Cuidados para perros ciegos

Cuidados para perros ciegos

Si nuestro perro se ha quedado ciego con la edad o por alguna enfermedad, se ha de tener en cuenta que el animal necesitará ciertas atenciones especiales para que se vaya acostumbrándose a su nueva realidad.

Un cachorro que nace ya ciego lo vivirá con más naturalidad que un perro que ha ido perdiendo la vista. A diferencia de los seres humanos, los perros a pesar de tener esta discapacidad, pueden sobrevivir mejor adaptando así los sentidos del oído y del olfato (este sentido mucho más potente que el de los humanos).

Su cerebro compensará la pérdida de visión potenciando los otros sentidos. Sigue leyendo este artículo de ExpertoAnimal para saberlo todo sobre los cuidados para perros ciegos.

Bastón para perros ciegos

Para empezar, queremos hablarte de una de las innovaciones para perros ciegos que nos ofrece el mercado y que, de hecho, podemos elaborar nosotros mismos en casa si no podemos permitirnos una herramienta diseñada por un profesional. Su utilidad es similar a la de un bastón para personas ciegas y ayuda a evitar que el perro se golpee con los muebles del hogar, especialmente durante el tiempo de habituación.

Cuidados dentro del hogar

Si has decidido adoptar a un perro ciego es muy importante que le facilites las cosas a su llegada. Si tienes una casa grande y amplia será fundamental que al principio disponga de una zona reducida y que poco a poco le vayas ampliando el espacio. De esta forma y con un proceso gradual de adaptación tu perro se sentirá más cómodo.

A la llegada al hogar le guiaremos lentamente con una correa, intentando evitar que se choque contra objetos diversos. Déjale oler para identifique las distintas zonas del hogar. Es importante retirar o cubrir (al menos temporalmente) objetos que puedan hacerle daño como por ejemplo esquinas muy puntiagudas y protegerle de escaleras. Tampoco dejaremos en medio de un pasillo un objeto.

Si por el contrario tu perro ha ido perdiendo la vista progresivamente aunque el esté acostumbrado a su hogar, la ceguera puede provocarle una situación desesperante si cambias de ubicación muebles y objetos. Por ese motivo el orden es una herramienta fundamental para que se encuentre relajado y entienda la disposición del hogar.

No le asustes o toques sin previo aviso, siempre que vayas a interactuar con él pronuncia su nombre y acércate suavemente para no sobresaltarle. En general, aunque siempre con más preaución seguimos hablando de un perro que necesita sus cuidados básicos.

Precauciones durante el paseo

Durante el paseo es igual o más importante que el perro se sienta seguro y cómodo junto a nosotros, sus propietarios, por ese motivo es muy importante que expliquemos a otras personas que nuestro perro es ciego antes de que le toquen, el perro podría sobresaltarse.

Guíale adecuadamente para que no se choque contra objetos de la calle y toma precauciones cuando le dejes interactuar con otros perros y personas. Recuerda que él no ve quién se le acerca y su capacidad de reacción es más lenta pero más defensiva. Si le expones a ciertas situaciones vas a crearle una gran ansiedad.

Además será fundamental utilizar la correa o arnés durante el paseo, exceptuando si se encuentra en una zona conocida y segura en la que puedas guiarle con tu voz. De esta manera el animal hará ejercicio de forma segura y siempre bajo nuestra supervisión.

Intenta transmitir seguridad y tranquilidad durante el paseo, háblale de vez en cuando, felicítalo cuando se porte correctamente y acariciarlo de vez en cuando (previamente le avisaremos con nuestra voz).

Aléjalo de posibles peligros como escaleras, piscinas o perros agresivos, eres su guía y como tal debes evitar que esté cerca de lugares que puedan poner en peligro su bienestar.

Actividades para fomentar su felicidad

Debemos fomentar el desarrollo de todos los demás sentidos del perro, por eso es muy beneficioso que, de nuestra mano, le ayudemos a conocer diferentes objetos, mascotas y personas, siempre con precaución. Es muy importante que capte estímulos distintos y que siga relacionándose con todo aquello que haría antes de perder la ceguera, apartarle solo generará un perro triste y desconfiado.

Además no debes dejar de hacer excursiones y practicar actividades con él como si de un perro anciano se tratara así como ofrecerle juguetes y premios. Te recomendamos utilizar juguetes sonoros como por ejemplo pelotas con cascabel dentro o juguetes de goma que emitan ruido.


Considera que los juguetes que hacen ruido pueden asustarle, por ese motivo es importante que te encuentres presente e incluso les impregnes de tu olor para que se sientan confiantes.

Perro lazarillo

Una opción muy acertada para mejorar la calidad de vida de los perros ciegos es la compañía de otros perros ya que además de fomentar una relación muy especial, tu otra mascota le ayudará y le protegerá ante cualquier peligro.

Un caso muy conmovedor es el de Lily y Maddison. Lily tenía un grave problema en los ojos que hizo que se los extirparan y ante la posibilidad de tener que sacrificarla, el centro de acogida desarrolló un experimento junto a otro perro, Maddison, quien empezaría a hacerle de perro lazarillo. Efectivamente, juntar a ambos Daneses funcionó mejor de lo que creían, ambos se convirtieron en inseparables. Tras saltar su historia a los medios fueron 200 las personas que se ofrecieron a adoptar a estos dos amigos y actualmente ambos disfrutan viviendo en un hogar junto a una maravillosa familia.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados para perros ciegos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidados extra.