Cuidados para un perro con moquillo

Cuidados para un perro con moquillo

El moquillo es una enfermedad muy grave y potencialmente mortal. Por fortuna, gracias a la vacunación, no es común en nuestro entorno o, de producirse, el cuadro clínico es más leve. Aun así, es posible que nuestro perro se contagie, caso en el que se requerirá atención veterinaria de urgencia. El tratamiento suele consistir en diferentes terapias que pueden resultar apabullantes para cualquier cuidador. Es por ello que en este artículo de ExpertoAnimal vamos a explicar cuáles son los cuidados para un perro con moquillo.

¿Qué es el moquillo canino?

El moquillo es una enfermedad vírica muy contagiosa a través de la inhalación de secreciones. Presenta un elevado índice de mortalidad y suele afectar a perros jóvenes no vacunados, sobre todo entre las 6 y las 12 semanas de vida. Entre sus síntomas destacan los siguientes:

  • Secreción nasal y ocular que comienza siendo acuosa para convertirse en mucopurulenta.
  • Fiebre.
  • Anorexia, el perro deja de comer.
  • Síntomatología digestiva en algunos casos, con vómitos y diarrea que pueden llegar a la deshidratación.
  • Tos seca.
  • Cuando se produce afectación cerebral, síntomas derivados de la encefalitis como babeo, sacudidas de cabeza y movimientos de masticación involuntarios, convulsiones o mioclonos (contracciones rítmicas de grupos musculares) que comienzan con el perro dormido y evolucionan hasta suceder en cualquier momento del día o de la noche. Provocan dolor.
  • Infecciones secundarias debido a los efectos inmunosupresores del virus.

Si no se trata, la evolución de la sintomatología puede acabar con la muerte del perro. Por ello es básico acudir al veterinario ante el primer signo. Como siempre, es preferible prevenir que curar, por eso es imprescindible que vacunemos a nuestro perro a partir de las 6-8 semanas de vida. La vacunación es la principal medida, ahora veremos los cuidados para el perro con moquillo.

Cuidados veterinarios para el perro con moquillo

Además de la vacuna que nos va a servir de prevención, cuando nuestro perro tiene moquillo es posible que el veterinario determine las siguientes medidas:

  • Ingreso hospitalario en los casos más graves, cuando es necesario administrar suero o medicaciones por vía intravenosa.
  • Antibióticos porque, aunque se trata de una enfermedad vírica, estos fármacos van a permitir controlar infecciones bacterianas secundarias que pueden manifestarse aprovechando el estado de debilidad del perro.
  • En función de la sintomatología manifestada pueden administrarse analgésicos, antieméticos (para controlar vómitos y náuseas), protectores gástricos o antiinflamatorios.

Con todas estas pautas veterinarias nos llevaremos a nuestro perro a casa, donde deberemos dispensarle los cuidados necesarios para un perro con moquillo y que veremos en el siguiente apartado. No olvidemos preguntarle todas las dudas a nuestro veterinario y contactar con él ante cualquier pregunta o empeoramiento.

Cuidados en casa para un perro con moquillo

Vamos a explicar qué pautas generales debemos seguir en casa para cuidar a nuestro perro con moquillo si no requiere ingreso veterinario o bien ya ha sido dado de alta:

  • Seguir rigurosamente el tratamiento médico marcado por el veterinario, tanto en dosis como en horas y pautas de administración.
  • Mantener al perro en un lugar seco y caliente, evitando corrientes de aire y humedades.
  • Proporcionarle una alimentación adecuada. Es normal que no coma su pienso habitual, así que deberemos buscar una opción que le resulte más apetecible, ya que es importante que se alimente para estar fuerte y así poder combatir los patógenos.
  • Observarlo para controlar su temperatura y cualquier modificación de su estado. Debemos anotar todo aquello que nos resulte significativo, mejoras y empeoramientos, para trasladárselo al veterinario. Prestaremos atención a sus secreciones y demás síntomas, pues proporcionarán información sobre la evolución del moquillo.
  • Aislarlo, en lo posible, de otros perros con los que conviva, ya que se trata de una enfermedad altamente contagiosa. Por eso debemos, también, desinfectar camas, suelos y cualquier otra superficie con la que entre en contacto. Esta medida es especialmente importante cuando en el hogar hay perros sin la vacuna del moquillo.
  • Mantenerlo en un espacio controlado en el caso de que viva habitualmente en el exterior. Al menos mientras dure el tratamiento, debe estar en un recinto cerrado y a cubierto, ya sea en el interior de casa o, si esto no es posible, en algún garaje o espacio que podamos habilitar a tal efecto.

Preguntas frecuentes de los cuidadores de perros con moquillo

En este último apartado vamos a responder algunas de las preguntas más habituales entre los cuidadores que deben hacerse cargo de un perro con moquillo. Estas serían las siguientes:

¿Mi perro me puede contagiar el moquillo?

No, el virus del moquillo es específico, esto quiere decir que solo puede afectar a perros. Por lo tanto, humanos como gatos u otros animales que convivan en el hogar, no deben adoptar ninguna precaución especial.

¿Puedo dejar el tratamiento cuando mi perro se encuentre mejor?

No, en ningún caso, todos los tratamientos deben administrarse hasta que concluyan según la recomendación del veterinario, independientemente de que el perro se encuentre ya recuperado. Esto es así para evitar resistencias bacterianas (en el caso de los antibióticos) o para "desacostumbrar" al organismo (corticoides). La excepción son tratamientos como la fluidoterapia, es decir, los que se administran solo si es necesario, que pueden utilizarse las veces precisas sin mantener una pauta fija.

¿Puedo bañar a mi perro con moquillo?

No, no es conveniente que se enfríe. Sí podemos y debemos limpiarle secreciones, con toallitas y asegurándonos de secarlo bien y mantenerlo en un ambiente caliente.

¿Cuánto "dura" un perro con moquillo?

Es la temida pregunta que ronda en la cabeza de todos los cuidadores. Responder si un perro va a sobrevivir o no va a depender de múltiples factores como la virulencia del virus, el momento en el que empiece a recibir tratamiento, su estado inmunitario previo, etc. En general, en las enfermedades víricas tan solo podemos ofrecer un tratamiento de soporte para que el organismo combata al virus. Una vez implantadas todas las medidas que hemos comentado, el desenlace ya no depende de nosotros. Eso sí, si el perro supera la fase crítica de la enfermedad y se recupera, el virus del moquillo no va a influir en su esperanza de vida.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados para un perro con moquillo, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades infecciosas.