Cuidados de un pastor belga malinois

Cuidados de un pastor belga malinois

El pastor belga malinois es una mascota magnífica, tanto por su indudable inteligencia como por su bella estampa ( para mi gusto, uno de los perros más bonitos del mundo). Este pastor belga malinois tiene muchas similitudes de carácter con las otras tres variedades de pastor belga: el laekenois, el tervueren y el groenendael. Sin embargo, es totalmente distinto en su aspecto general y en su pelaje.

Está demostrado que genéticamente las diferencias entre ellos son inapreciables; tanto es así que de una camada de cualquier tipo de pastor belga, pueden salir cachorros absolutamente distintos de sus progenitores.

Si continuas leyendo ExpertoAnimal te señalaremos el temperamento especial y los más idóneos cuidados de un pastor belga malinois.

Control veterinario

Es imperativo que el veterinario visite a vuestro perro recién adoptado. El calendario de vacunación, el chip, y la revisión a fondo, son absolutamente imprescindibles.

El veterinario también os marcará la pauta a seguir con su alimentación y la posibilidad de administrarle complementos vitamínicos a vuestro pastor belga malinois. Es un perro con mucha actividad y en ocasiones sufre carencias por exceso de ejercicio.

La importancia del ejercicio

Que vuestro pastor belga malinois haga ejercicio, es fundamental. Pero no un ejercicio somero, todo lo contrario; debe ejercitarse como si fuera a prepararse para una olimpiada. También los paseos serán muy importantes: necesita al menos 90 minutos repartidos entre 2 y 3 paseos diarios.

El pastor belga malinois es un can atlético, un prodigio de la naturaleza. Por lo tanto, supongo que ya lo estabas sospechando... , un piso no es el mejor de los hábitats para un perro de sus fenomenales características físicas.

Una granja o una casa solariega habitada durante todo el año son los sitios idóneos para tener un perro tan competente como éste. Descubre en ExpertoAnimal ejercicio para practicar con tu perro adulto y empieza ya a ponerle en forma.

Perro de servicio

El pastor belga malinois no es un perrito faldero; es un perro de servicio que durante años ha sido utilizada como tal. Es decir, es una raza de perro que precisa, le conviene, necesita, un trabajo, función o misión que cumplir. De esta forma se siente estimulado y útil dentro del hogar. Proponerle juegos de inteligencia es una opción muy indicada.

Es un perro de acción, no solamente física, sino también intelectual. Necesitan aprender, ser adiestrados y ejercer lo aprendido: desde practicar agility, buscar trufas hasta el pastoreo.

La importancia de un correcto adiestramiento

Una diferencia del pastor belga malinois respecto a sus congéneres de las otras variedades de pastor belga es su mentalidad de cachorro hasta bien entrado en la edad adulta.

Este inhabitual comportamiento inmaduro/adolescente se prolonga hasta los tres años de edad, y según en qué ejemplares continúa hasta los cinco años. Por este motivo el pastor belga malinois precisa un adiestramiento profesional. Necesita personas que sepan de qué va el asunto, conozcan la raza, y menos hablar inglés y escribir en un teclado, le enseñen todo lo demás al perro.

Es muy peligroso tener este perro sin adiestrar correctamente. Si no se le señala una función concreta, ni se le estrena adecuadamente; el perro puede atribuirse por sí mismo un trabajo a desempeñar: guardar la casa, por ejemplo.

Es problema es que, si esto sucede, el perro se mostrará implacable: se lanzará a cualquier intruso que penetre en la propiedad, tanto si es un ladrón, como si es un niño que traspasa la valla para recuperar una pelota perdida. Un buen seguro de responsabilidad civil es muy conveniente.

Para evitar estos problemas, especialmente los relacionados con personas, será muy importante educarle desde cachorro mediante el proceso de socialización y posteriormente en la obediencia básica. Además de sentirse bien con nosotros le ayudará en su desarrollo mental.

Alimentación

La alimentación del pastor belga malinois debe ser muy proteínica, en el buen entendido que cumpla el requisito fundamental de ejercer una actividad física extenuante.

Una buena manera de pasear al perro si, por el motivo que sea, no puede realizar el ejercicio necesario para su buena salud física y mental, será pasearlo en bicicleta (intuyo que se comprende que quién debe ir montado en la bicicleta serás tú, no el perro). De este modo obligarás a tu pastor belga malinois a trotar junto a ti (con correa) y ejercitarlo de forma conveniente. Harás de él un perro feliz.

Obviamente, en cada edad o circunstancia del perro escogerás el tipo de pienso idóneo: cachorro, adulto, abuelo o castrado. Necesita una buena cantidad de agua renovada a diario.

Cuidados del manto

El pastor belga malinois tiene el pelo tan sumamente corto que con un cepillado semanal tendrá suficiente, excepto durante el periodo de muda que se le realizará cada día.

Periódicamente deberás limpiarle los ojos con suero fisiológico o una infusión de manzanilla tibia, las orejas con una torunda de algodón o gasa estéril y los dientes con un cepillo o snacks antisarro.

Cuando lo bañéis ( una vez cada mes o dos), usad champús de calidad. No olvidéis durante el periodo estival protegerlo contra los parásitos adecuadamente y revisar su epidermis.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados de un pastor belga malinois, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidados básicos.