Convivencia entre gatos y bebés

Convivencia entre gatos y bebés

Este artículo sobre la convivencia entre el gato y el bebé es muy posible que ahora no te despierte demasiado interés, pero te puedo asegurar que si tienes gatos en casa, en el momento en que tú o tu mujer se quede embarazada, vas a comenzar a consultar sobre la relación que puede existir entre gatos y bebés.

Es lógico tener dudas sobre el posible comportamiento que los felinos van a tener cuando se presente en casa "otro" bebé, y utilizo la palabra "otro" porque muchas personas tratan a sus mascotas como a sus propios hijos. No digo que esto sea un error, simplemente debemos saber que cada animal es muy diferente y ante la llegada del bebé tal vez su actitud cambie.

Pero no has de tener ningún miedo, a pesar de que como bien sabes los gatos son animales muy poco dados a cambios en su entorno, con algunos consejos y recomendaciones que en ExpertoAnimal te proponemos verás como la transición se hace más sencilla para todos y con el menor número de bajas posible. Sigue leyendo y descubre la convivencia entre el gato y el bebé junto con consejos para que se lleven bien.

Consideraciones previas a la llegada del bebé a casa

Para que la convivencia entre gatos y el bebés sea lo más cordial posible, has de tener en cuenta antes de que el recién nacido llegue a casa que los gatos los ven casi como si fueran extraterrestres. Básicamente es porque emiten ruidos extraños y estridentes (como el llanto), diferentes olores, consideran al gato como un juguete, en definitiva, presentan una conducta completamente imprevisible, si tanto es así para sus propios padres, imagina lo que tiene que suponer para el pobre gato.

Cuando el bebé llegue a casa, prácticamente cualquier rutina que el gato tuviera asimilada va a quedar obsoleta de inmediato. La adaptación para el bebé será más sencilla, se trata de un animal racional que irá aprendiendo a base del método "ensayo-error", sin embargo para el gato va a resultar más difícil porque no es un animal muy dado a cambios.

Por eso serán muy importantes los primeros momentos de convivencia y por supuesto no quitar ni un ojo a ambos cuando se encuentren cerca entre ellos. Normalmente si al gato no le gusta estar cerca del bebé, tratará de evitarlo, pero el recién llegado tendrá curiosidad (más que el propio gato).

¿Cómo evitar que el gato esté celoso del bebé?

Será fundamental seguir prestando atención a nuestro felino, apostar por mejorar su enriquecimiento ambiental, pasar tiempo con él y estimularle física y mentalmente. No vamos a poder evitar los cambios, tan indeseables para los gatos, pero sí podemos hacer que asocie la llegada del bebé con experiencias positivas.

¿Cómo presentar un bebé a un gato?

Los primeros acercamientos son fundamentales, de hecho, los primeros momentos tras el nacimiento del bebé, sería bueno volver a casa con alguna mantita o ropita que éste haya usado y ofrecérsela al gato para que pueda olerla, que comience a familiarizarse con el olor.

Es muy recomendable que mientras hacemos esto, ofrezcamos al gato todo nuestro cariño, elogios e incluso golosinas, para que pueda asociar ese olor a cosas buenas desde el primer momento. De esa manera la convivencia entre el gato y el bebé comenzará con buen pie.

La llegada el bebé a casa:

  • Los primeros momentos son importantes, como todo buen animal curioso que se precie, el gato se acercará entre dudoso y temeroso al recién nacido, momento en el que tendremos que ser muy cautelosos pero actuar con mucha templanza, acariciando al gato y hablando con mucha suavidad. En el caso de que el gato trate de tocar al bebé tienes dos opciones, si te fías de tu gato, permíteselo, que vea que no hay riesgo, en caso de que no tengas total confianza, apártalo suavemente, sin asustarlo ni castigarlo en ningún momento.
  • En el caso de que el gato se asuste del pequeño, no debes forzar su comportamiento. Deja que supere su miedo poco a poco y tarde o temprano volverá a acercarse al bebé.
  • Si todo marcha como debe no debes permitir que el primer contacto se alargue mucho en el tiempo, distrae la atención del gato a otras cosas.

¿Cómo acostumbrar un gato a un bebé?

Si sigues estos consejos conseguirás que la relación entre bebé y gato sea completamente segura y vaya aumentando su amistad a medida que el niño crece. Debes ser paciente y tomar las medidas oportunas entre gatos y bebés para evitar los riesgos que puede conllevar una mala convivencia:

  1. No quites un ojo de encima al bebé cuando el gato ande cerca. Cuando el bebé duerma es conveniente que si el acceso a su cuna es sencillo para el gato, que la puerta permanezca cerrada.
  2. Comprobar desde el primer momento si el bebé sufre alguna reacción alérgica en su piel, si es así, ir al médico para determinar si puede resultar por el pelo del animal.
  3. Antes de que el bebé llegue, trata de reajustar los horarios del gato o lugares en los que come y hace sus necesidades a las que va a tener el recién nacido. Los cambios para el gato, cuanto más tiempo de previsión mejor.
  4. Debe ir acostumbrándose tanto a su olor como a su sonido. Ninguna zona de la casa debe estar vetada para el niño.
  5. Corta las uñas al gato regularmente para minimizar el riesgo de arañazos. Si no sabes cómo hacerlo consulta con tu veterinario.
  6. El gato debe tener claro lo que está prohibido cuando tienes al bebé en brazos o se le está alimentando, como por ejemplo que se suba y se acerque o que se meta en la cuna.
  7. Tú mismo conoces bien a tu propia mascota, atiende en la medida de lo posible a su expresión corporal. Cuando requiera atención se la hemos de dar siempre que se pueda, y si se muestra agitado, mejor dejarlo tranquilo y alejar al bebé de su entorno.
  8. En gran medida el comportamiento del gato será un reflejo del mostrado por sus dueños en los momentos que se acerca al bebé. Trata de no mostrar temor por lo que pueda pasar, el gato se sentirá más tranquilo y podrá acercarse a su ritmo al bebé. Para poder educarlo correctamente también requiere de un voto de confianza.
  9. Cada gato es un mundo diferente, teniendo en cuenta el carácter y personalidad que ya conoces, podrás prever ciertos comportamientos respecto al bebé.
  10. Siempre, repito, siempre, debes cuidar mucho de la higiene de la casa o apartamento. Que el gato no se suba a los lugares en los que el bebé pasa más tiempo y trata de tenerlo todo lo más limpio posible en todo momento.

Vas a ver como la convivencia entre el gato y el bebé se va a convertir en toda una gozada y os van a regalar momentos muy simpáticos y emotivos. Además ten en cuenta que los últimos estudios revelan que los niños que crecen junto a una mascota corren menos riesgo de padecer enfermedades con el paso de los años.

Problemas entre gatos y niños

Si bien en la mayoría de ocasiones la convivencia entre gatos y bebés suele ser positiva cuando se realiza de forma regular y con las pautas indicadas, será fundamental tomar ciertas precauciones con respecto a la salud y a la aparición de problemas del comportamiento.

Enfermedades transmisibles entre bebés y gatos

Existen algunas patologías que pueden padecer los gatos que son enfermedades zoonóticas, es decir, que pueden transmitirse al ser humano. Por ese motivo te aconsejamos visitar a tu veterinario cada 6 o 12 meses como máximo, seguir de forma adecuada el calendario de vacunación del gato y la rutina de desparasitación interna y externa, para minimizar los riesgos, aunque tus gatos no salgan del hogar.

Problemas de conducta: mi gato bufa a mi bebé

En algunos casos podemos observar que el gato bufa, se eriza o se esconde cuando observa al bebé. Es un comportamiento frecuente y suele estar relacionado con el miedo, pues el gato no es capaz de interpretar de qué clase de criatura se trata. Es importante ser pacientes e ignorar este comportamiento, ya que si regañamos al gato se puede producir una asociación negativa, es decir: el gato asocia al bebé con una mala experiencia.

En estos casos lo más adecuado es acudir a un especialista en comportamiento felino o un veterinario etólogo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Convivencia entre gatos y bebés, te recomendamos que entres en nuestra sección de Curiosidades del mundo animal.