Cuidados para un gato ciego

Cuidados para un gato ciego

La ceguera es la pérdida parcial o total de visión, puede ser por una causa congénita o adquirida tras un trauma o una enfermedad como alta presión sanguínea, una catarata o un glaucoma. Que tengas a un gatito ciego de nacimiento o que tu gato anciano haya perdido la visión, es estresante a principio tanto para ti como para tu gato.

Pero debes saber que la ceguera no tiene porqué impedir a tu gato vivir una vida feliz y aventurera. Los gatos son seres con resiliencia, es decir es capaz de adaptarse a situaciones difíciles e incluso traumatizantes, y si le ayudas haciendo unas adaptaciones en la casa para hacerle la vida más fácil y dándole los cuidados necesarios tu gato sabrá adaptarse para tener una vida alegre.

En este artículo de ExpertoAnimal te vamos a dar consejos sobre los cuidados para un gato ciego.

Determinar si tu gato es ciego

Un gato con problemas de ceguera podrá tener los ojos inflamados, decolorados, con cierta opacidad, sus pupilas son grandes y no se contraen al recibir luz. Si está ciego o si está perdiendo parte de la visión, tu gato puede asustarse fácilmente o puede pareces confuso después de que se haya desplazado un mueble en la casa o incluso tropezar y darse contra un mueble. Si observas uno de estos signos deberías llevar a tu gato al veterinario para determinar con certeza si tu gato es ciego o no.

En algunos casos la ceguera puede ser reversible, pero si resulta que es una ceguera irreversible, puedes ayudarle: un gato tiene el sentido de oído y del olfato mucho más desarrollado que el humano y pueden permitirle compensar una pérdida de la visión.

Si se trata de una ceguera adquirida que apareció de forma repentina puede que tu gato necesite unas semanas para adaptarse a su nueva vida.

Consejos para un gato ciego

  • La comunicación oral entre tu y tu gato se vuelve primordial cuando pierde la visión: habla a tu gato frecuentemente y llámalo más que antes para que él pueda ubicarte en la casa por tu voz. Al llegar a una habitación intenta caminar haciendo ruido para que tu gato sepa que estas entrando y evita asustarle.
  • Mantén un entorno tranquilo: evita gritar o dar portazos en la casa, asustarían a tu gato más que antes y debes evitar estresar a tu gato, especialmente en su periodo de adaptación a su nueva vida.
  • Juega con tu gato y estimula sus otros sentidos: puedes proporcionarle juguetes que desprenden un olor o que tienen un cascabel o producen un ruido, éste tipo de juguete suele gustar especialmente a un gato ciego.
  • Mimos: no dejes de darle atención y los mimos que solías darle, las caricias y los momentos contigo le gustarán aún más que antes, intenta pasar más tiempo con tu gato pero respeta su independencia y déjale irse cuando te muestra que ha tenido suficiente.

Adaptar tu casa a tu gato ciego

  • Evita los cambios: lo primero es evitar hacer cambios en la casa y evitar desplazar muebles. Lo que necesita tu gato es cierta estabilidad para reconocer su entorno ya que no ve necesita que la disposición de los objetos de la casa no cambien para no perder sus puntos de referencia.
  • Mantén sus referencias: coloca siempre su comida y el agua en el mismo sitio para que sepa dónde encontrarla, desplazarla podría ser una fuente de estrés para tu gato.
  • Su caja de arena: Si tu gato se volvió ciego de forma repentina, puedes tener que enseñarle otra vez: le colocas en su bandeja y le dejas encontrar el camino desde allí a su cesta para que así tu gato recordé donde está la bandeja. Puede que necesites añadir otra bandeja en la casa si ésta es grande o si tiene varios pisos.
  • Seguridad: cierra el paso a las escaleras para evitar que tu gato se caiga en ellas para evitar que suba porque si tiene acceso a un balcón o a una ventana no podrá percibir la altura y podría matarse al caer.
  • Piensa en pequeños detalles: Como puede ser bajar siempre la tapa del inodoro. Tu gato no ve, y es mejor evitarle este tipo de mala experiencia que podrían resultar incluso peligrosas.
  • Evita dejar objetos por el suelo de la casa: tu gato podría tropezar o asustarse y perderse la casa.

La seguridad fuera de la casa

Un gato ciego no debería estar al exterior sin supervisión: solo debería quedarse dentro de la casa o tener acceso a un jardín seguro y cerrado con vallas. Si no puedes vigilarle fuera es mejor que se quede dentro de la casa. También le puedes pasear poniéndole un arnés y una correa. Descubre cómo enseñar a un gato a pasear con correa.

Es especialmente importante que tu gato lleve un chip si es ciego para que si se pierde y alguien lo encuentra un veterinario podrá leer su microchip y contactar contigo.

Cuidar a un gato ciego es complicado al principio, pero se puede lograr con paciencia y mucho cariño. Te recomendamos que te informes también acerca de cómo cuidar un gato anciano si este es tu caso. Recuerda que los gatos de edad avanzada deben tratarse con mucho más cuidado y constancia.

También puede interesarte saber por qué maulla tu gato, una cuestión imprescindible para reforzar vuestra relación en este momento y aprender a comunicaros mejor.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados para un gato ciego, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidados extra.