Consejos para evitar las peleas de gatos

Consejos para evitar las peleas de gatos

Los gatos son animales muy territoriales y no es inusual que se produzcan pelas entre ellos. Si vives ya con un gato en casa y estás pensando en traerle un compañero, debes tener en cuenta que alguna vez se pelearán. Por lo general son disputas sin importancia pero es importante que sepas como reaccionar para evitar heridas y que los problemas vayan a más.

Los gatos que entran y salen libremente de casa son más propensos a toparse con algún felino extraño y pueden producirse peleas. Al producirse fuera de casa son más difíciles de evitar.

Si quieres saber más sobre las peleas que se producen entre gatos y cómo solucionarlo sigue leyendo nuestro artículo de ExpertoAnimal. Es importante saber cuando intervenir y cuando no para evitar arañazos o mordiscos.

¿Por que se pelean los gatos?

Es imposible determinar con exactitud por qué se pelean dos gatos. Solo podemos orientarnos en base al carácter gato y a la situación que se produzca, intentando adivinarlo. Los motivos principales que causan peleas entre gatos son los siguientes:

  • Lucha por el territorio: Especialmente cuando un nuevo felino llega a casa es posible que los gatos que ya viven en el hogar muestren cierto rechazo. Se producen bufidos, emboscadas y puede que tu gato no deje al nuevo acceder a la comida o al agua. Dependiendo del carácter de los gatos, si son machos o si no están esterilizados pueden llegar a producirse heridas si la enemistad va a más. Esta situación puede provocar estrés en el nuevo felino y retrasar su adaptación a la casa.

    Para evitar estas peleas iniciales debes separar los comederos, de manera que el nuevo felino tenga su propio espacio. Así también evitarás que el gato original se sienta invadido al utilizar su comedero otro gato.
  • Lucha por las hembras: Cuando conviven varios gatos en casa, entre ellos machos y hembras sin esterilizar, pueden producirse muchas peleas. Especialmente durante la época del celo, los machos intentarán acaparar a la hembra.

    La esterilización evita estas situaciones, hace más fácil la convivencia y evita embarazos no deseados. Ten en cuenta que es muy difícil mantener a una hembra sin esterilizar alejada de los machos si viven en la misma casa. Informante en nuestro artículo sobre ventajas de esterilizar a un gato para conocer más datos sobre el tema.
  • Defensa: Cuando un gato se siente amenazado o acorralado puede volverse muy agresivo. Puede asustarse de una persona extraña, un perro u otro gato desconocido. Se sienten especialmente asustados si están acorralados y no pueden escapar de esa situación.

Si tu gato eriza su cola, arquea la espalda y comienza a emitir un gruñido ronco significa que se siente amenazado o asustado. No debes nunca intentar cogerlo en brazos o intentar acariciarlo. Lo mejor es que le dejes tranquilo, solo a poder ser. Vuelve cuando esté más calmado. Ten en cuenta qué ha causado esa situación ya que en situaciones similares puede llegar a atacar para defenderse.

La llegada de un nuevo gato

La llegada de un nuevo gato a casa es un acontecimiento muy importante en la vida de nuestros gatos. Ellos se sienten dueños de tu casa por lo que un nuevo felino supone de entrada una invasión de su territorio. Por ello debemos preparar la primera visita de nuestro nuevo gato:

  • Prepara una zona para el nuevo gato: debe disponer de su propia agua y comida. Si en un primer contacto intenta comer del comedero de tu gato original, este puede reaccionar mal.
  • Gruñidos y bufidos: es normal que en el primer contacto los dos gatos se gruñan, se miren fijamente y se muestren muy precavidos. No debes preocuparte, es algo normal. No intentes que jueguen o se acerquen desde el primer momento. Deben hacerlo por su propia cuenta a medida que vayan pasando los días.
  • Presentación gradual: si te es posible haz que la primera visita dure unos minutos y poco a poco deja que compartan espacio. Encerrar a los dos en la misma habitación sin conocerse derivará seguramente en pelea.
  • Evita los celos: intenta prestar la misma atención a ambos gatos. Los celos entre gatos pueden causar enfrentamientos. Tenlo en cuenta sobretodo los primeros días.
  • Pasarelas de gatos: preparar un ambiente en el que un gato pueda esconderse, trepar y sentirse más confortable puede ayudar enormemente a que los primeros días sean más positivos. Te animamos a utilizar pasarelas, repisas y puentes.

Preparar correctamente la llegada del nuevo individuo puede evitarnos peleas y malestar dentro del hogar. Una adopción responsable siempre debe plantearse estos pequeños detalles.

¿Juego o pelea?

Aunque tus gatos se lleven estupendamente es posible que de vez en cuando se produzca alguna pelea. Disponen de comida en abundancia y tienen espacio de sobra pero aun así se pelean. No te preocupes, es algo habitual, los gatos tienen un carácter muy especial y entre ellos se producen y se solucionan pequeñas disputas.

Aun así las peleas no son buenas y debemos saber diferenciar cuando nuestros gatos están jugando o peleándose. En ocasiones, especialmente los gatos jóvenes, juegan muy intensamente y puede que llegado el momento emitan algún gruñido o bufido de aviso. Son momentos en los que el juego va a más. Los gatos lo solucionarán entre sí. No es recomendable intervenir en estos casos a no ser que se haya pasado claramente a la pelea.

Para saber reconocer si es una pelea o un juego entre hermanos debemos observar y prestar atención a cada gato. Si conoces su personalidad podrás reconocer enseguida qué situación se está produciendo.

Como parar una pelea

Para empezar es básico que diferencies una pelea o principio de agresión con una simple alerta. Los gatos, al igual que otros animales, no pueden expresarse entre ellos lo que sienten mediante las palabras. Por ese motivo, ante el malestar o la incomodidad responden mediante bufidos, gruñidos y mostrándose los dientes.

Reprimir esta conducta natural del gato puede derivar en un gato arisco y agresivo ya que le estamos enseñando que no debe gruñir, y por ello podría atacar directamente sin previo aviso. Cuando nuestro gato bufa a otro gato le esta explicando cuáles son sus límites y hasta dónde puede llegar. No te alarmes.

Es importante si observamos peleas entre nuestros gatos no permitamos que vayan a más. Si dejamos que se peleen, pueden llegar a herirse en las orejas o en cuello especialmente. Se habituarán a esa relación y será muy difícil rectificar su conducta. Cuando tus gatos comiencen a pelarse sigue estos consejos:

  • No intentes separarlos: Cuando dos gatos se encuentran enzarzados en una pela pueden arañarte o morderte si intentas separarlos. Nunca metas las manos entre ellos.
  • Llama su atención: Di un "No!" enérgico u otra palabra en tono alto. Un silbido o un golpe también vale. Debes captar la atención de los gatos para que dejen de prestar atención a la pelea. Eso probablemente hará que el individuo menos dominante huya.
  • Spray: Puedes utilizar un spray de agua para corregirlos pero esta acción podría volverse en contra tuya, tenlo en cuenta.
  • Nunca emplees el castigo físico: Las agresiones nunca son productivas. Solo conseguirás que la relación con tu gato empeore. Siempre se debe utilizar el refuerzo positivo. Puedes utilizar recompensas para premiarlos cuando se reconcilien.

Si tus gatos se han peleado o han estado a punto de hacerlo, lo conveniente será intentar anticiparte y prevenir que vuelva a a ocurrir, sigue leyendo y descubre las propuestas de ExpertoAnimal.

¿Cómo evito las peleas?

Para evitar peleas entre los gatos de nuestra casa debemos observarlos y conocer sus personalidades. Cada gato reacciona de forma diferente a ciertas situaciones. Algunos son especialmente ariscos en el momento de compartir la comida y a otros si se les molesta cuando duermen. Sigue estos consejos:

  • Anticiparte: cuando dos gatos están tensos es evidente. Cuando observes que empiezan a buscarse, llama su atención e intenta cortar el malestar de raíz. Una simple palabra en alto puede distraerles y hacer que cese la discusión.
  • Propiciar un ambiente agradable: Las pasarelas, la tranquilidad y la música relajante pueden ayudarte a crear un entorno apropiado para que reine la calma en tu hogar. Si por el contrario te dedicas a gritar, romper objetos y a volver locos a tus gatos es muy probable que pueda surgir algún problemilla.
  • Observa qué causó la disputa: Aunque en ocasiones no sabremos la causa, en otras si. Si descubres que el problema es que compiten por la misma camita o por el mismo juguete, soluciónalo. Compra otra camita o otro juguete para evitar esas peleas. El uso del arenero también puede causar peleas, ¡hazte con dos areneros!

En cuestión de semanas el nuevo gato y el original compartirán juegos y probablemente cama. Los gatos son muy cariñosos entre ellos, en cuanto se conozcan y hayan pasado un tiempo juntos sin peleas, se acicalarán mutuamente y su relación se estrechará. Es muy gratificante que nuestros gatos se lleven bien, ya que pasarán mucho tiempo juntos en casa y en muchos casos sin control de su dueño.

¿Y cuando yo no esté en el hogar?

Lo ideal sería separar a los gatos en distintas zonas de la casa para que no lleguen a pelearse entre ellos. Además de evitar radicalmente cualquier tipo de pelea les ayudará a relajarse y a sentirse confortables.

Al separarles, no olvides que todos deben tener acceso a alimento, agua fresca, un arenero y una zona de confort. Además, los juguetes de inteligencia como es el kong, pueden ayudar a calmar su estrés propiciando relajación y estimulando su mente.

Además, te puede interesar...

  • El síndrome del gato paracaidista
  • ¿Por qué a los gatos les dan miedo los pepinos?
  • Qué hacer si te araña un gato

Si deseas leer más artículos parecidos a Consejos para evitar las peleas de gatos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.