Dermatitis acral por lamido en perros

Dermatitis acral por lamido en perros

La dermatitis acral por lamido en los perros es también conocido como granuloma acral o furuncolosis acral. Se trata de una enfermedad crónica que puede ser producida por diversas causas, pero en conjunto, todas ellas tienen algo en común: el perro no puede parar de lamer la zona afectada y ello conlleva que no pueda sanarse por completo.

Si crees que la dermatitis acral por lamido es el problema que afecta a tu perro, sigue leyendo este completo artículo en el que te explicamos las causas, los síntomas y el tratamiento que se debe aplicar a los perros que sufren esta dolencia.

Descubre todo sobre la dermatitis acral en este artículo de ExpertoAnimal y no olvides comentar para compartir tu caso. Vamos allá:

¿Qué es la dermatitis acral y cómo se produce?

Por lo general la dermatitis acral empieza con una infección bacteriana, la presencia de hongos, parásitos externos (ácaros o pulgas), una alergia o diferentes tipos de enfermedades. También puede desarrollarse a partir de una estereotipia o por simple aburrimiento.

A partir de una herida o síntomas de molestia en su dermis, el factor desencadenante, el perro empieza a lamerse de forma compulsiva e incansable, generalmente sobre una área concreta del cuerpo que suele ser una pata.

Cuando el ciclo empieza es muy difícil de parar. El perro se siente aliviado cada vez que lame la zona afectada ya que la herida segrega sustancias químicas que producen placer y una sensación analgésica en su cerebro. Si no se trata esta situación puede empeorar y causar problemas secundarios como infecciones.

¿Hay perros más predispuestos a sufrir dermatitis acral?

Podríamos determinar que los perros que sufren situaciones de estrés grave son más propensos a padecer granuloma acral. Los perros que residan en una perrera, por ejemplo, pueden sufrir este problema. No obstante algunas razas parece que son más afectadas:

  • mastín napolitano
  • mastín español
  • gran danés
  • pastor alemán
  • doberman pinscher
  • labrador retriever
  • golden retriever
  • otros.

Síntomas de la dermatitis acral

No suele ser muy difícil detectar la dermatitis acral. Si nuestro perro la sufre será muy probable que le sorprendamos lamiéndose (e incluso mordisqueando) la zona afectada. Con el paso del tiempo, el área suele agrandarse y puede producirse pérdida de pelo, llagas, úlceras, inflamación o hiperpigmentación.

Imagen de seniors101.ca

El diagnóstico adecuado

Antes de pensar en aplicar un tratamiento, debemos estar seguros de que se trata de dermatitits acral y no de un traumatismo o de una infestación por parásitos, por ejemplo. Por ese motivo recomendamos acudir a un especialista que nos ayude a analizar nuestro caso concreto.

El veterinario deberá analizar que, efectivamente, se trata de un granuloma acral por las siguientes causas que se observen en el perro:

  • Pioderma concomitante
  • Lamido excesivo
  • Localización típica

Una vez confirmada la enfermedad, el veterinario debe determinar la causa que ha producido la dermatitis acral ya se trate de un problema etológico (problemas del comportamiento y de bienestar animal), presencia de bacterias, levaduras, ácaros, alergia... Solamente identificando correctamente la causa que ha producido la la dermatitis podemos empezar el tratamiento.

Tratamiento de la dermatitis acral

Para empezar a tratar con efectividad el granuloma acral debemos actuar ante la causa que ha provocado la dermatitis. Una infección bacteriana, por ejemplo, se deberá tratar con antibióticos, y una infestación por parásitos con una adecuada desparasitación.

El segundo paso del tratamiento será evitar el lamido que el perro pueda ocasionarse en la herida. Generalmente se suele colocar un collarín o un vendaje y mantener al mismo tiempo una supervisión constante del perro. Debemos intentar evitar su incomodidad y para ello practicar actividades diversas es una buena herramienta: adiestramiento, paseos largos o juegos de inteligencia son algunos ejemplos a los que podemos recurrir.

Por otro lado, debemos actuar ante el picazón y las molestias para una pronta recuperación de la herida en sí. El uso tópico de antisépticos y cremas es recomendado y nuestro veterinario nos aconsejará el mejor para nuestro caso.

Finalmente, y si el problema se debe a una causa comportamental, recomendamos acudir a un profesional como son los etólogos o educadores caninos. Ofrecer un entorno saludable, positivo y apropiado para el perro suelen bastar pero en algunos casos necesitaremos la ayuda avanzada de un profesional.

¿Cómo podemos prevenir la dermatitis?

Debemos actuar principalmente sobre la causa que ha originado el granuloma. Especialmente si se trata de un problema del comportamiento debemos procurar un cambio sustancial en la vida de nuestro perro. Proporcionar enriquecimiento, ejercicio, obediencia, juegos y compañía son algunas propuestas.

Por otro lado si se ha ocasionado por la presencia de parásitos o bacterias debemos asegurarnos de mejorar la rutina higiénica y desparasitante del can.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Dermatitis acral por lamido en perros, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas mentales.