Compartir
Compartir en:

Cuidados del gato manx

Cuidados del gato manx

Ver fichas de Gatos

¿Te imaginas a un gato que no tenga cola? Seguramente te resultará algo un poco extraño de ver. Por si no lo sabías, existen varias razas de gatos que se caracterizan por una cola sumamente corta, o por carecer de ella. Este es el caso del gato manx.

Si tienes un manx en casa, seguramente disfrutarás de la docilidad de estos felinos, pues suelen ser bastante mansos y sociables, incluso con otras mascotas. Los animales de raza pura suelen necesitar algunos cuidados extra que tal vez no requieran los mestizos, ya sea que tengan predisposición genética a desarrollar ciertas enfermedades o que al pelaje le urja un mantenimiento especial, por ejemplo. Por ello, sigue leyendo este artículo de ExpertoAnimal para descubrir cuáles son los cuidados del gato manx.

También te puede interesar: Cuidados para un gato blanco

La raza manx

Esta variedad de felino es originaria de la isla de Man, territorio perteneciente a Gran Bretaña. Se trata de una de las razas de gatos que no poseen cola y, en caso de tenerla, escasamente alcanza los tres centímetros. Muchas leyendas corren acerca del origen de esta particularidad, aunque la realidad es que se debe a una mutación genética que afecta la formación de la columna vertebral.

Se trata de un animal de gran inteligencia, tolerante con otras mascotas y capaz de desarrollar un fuerte vínculo emocional con su familia humana. Los colores del pelo son variados en cuanto a combinación, y su cuerpo es redondo y rechoncho.

En sí, los cuidados que necesita son bastante sencillos, a excepción de una atención especial en cuanto a salud, debido a lo propensos que son estos gatos a sufrir de problemas en la columna.

El entretenimiento del gato manx

El manx es un gato bastante activo, por lo que necesitará sesiones de juego. Es un excelente cazador, así que perseguir juguetes llamativos es una buena forma de divertirse juntos, al tiempo que el minino se pone en forma.

Trepar árboles y subirse sobre repisas y estantes es otro de sus entretenimientos. Si se dispone de jardín en casa, solo será necesario vigilar que el felino no se lastime cuando trepa. Si, por el contrario, hace vida dentro de un departamento, se recomienda conseguir para él un árbol para gatos o rascador de varios niveles, donde pueda subirse de forma segura.

Debido a su carácter sociable y su personalidad llena de adrenalina, es buena idea tener otro gato en casa que le haga compañía al manx en sus juegos y aventuras.

¿Qué come el manx?

Afortunadamente, el manx no requiere de un tipo de alimentación particular, pues se trata de un gato sano y fuerte. Tanto una dieta seca, húmeda o incluso casera le va bien a este felino. Lo único que hay que tener en cuenta es la facilidad con la que sube de peso, por lo que sobrealimentarlo no es una alternativa adecuada. Para más información, no te pierdas nuestro artículo en el que tratamos la obesidad en gatos y mostramos cómo evitarla.

El cuidado del pelaje

Esta raza de gato no tiene el pelo muy largo, por lo que no son muchos los cuidados que el gato manx requiere en este ámbito. Un sencillo cepillado una vez por semana bastará para eliminar todo el pelo muerto y darle brillo al manto. No es necesario que lo bañes si no está sucio ni que utilices ningún producto extra para este fin.

Como ocurre en otras razas, hay que estar atento a la presencia de posibles parásitos, tales como las pulgas o las garrapatas, o de infecciones como la tiña, para intervenir a tiempo.

El espacio adecuado

Una cama cómoda y cálida, un recipiente para la comida y otro para el agua fresca, y su respectiva caja de arena son los enseres básicos con los que estará cómodo tu gato manx. Recuerda mantener limpios estos objetos y asear las zonas en las que el felino pasa más tiempo para prevenir infecciones, ácaros y otras molestias.

La salud del gato manx

Por lo general, se trata de un raza saludable. En muchos casos, basta con tener sus vacunas al día y vigilar cualquier síntoma que indique la presencia de una posible enfermedad. Sin embargo, para ofrecer los mejores cuidados al gato manx, el desarrollo de la columna vertebral debe ser vigilado, por la tendencia a sufrir problemas de malformación.

Debido a la mutación que provoca la carencia de cola en el manx, este puede llegar a sufrir diversos trastornos de la columna englobados en lo que se denomina 'síndrome de la isla Man'.

¿En qué consiste?

La mutación de la columna puede llegar a afectar al felino desde el momento mismo de su nacimiento, provocando malformaciones que son capaces de acabar con la vida de los cachorros a los pocos días de vida. Debido a esto, se recomienda no cruzar a manx de cola corta entre sí, para evitar la aparición de este gen recesivo. Lo ideal es que se apareen con algunas variedades que sí posean cola, como el american shorthair, o que se esterilicen para evitar un embarazo no deseado.

Si los mininos nacidos con la malformación sobreviven, a lo largo de su vida desarrollarán alguna dolencia relacionada con la mutación. Aparte de espina bífida (que ocasiona dolor, incapacidad para adoptar una postura normal y problemas en el sistema nervioso), también es posible que sufran distintos trastornos en las vertebras e inclusive en la zona pélvica. Estas malformaciones óseas acaban afectando los órganos internos, por lo que el felino sufrirá de incontinencia, problemas digestivos, estreñimiento, hidrocefalia, entre otros. En casos de extrema gravedad, la parálisis es una posibilidad.

Si tienes un gato manx, lo mejor es controlarlo con un veterinario desde que es cachorro para detectar a tiempo este tipo de problemas.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados del gato manx, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidados básicos, o que descargues nuestra app ExpertoAnimal, la aplicación para compartir conocimientos sobre el mundo animal y resolver todas tus dudas.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Cuidados del gato manx

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cuidados del gato manx
1 de 4
Cuidados del gato manx