administrar otro tipo de tratamiento tópico que solo puede ser estipulado y recetado por un veterinario. En general, se emplean antibióticos para la conjuntivitis en perros de uso tópico, es decir, en crema o en forma de gotas, con la finalidad de reducir la inflamación conjuntival y combatir los virus o bacterias. La frecuencia de administración también deberá marcarla el especialista en función de la gravedad de la conjuntivitis.

¿Puedo usar un colirio de personas para perros?

La respuesta es no. Para tratar y curar la conjuntivitis en perros es preciso utilizar un colirio antibiótico para perros de prescripción veterinaria. Ni debemos emplear medicamentos diseñados para humanos ni automedicar a nuestro perro, puesto que, al desconocer la causa exacta del problema, podemos empeorar considerablemente la situación. Así mismo, si nuestro can es propenso a sufrir este tipo de afección ocular y ya tenemos en nuestro botiquín gotas para la conjuntivitis en perros de situaciones anteriores, debemos revisar la fecha de caducidad y consultar con el veterinario si es posible emplearlas de nuevo, puesto que, como hemos visto, las causas son muy diversas.

¿Cuánto dura la conjuntivitis en perros?

Es imposible establecer un periodo de duración genérico, ya que es la causa de la conjuntivitis canina la que determinará el tiempo de recuperación. Así, si el perro tiene conjuntivitis por alergia o por cuerpos extraños, al retirar el alérgeno o el objeto que ha inflamado la conjuntiva, podrá recuperarse en un máximo de 24 horas. En cambio, si se trata de una conjuntivitis bacteriana o vírica, puede alargarse días o semanas, en función del agente patógeno.

En cualquier caso, es preciso seguir el tratamiento establecido por el veterinario para curar la conjuntivitis en perros lo antes posible. Interrumpir el tratamiento no es lo adecuado, aunque se observe una notable mejoría o, por contra, el perro no mejore. En ambos casos, se debe contactar con el especialista para que determine cómo proceder.

Remedios caseros para la conjuntivitis en perros

Si no disponemos de suero fisiológico, podemos hacer uso de una serie de remedios caseros para tratar la conjuntivitis canina. Eso sí, estos tratamientos naturales será efectivos en casos de conjuntivitis leve, como la producida por cuerpos extraños o la alérgica. Cuando estamos ante una conjuntivitis bacteriana o vírica, sin la administración de antibiótico no la eliminaremos, por lo que los remedios serán un complemento pero no la solución. Dicho esto, los remedios más efectivos son:

  • Infusión de manzanilla
  • Infusión de tomillo
  • Compresas frías y tibias

No te pierdas este artículo para aprender a utilizarlos y conocer más remedios recomendados: "Tratamientos naturales para la conjuntivitis en perros".

¿Cómo prevenir la conjuntivitis en perros?

Para prevenir tanto las infecciones o inflamaciones de ojos como cualquier enfermedad de los ojos en perros, es importante mantener buenos hábitos de limpieza ocular, que tu perro tenga una buena alimentación que fortalezca todos sus órganos y en caso de que haya pelo que entorpezca la visión que se retire para evitar que la suciedad que acumule el pelaje se introduzca en los ojos.

Por otro lado, debido a que la conjuntivitis en perros puede ser vírica, también es importante vacunar al cachorro siguiendo las indicaciones del veterinario a fin de evitar posibles contagios de las patologías más habituales. En perros adultos, será el especialista quien determine si es necesario vacunar nuevamente y cada cuánto.

¿La conjuntivitis en perros se contagia a humanos?

Lo cierto es que la conjuntivitis bacteriana y la vírica puede transmitirse a los humanos dependiendo del virus o la bacteria que la provoque. Algunos de estos agentes pueden afectar a perros, gatos y personas, es por ello que, en caso de detectar indicios de este tipo de conjuntivitis en perros, es precios visitar al especialista lo antes posible a fin no solo de evitar el contagio, sino de tratar al animal y garantizar su pronta recuperación.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Conjuntivitis en perros - Tratamiento, causas y síntomas, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas oculares.

Bibliografía
  • Rodríguez, A.; Montoya, J. A.; Martínez de merlo, E. M.; Bouvery, I.; Pérez, M. D. Citodiagnóstico conjuntival en el perro. Clínica Veterinaria de pequeños animales, volumen 11, nº 4.
  • Esteban, J. Atlas de oftalmología clínica del perro y del gato. Editorial: Servet.
  • Bayon, A.; Sanz Herrera, F.; Leiva Repiso, M.; Peña, T. Urgencias oftalmológicas. AVEPA Formación Continuada. Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales.