¿Cuánto tarda un gato en adaptarse a una nueva casa?

¿Cuánto tarda un gato en adaptarse a una nueva casa?

El gato es un animal de costumbres que todavía conserva mucho de lo que serían sus hábitos y su comportamiento instintivo en la vida salvaje. Por ello que, ya sea porque has decidió adoptar un gatito o porque vas a mudarte con tu compañero peludo, debes tomar en consideración el tiempo que necesitará el felino para adaptarse a su nuevo hogar, haciendo todo lo que esté a tu alcance por facilitarle el proceso.

En este artículo de ExpertoAnimal te explicamos cuánto tarda un gato en adaptarse a un nuevo hogar y compartiremos nuestros consejos y recomendaciones para saber cómo acostumbrar a un gato a una nueva casa.

El periodo de adaptación de los gatos

El periodo de adaptación de un gato puede variar en función de distintos factores, como su personalidad y las experiencias pasadas. Por ejemplo, un gato recién adoptado que haya sufrido malos tratos por parte de otros humanos, probablemente se mostrará muy desconfiado e inseguro y, por ende, su periodo de adaptación será más lento. Así mismo, un gato que ya conviva con nosotros, pero se muestre muy reticente a los cambios, puede tardar bastante en adaptarse a su nuevo hogar en caso de mudanza.

Por lo general, en un felino que no arrastre traumas y que no haya tenido problemas de socialización, una semana o semana y media serán más que suficientes para que se sienta completamente a gusto en su nueva casa. Quizá algunos gatitos de carácter tímido requieran un poco más de tiempo, pero siguiendo nuestras recomendaciones serás capaz de brindarle tranquilidad incluso a felinos que hayan atravesado experiencias dolorosas. Para ello, a continuación te ofrecemos algunos consejos para lograr que el gato pueda adaptarse a su nueva casa rápidamente, tanto si se trata de un gatito recién adoptado como si estás planificando una mudanza con tu gato.

Si pasado este período de tiempo tu gatito continúa sobresaltando, gruñendo y tratando de esconderse, es muy posible que arrastre un trauma severo, por lo que te sugerimos acudir a un especialista.

¿Cómo adaptar un gato recién adoptado a un nuevo hogar?

Los gatos son animales muy apegados a la rutina, por lo que un pequeño cambio en las actividades diarias les afecta. Si acabas de adoptar uno, es normal que se muestre desconfiado y arisco. Además de no saber quién eres ni cuáles son tus intenciones, se encontrará de repente en un entorno extraño, lleno de olores desconocidos y sin una sola marca de su propio aroma, tan importante para que los felinos se sientan cómodos.

La llegada al hogar es crucial para que se acostumbre lo más rápido posible al nuevo entorno. Algunos felinos se sentirán a sus anchas desde el principio, explorando y adueñándose de todo rápidamente, pero esto no es lo más común. Por ello, ten en cuenta nuestras recomendaciones:

Prepara su llegada

Cuando adoptas un gato es importante que te anticipes a su llegada y prepares todo para tal acontecimiento. Para ello, consulta nuestro artículo sobre "Cómo preparar la llegada de un gato a casa". Independientemente de si vives en una casa, apartamento o piso, es mejor que para el primer contacto destines alguna habitación del hogar para uso exclusivo del felino, así podrá permanecer en ella durante el rato que quiera sin ser molestado por nadie. A esta habitación la llamaremos "espacio seguro" porque será el lugar al que tu nuevo amigo podrá acudir siempre que necesite buscar ese refugio o seguridad.

En esta habitación tendrás que colocar una caja con arena limpia, los recipientes de agua y comida y la que será la cama del minino de ese momento en adelante. Eso sí, el arenero debe estar lo más lejos posible del comedero y la cama, puesto que los gatos son animales muy pulcros. Así mismo, te recomendamos hacer uso de feromonas sintéticas como FELIWAY Optimum Difusor, una nueva generación de feromonas felinas que permite ayudar al gato a mantenerse relajado, calmado y feliz. Los gatos emiten de forma natural distintas feromonas que los ayudan a comunicarse con otros felinos, a entender su entorno y a sentirse seguros. Por estos motivos, las feromonas sintéticas serán tus grandes aliadas a la hora de adaptar un gato a su nueva casa. Además de fomentar la tranquilidad y ayudar a que se adapte mejor, el felino se mostrará más receptivo y cariñoso contigo, lo que permitirá empezar a trabajar en vuestro vínculo. Es recomendable colocar el difusor en la habitación 24 horas antes de la llegada del gato.

Deja que esté en la habitación el tiempo que necesite, cuando se sienta preparado explorará su alrededor, solo debes darle tiempo y respetar su ritmo.

Sé paciente

La buena relación con todos los miembros de la familia debe comenzar a construirse desde el primer día. Obviamente, el primer acercamiento se da con la persona que lleva el gato a casa. Lo ideal es recogerlo en un transportín donde pueda sentirse seguro, sin estar obligado a ser cargado por un ser humano desconocido. En el trayecto a casa, utiliza un tono de voz suave y tranquilizador para conversar con el felino. Permite que te olfatee a través de la rejilla del transportín y respeta su decisión si lo que quiere es quedarse en el fondo de este.

Al llegar a casa y dejarlo en la habitación que hemos descrito, deja que decida en qué momento abandonar el transportín, no lo fuerces a hacerlo. Permanece atento cuando lo haga, dejando que olfatee, y retírate si lo notas muy tenso. Dale tiempo para que explore a solas la habitación y luego vuelve. Si lo notas más calmado, siéntate en el suelo para no intimidarlo con tu estatura y permanece quieto para que se acerque a ti solo cuando lo desee.

Es probable que se aproxime para olisquear. Deja que lo haga un par de veces antes de intentar una caricia. Mantén cerca algún delicioso alimento que ofrecerle como premio, de esta forma interpretará que estar contigo es positivo. Cuando el gato se sienta cómodo contigo, los otros miembros del hogar pueden aplicar el mismo método para que identifique sus olores y no lo tomen por sorpresa el encontrarse con ellos en el resto de los espacios. Insistimos en la importancia de ser paciente y respetar el ritmo de adaptación del gato a su nuevo hogar y familia.

Aumenta el enriquecimiento ambiental

Una vez que el minino se haya decidido a explorar toda la casa y que percibas que se siente más seguro y confiado, es momento de trasladar sus pertenencias a las zonas donde estarán de allí en adelante. Por supuesto, si consideras que el recién llegado estará mejor en la habitación que habilitaste para él, puedes dejar que continúe durmiendo ahí. Al final, lo más importante es conocer al animal y adaptarse a sus necesidades para conseguir que el gato pueda adaptarse a su nueva casa y, lo más importante, viva feliz.

Si decidiste retirar sus pertenencias de la habitación porque es lo mejor para él, recuerda colocar los recipientes de agua y comida en sitios de fácil acceso para el felino, pero que no sean tan transitados por los humanos. Lo mismo con la caja de arena, teniendo en cuenta colocarla lejos de la comida. Ubica la cama en un sitio cálido y protegido, donde el gato pueda descansar pero sin sentirse aislado.

Por otro lado, aprovecha para fomentar el enriquecimiento ambiental añadiendo juguetes variados que permitan estimular al felino física y mentalmente, rascadores con varias alturas y/o baldas, preferiblemente en las áreas donde se hace la vida familiar para que el felino pueda compartir y divertirse con todos.

¿Cómo acostumbrar a un gato a una nueva casa?

Como apuntábamos al inicio del artículo, si lo que ocurre es que ya convives con un gato adulto y vas a realizar un cambio de domicilio, es lógico que te preguntes qué pasos seguir y cómo acostumbrar a un gato a su nueva casa. Pues bien, para estos casos se deben seguir exactamente los mismos pasos ya mencionados, pero con algunas modificaciones que explicaremos. Es decir, traslada todo el mobiliario al nuevo hogar antes de llevar a tu gato, habilita una habitación solo para él con todas sus pertenencias y déjalo ahí con el transportín para que él solo salga cuando se sienta preparado, olisquee y explore.

Es muy importante que realices toda la mundanza antes de llevar al animal al nuevo hogar por una razón muy sencilla: evitar más estrés. Los gatos son animales que se estresan con mucha facilidad, y los ruidos, los desconocidos y los movimientos bruscos son algunos de los factores que provocan ansiedad en ellos. Por ello, recomendamos evitar esta situación al felino y llevarlo cuando todo esté en orden. Así, además, podrá reconocer los olores del mobiliario y adaptarse a su nueva casa mucho más rápido.

Ahora bien, ¿qué hacer durante este proceso? ¿Dónde ubicar al gato mientras se traslada todo el mobiliario? Estas son preguntas que debes hacerte porque lo más probable es que, en cuanto detecte que empiezas a moverlo todo, el animal empiece a estresarse. Para evitarlo, presta atención a nuestros consejos:

Prepara una habitación en la casa actual

Esto es muy importante para mantener ese estado de seguridad y confianza en el animal mientras se lleva a cabo todo el cambio de mobiliario. Así, tendrás que preparar una habitación con todos los utensilios básicos para tu gato y dejar que permanezca ahí, calmado y tranquilo, mientras la familia lo recogéis todo. Para un mayor éxito, nuevamente recomendamos poner en esta habitación FELIWAY Optimum Difusor.

Es fundamental que nadie moleste al animal mientras se lleva a cabo la mudanza para no entorpecer ese estado de tranquilidad. Cuando ya esté todo listo y solo falten las pertenencias de tu gato y, por supuesto, tu gato, entonces procede a introducirlo en su transportín. El animal debe estar familiarizado con el uso del transportín y asociarlo con estímulos positivos para no estresarse. Si no es así, entonces tendrás que trabajar en esto semanas antes de la mudanza colocando el transportín abierto, dejando su manta dentro, golosinas, etc., para que el animal entre y lo perciba como un lugar seguro. Prémialo cada vez que entre y se tumbe.

Prepara un espacio en la nueva casa

Como ya hemos comentado, en su nuevo hogar tendrás que habilitar otro espacio con todas sus cosas para que permanezca ahí el tiempo necesario para él. Cuando esté listo, saldrá, explorará cada rincón y, poco a poco, se adaptará a su nuevo hogar.

Aconsejamos colocar el difusor de feromonas en esta nueva habitación 24 horas antes de la llegada del animal para que se sienta un poco más "como en casa". Además, como ya hemos repetido durante todo el post, la paciencia, el cariño y el respeto son la clave para conseguir que el gato se acostumbre a su nueva casa. Así, no lo fuerces, deja que él solo explore cada rincón y traslada sus pertenencias cuando el animal esté preparado.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cuánto tarda un gato en adaptarse a una nueva casa?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Qué necesitas saber.