¿Cuánto vive un perro?

¿Cuánto vive un perro?

Seguro que en más de una ocasión has escuchado la teoría de que un año de vida humano equivale a siete de perro. Sin embargo, esta afirmación no es más que un mito. Los perros envejecen a un ritmo muy distinto al nuestro, por lo que para calcular su esperanza de vida se deben tener en cuenta una gran variedad de factores, siendo la raza uno de los más importantes.

Si te estás preguntando cuánto vive un perro, te recomendamos que nos acompañes en el siguiente artículo de ExpertoAnimal en el que explicamos todo lo que debes saber acerca de la esperanza de vida de los perros según la raza.

 

Factores que afectan a la esperanza de vida de un perro

Seguro que en alguna ocasión has escuchado que los perros pequeños tienen una mayor esperanza de vida que los perros grandes. Sin embargo, la raza no es el único factor que afecta a la longevidad de nuestras mascotas. En este apartado, explicamos los distintos condicionantes que pueden condicionar la esperanza de vida de los perros.

Raza o tamaño

Por regla general, las especies mamíferas de mayor tamaño tienen una esperanza de vida más larga que las especies pequeñas. Por ejemplo, es conocido por todos que los elefantes o las ballenas son especies mucho más longevas que los ratones.

Sin embargo, este hecho entra en contradicción con lo que ocurre dentro de las razas de una misma especie, pues existe evidencia de que dentro de las especies, los individuos más grandes tienen una esperanza de vida más corta. Esto resulta especialmente evidente en la especie canina, en la que se ha demostrado que por cada 2 kg de peso, la esperanza de vida disminuye alrededor de 1 mes.

La esperanza de vida de una especie depende de:

  • El momento en el que comienza su senescencia.
  • Su tasa de envejecimiento.
  • Su tasa de mortalidad.

En el caso concreto de los perros, parece que la amplia variabilidad de la esperanza de vida entre razas se debe fundamentalmente a la tasa de envejecimiento. Los perros grandes, por su mayor tasa de crecimiento y el mayor desgaste metabólico de su organismo, envejecen a un ritmo notablemente más acelerado que los perros pequeños, de ahí que sean animales menos longevos.

Si llegados a este punto te estás preguntando cuánto es un año en perros, debes saber que no existe una respuesta única. El ritmo de envejecimiento varía en función de la edad y del tamaño de la raza, por lo que debemos tener en cuenta estos factores a la hora de calcular la equivalencia entre los años de vida humanos y caninos. A continuación, explicamos cómo puedes calcular esta correlación:

  • Para comenzar, debemos considerar que el primer año de los perros corresponde a unos 15 años humanos en las razas pequeñas/medianas y a unos 16 años humanos en las razas grandes.
  • A los 2 años de vida los perros tienen un equivalente a unos 24 años humanos.
  • A partir de entonces, sumaremos 5 años humanos por cada año canino. Es decir, 3 años de perro corresponden a 29 años humanos, 4 años de perro corresponden a 34 años humanos y 5 años de perro corresponden a 39 años humanos.
  • A partir de los 5 años sumaremos por cada año canino 4 años humanos en razas pequeñas, 6 años humanos en razas medianas y 8 años humanos en razas grandes.

Cuidados

Debemos saber que, aunque una mayor calidad de vida no evita el proceso de envejecimiento, sí que lo retrasa. Por ello, mejorar la calidad de todos los factores medioambientales que estén en nuestra mano, será fundamental para hacer que el envejecimiento sea una etapa menos aguda y agresiva para nuestras mascotas.

A continuación, enumeramos los principales cuidados que ayudan a retrasar el envejecimiento en los perros, y con ello, a alargar su esperanza de vida:

  • Alimentación: una dieta equilibrada y acorde a las exigencias de cada etapa vital será fundamental para mantener un buen estado de salud de nuestras mascotas.
  • Ejercicio físico: de igual manera, el ejercicio físico diario, acorde a las necesidades de cada raza y edad, ayudará a mantener un buen estado de salud, previniendo la obesidad y todas las enfermedades asociadas a la misma. ¿Cuánto ejercicio debe hacer un perro al día? Descubre la respuesta aquí.
  • Higiene: entendiendo la higiene no solo como el aseo de nuestra mascota (con cepillados, baños, etc.) sino también como la limpieza del medio en el que se encuentra.
  • Calendario de vacunación y desparasitación: cumplir con el calendario de vacunación y desparasitación permitirá prevenir una gran variedad de enfermedades infecciosas y parasitarias, algunas de ellas graves e incluso mortales. No dudes en consultar el Calendario de vacunas para perros en este post que te recomendamos.
  • Revisiones veterinarias: los chequeos veterinarios periódicos permitirán detectar cualquier proceso patológico en estadios iniciales e instaurar tratamientos de forma temprana, lo que mejorará el pronóstico y la esperanza de vida de los animales.

Enfermedades

Como puedes imaginar, las enfermedades también se encuentran entre los factores que influyen en la esperanza de vida de los perros, pues afectan a su tasa de mortalidad. Algunas patologías se relacionan con:

  • La edad: por ejemplo, las enfermedades del desarrollo en perros jóvenes o las neoplasias en perros mayores.
  • El sexo: como los tumores de mama en las perras.
  • La raza: como las hernias de disco en los teckel.

No obstante, independientemente de que exista o no una predisposición en los individuos, las enfermedades afectarán de forma directa a la longevidad de los perros. Por ello es fundamental proporcionales una buena medicina preventiva que permita evitar o retrasar, en la medida de lo posible, la aparición de cualquier patología.

¿Cuánto vive un perro pequeño?

Los perros de razas pequeñas, como el chihuahua, el caniche, el pomerania o el yorkshire, viven alrededor de 12-17 años. No obstante, hay algunos individuos de razas pequeñas especialmente longevos que han llegado a superar los 20 años de vida.

¿Cuántos años vive un perro mediano?

Los perros medianos, como el beagle, el cocker, el bull terrier o el bulldog inglés, tienen una esperanza de vida de entre 10-15 años. Es decir, son algo menos longevos que los perros de raza pequeña.

¿Cuántos años vive un perro grande?

Los perros grandes, como el pastor alemán, el bóxer, el labrador o golden retriever tienen una esperanza de vida de 8-12 años. En el caso de las razas gigantes, como el mastín, el terranova o el gran danés, la esperanza de vida se reduce a 6-11 años.

 

Algunas razas de perros y su esperanza de vida

Aunque ya hemos hablado de forma general sobre la longevidad los perros en función de su raza, en este apartado detallaremos de forma más específica la esperanza de vida de algunas de las razas de perros más conocidas:

  • Beagle: 12-15 años
  • Bichón maltés: 12-15 años
  • Border collie: 12-13 años
  • Boston terrier: 12-15 años
  • Bóxer: 9-12 años
  • Bull terrier: 10-14 años
  • Bulldog francés: 10-12 años
  • Bulldog inglés: 8-10 años
  • Caniche: 12-15 años
  • Chihuahua: 12-20 años
  • Chow chow: 9-12 años
  • Cocker spaniel: 12-15 años
  • Doberman: 10-13 años
  • Galgo: 10-14 años
  • Golden retriever: 10-15 años
  • Gran danés: 6-8 años
  • Labrador retriever: 10-13 años
  • Mastín del Pirineo: 7-14 años
  • Pastor alemán: 9-13 años
  • Pitbull o bulldog americano: 8-15 años
  • Pomerania: 12-16 años
  • Shih-tzu: 10-16 años
  • Teckel: 14-17 años
  • West Highland White terrier: 12-16 años
  • Yorkshire: 13-16 años

No obstante, debes recordar que estos datos son simplemente orientativos. Como hemos explicado a lo largo del artículo, existen otros muchos factores más allá de la raza que pueden afectar a la esperanza de vida de los perros. Por ello, te recomendamos que tomes estos valores únicamente como una aproximación.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cuánto vive un perro?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidados básicos.

Bibliografía
  • Castells, E., Rómulo, J. (2016). Puntos clave de la geriatría canina. Servet
  • Kraus, C., Pavard, S., Promislow, D.E.L. (2013). The size-life span trade off decomposed: why large dogs die young. The American Naturalist; 181(4):492-505