Cuidados de una perra después de una cesárea

Cuidados de una perra después de una cesárea

Tener una perra embarazada en casa puede ser muy emocionante para toda la familia, que se encuentra a la espera de los nuevos miembros que están por llegar. Durante la gestación, la futura madre necesita una serie de cuidados y chequeos veterinarios para determinar que todo esté bien.

En los chequeos es posible detectar factores que podrían traer problemas durante el parto, especialmente cuando la madre es de raza braquicéfala. De igual forma, durante el parto también pueden presentarse dificultades, que ameritan la realización de una cesárea. Tras un procedimiento quirúrgico de este tipo, la madre necesitará atenciones extra, por lo que te presentamos esta guía sobre los cuidados de una perra después de una cesárea.

¿Cómo curar la herida?

Usualmente una cesárea dura alrededor de 45 minutos. Puede haber sido programada si se detecta algún problema en las ecografías, o que sea una medida de emergencia cuando se presentan inconvenientes durante el parto, como una labor demasiado larga y sin resultados o contracciones débiles.

Si la cesárea fue exitosa, la madre requerirá de dos días de vigilancia en la clínica veterinaria, tras los cuales puede ser llevada a casa. Ya en el hogar, la herida de la cesárea requiere atención diaria para sanar correctamente y evitar que se abra o se infecte. En este sentido, lo que se recomienda es limpiar la herida todos los días con un poco de yodo o povidona diluida con agua. Se limpia con gasas y se seca. Luego, se debe aplicar alguna crema cicatrizante.

Es posible que la perra trate de hurgarse la herida, acto que hay que evitar a toda costa, pues si se arranca los punto puede infectarse o incluso exponer sus órganos internos si te descuidas. Lo ideal es colocarle un collar isabelino mientras cicatriza la zona. Seguramente no será lo más cómodo para la madre, pero puedes retirarlo bajo tu supervisión para que coma, por ejemplo, y luego volvérselo a poner. De igual forma, de ser necesario se recetará algún fármaco contra el dolor.

¿Se debe cuidar la alimentación de la perra después de la cesárea?

Como con cualquier perra que acaba de dar a luz, la alimentación de la madre debe cuidarse más después del parto. Consulta con tu veterinario sobre el tipo de pienso o alimento que requiera la madre, de acuerdo a sus necesidades nutricionales y la de los cachorros, puesto que su alimentación se verá directamente reflejada sobre la leche que produzca.

Por lo general, durante los primeros días se recomienda ofrecer a la perra pienso formulado para cachorros, pues este tiene mayor concentración de vitaminas y minerales. La comida debe estar disponible en todo momento. Además, el agua también es sumamente importante y, por ello, se aconseja cambiarla varias veces al día para que esté siempre fresca.

Tranquilidad ante todo

Obviamente la perra necesitará un ambiente tranquilo tanto para recuperarse de la cesárea como para criar a sus cachorros. Lo ideal es reservar un espacio de la casa poco transitado y sin ruido para que la familia canina tenga paz, pero sin que esto implique aislarla de la vida hogareña.

Evita que personas desconocidas quieran acercarse a la madre o manipular a los cachorros, para no exponerlos a un estrés innecesario.

¿Y la alimentación de los cachorros?

Tras una cesárea, es común que surja la duda de si los cachorros deben ser o no amantados por la madre, por lo que te recomendamos consultar a tu veterinario al respecto, pues las opiniones varían.

En caso de que no haya ningún problema con que sean amamantados, debes estar atento a que no se acerquen a la herida y doblar la vigilancia sobre el estado de la misma. De igual forma, la cantidad y la calidad del alimento para la madre debe multiplicarse. Si te recomiendan no permitir que los amamante, te tocará a ti encargarte de la alimentación de los recién nacidos.

En cualquiera de las dos opciones, inmediatamente después de la cesárea lo ideal sería que la madre despertará y se colocará a sus pequeños cerca de ella, para estimular el vínculo entre la nueva familia.

Ahora que conoces los cuidados de una perra después de una cesárea y conoces de primera mano los riesgos de un embarazo, no olvides tomar en cuenta la opción de esterilizarla para evitar que vuelva a pasar por la misma situación. Si tienes dudas acerca de esta decisión, no te pierdas nuestro artículo sobre las ventajas de esterilizar a un perro.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados de una perra después de una cesárea, te recomendamos que entres en nuestra sección de Gestación.