Cuidados del gato himalayo

Cuidados del gato himalayo

El gato himalayo en su origen fue un cruce entre gato persa y siamés. En Europa se le considera una variedad del gato persa. En Estados Unidos se le considera raza propia.

Debido a su pelo largo y a su morfología, el gato himalayo precisa cuidados específicos para que el felino conserve su belleza y esplendor naturales. Si tienes uno o estás pensando en adoptar, tienes que saber en que consisten.

En este artículo de ExpertoAnimal te aconsejaremos sobre los cuidados del gato himalayo, siempre en relación a sus características:

Cuidados de belleza básicos

Su denso, suave y largo pelaje precisa un escrupuloso cepillado. La frecuencia idónea del cepillado sería de tres veces semanales. Sin embargo, lo óptimo es un leve cepillado diario de apenas cinco minutos, con lo cual eliminas de raíz dos problemas:

  • El primer problema que evitas es que se produzcan nudos en su pelo, que deberás luego recortar.
  • El segundo problema, y el más importante, es que de esta manera minimizas la ingesta de pelo cuando el gato se lame para acicalarse. De este modo evitas las molestas bolas de pelo estomacales que tu gato regurgita con gran fatiga.

Si tienes problemas con la ingesta de bolas de pelo te recomiendo que leas nuestro artículo sobre la malta para gatos, un producto natural que ayuda a eliminarlas fácilmente.

Cuidado de los ojos

El gato himalayo precisa de un estricto cuidado de sus preciosos ojos azules. Con una diminuta torunda de algodón debes limpiárselos con una infusión tebia de manzanilla. Hazlo siempre que desees realizarle una limpieza a fondo.

Luego sécalos bien con un pedacito de gasa estéril. Para una limpieza cotidiana puedes usar suero fisiológico, procediendo del mismo modo antes señalado.

Problemas en el aparato digestivo

Si a tu gato himalayo le suceden problemas digestivos como consecuencia de las fastidiosas tricobezoares (bolas de pelo en el aparato digestivo), puedes adminístrale una solución de aceite de parafina para que las expulse si no tienes malta.

Si observas un malestar generalizado llévalo al veterinario, pues es un problema nimio que si no se controla puede volverse grave. Una vez resuelto el problema, esmera el cepillado de tu gato himalayo para que no quede pelo muerto en su manto y se repita el suceso.

Otros cuidados

El gato himalayo debe bañarse cuando esté sucio, pero teniendo especial cuidado en secarle el pelo a conciencia. Un secador lo más silencioso posible y sin excederse en la temperatura de secado será una herramienta eficaz para la belleza y salud del gato.

Si tu gato parece detestar el agua también puedes utilizar toallitas húmedas o champús de lavado en seco. Es muy importante que prestes atención a un cuidado exhaustivo del manto.

Es muy conveniente que cíclicamente un profesional recorte el pelo de esta raza de gatos. No pruebes de hacerlo tu solo sin tener conocimientos previos puesto que puedes realmente tener un incidente con el animal. Observa al estilista cómo lo hace antes de ponerlo en práctica.

A la par de los ojos, también debemos estar atentos a la higiene de sus orejas y dientes. Utiliza una gasa estéril para las orejas y introdúcela con cuidado de forma mensual, de esta forma retirarás los restos de cera que resten. En cuanto a los dientes, encontrarás en el mercado productos muy variados, ExpertoAnimal te recomienda el uso de pasta dentífrica de dientes.

Imagen de scaredycut.com

Cuidados veterinarios

La visita anual a vuestro veterinario es obligada. Él le suministrará las vacunas pertinentes y le controlará algunas patologías frecuentes en esta raza. Es obvio que si vuestro gato sufre algún problema cabe acudir al veterinario con la frecuencia precisa.

Las patologías más frecuentes son:

  • tricobezoares
  • alteraciones faciales
  • alteraciones oftalmológicas
  • alteraciones mandibulares.

Es cierto que esta raza felina es más trabajosa de mantener que otras, pero vale la pena para disfrutar de una mascota de carácter amable, tranquila y sociable. Además un rasgo común con los gatos siameses es su enorme paciencia con los niños y su adaptación a otras mascotas que convivan con la familia.

Productos específicos de la raza

En el mercado, y especialmente en locales de estética felina, encontrarás productos concretos para el gato himalayo: champús y acondicionadores por ejemplo. Es recomendable su uso.

No descuides las otras necesidades básicas del gato como pueden ser rascadores, una cama cómoda, peines para gatos de pelo largo o juguetes entre otros. Los desparasitantes serán obligatorios si el animal transita por el exterior.

Así mismo también es importante resaltar que una alimentación premium ayudará y contribuirá a que el gato tenga un aspecto físico sorprendente así como una sensación de bienestar general.

Los detalles en conjunto mejorarán la calidad de vida de nuestro felino. Ofrécele siempre lo que puedas permitirte pero intentando siempre que sea de buena calidad.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados del gato himalayo, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidados básicos.