Compartir
Compartir en:

Cuidar a un perro en verano

Cuidar a un perro en verano

Ver fichas de Perros

Cuando se tiene perro por primera vez en ocasiones cometemos errores que pueden incomodar mucho al pobre perro; pero durante el periodo estival nuestra falta de experiencia puede provocar accidentes de consecuencias muy graves, e incluso fatales.

Para que no pases por la amarga experiencia de observar el daño que sin querer le puedes provocar a tu perro, en ExpertoAnimal te advertiremos de los peligros de la canícula y la mejor forma de cuidar a un perro en verano.

Sigue leyendo y descubre nuestros consejos:

También te puede interesar: Cuidar un alaskan malamute en verano

Nunca dejes a tu perro en el coche

Durante el verano el coche puede convertirse en una trampa mortal para un perro.

Muchas veces se dejan perros en el interior de un coche con la ventanilla entreabierta y se accede al supermercado, farmacia, o cualquier otro lugar de acceso y salida rápida. Durante el otoño, invierno, e incluso primavera, dicha acción suele ser anodina; pero en verano es distinto. Un automóvil estacionado a pleno sol puede alcanzar temperaturas cercanas a los 70ºC, aunque dejemos entreabierta la ventanilla.

Miles de perros fallecen cada año en el mundo por este motivo. Y decenas de miles arrastran secuelas de por vida por este grave error humano.

Por consiguiente, la mejor manera de no cometer jamás este tremendo error es no dejar nunca al perro en el interior del coche; sea la estación que sea.

En ocasiones se deja el coche aparcado bajo la sombra de un árbol, o un toldo y confiamos que todo irá bien. Pero no tenemos en cuenta que el sol no está estático, y que el desplazamiento del Astro Rey puede convertir en minutos una zona sombría en una auténtica sauna. Este mismo error también mata niños pequeños y bebés.

Mantenle siempre hidratado

Durante el verano jamás debe escatimarse agua para el perro. Observaréis que beben más de lo habitual, de la misma forma que hacemos las personas.

Como consecuencia del calor se pierden sales, minerales y oligoelementos que es preciso recuperar o mantener. El agua es un elemento indispensable.

Si en alguna ocasión debemos ausentarnos de nuestro hogar durante varias horas en periodo estival, y no podemos llevarnos al perro: deberemos dejar lleno el bebedero habitual y otro recipiente de refuerzo también repleto de agua. Por último, si no sabemos con exactitud las horas de ausencia: también deberemos dejar abierta la tapa del inodoro como medida de emergencia para que nuestro perro si lo precisa tenga este último recurso hídrico.

De no estar bien hidratado, el perro es susceptible a sufrir un golpe de calor por lo que es muy importante estar siempre alerta asegurándonos de que dispone de agua fresca y limpia.

Cuida su manto

El cepillado diario de vuestro perro es la mejor manera de evitarle pasar calor al can.

Hay personas que cometen el gran error de esquilarle el pelo al perro, creyendo que así estará más fresco durante el verano. Solamente en algunas razas muy concretas de perros esta teoría es acertada. Para la inmensa mayoría de razas caninas es un craso error cortarles el pelo durante la canícula.

A los perros su manto les protege tanto del frío como del calor de forma eficiente. Si cortamos y rebajamos esta protección,el perro lo pasará mal y el pelo que crezca posteriormente será más débil.

El pelo muerto es lo que acalora al perro. El pelo vivo forma cámaras de aire que refrigeran la temperatura corporal del can. Por consiguiente, cortar el pelo y no cepillar el manto de nuestro perro es la mejor manera para que el pobre lo pase fatal durante el verano.

Sigue un control parasitario

Durante el estío los lugares habituales por donde paseamos a nuestros perros cambian de una forma radical al llegar dicha calurosa estación.

Los arbustos y plantas entre los que nuestros perros corretean y juegan, se convierten en lugares colmados de parásitos. Estos huéspedes indeseados pueden provocar muchas incomodidades, e incluso distintas enfermedades a nuestros perros. Descubre en ExpertoAnimal cuáles son los parásitos que pueden afectar a tu perro.

Durante el verano es necesario proteger mediante pipetas a nuestros, y estar atentos a si se rascan de forma inhabitual. Es conveniente disponer de un aerosol antiparásitos en nuestro hogar para afrontar cualquier problema. Cuando los bañemos usaremos champús antiparasitarios.

Control de enredos vegetales

Durante los paseos, y las excursiones en mayor medida, hay diversas materias vegetales que pueden adherirse al manto de nuestros perros. Un motivo más para el cepillado diario estival que recomendamos encarecidamente.

Espigas, bayas, simientes, hojuelas y diversas materias vegetales más pueden enredarse entre los pelos de nuestros perros. Enredos que si no se deshacen prontamente se convierten en nudos que provocarán que a nuestro perro lamentablemente se le deba cortar el pelo para librarse de los enredos alrededor de las materias vegetales.

Las espigas y espinas son peligrosas, pues tienden a clavarse en las patas, entre los dedos y causar grandes molestias a nuestros canes. Por este motivo, os recomendamos que reviséis concienzudamente a vuestros perros tras las excursiones por el bosque y la campiña.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidar a un perro en verano, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidados básicos.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Cuidar a un perro en verano

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cuidar a un perro en verano
1 de 6
Cuidar a un perro en verano