Diazepam para gatos - Dosis y usos

Diazepam para gatos - Dosis y usos

En este artículo de ExpertoAnimal hablaremos de un medicamento con el que debemos ser especialmente cuidadosos, el diazepam. Esta precaución se debe a sus efectos sobre el sistema nervioso central. Los beneficios de esta acción dependen de una prescripción y de una dosificación controlada estrictamente por el veterinario. Por eso, nunca debemos dar diazepam para gatos por nuestra cuenta.

En este artículo repasamos las características de uso de este medicamento, sus contraindicaciones y sus efectos adversos. Así pues, si estás pensando en dar diazepam a un gato, lee atentamente antes de hacerlo.

¿Qué es el diazepam?

El diazepam es una benzodiacepina que destaca por sus propiedades hipnóticas y sedantes. Actúa como depresor del sistema nervioso central y lleva utilizándose en medicina desde la década de 1950. Su efecto se debe a que potencia la acción de determinados neurotransmisores y deprime la transmisión entre ciertas neuronas del SNC. Este efecto será mayor o menor en función de la dosis administrada. Por todo ello, resultará beneficioso en algunas situaciones clínicas. A continuación, repasamos los usos más habituales del diazepam para gatos.

¿Para qué sirve el diazepam para gatos?

El diazepam tiene efectos tranquilizantes o ansiolíticos, sedantes, anticonvulsionantes, antiespasmódicos a nivel musculoesquelético y relajantes de los músculos. Entre sus usos destaca su papel como sedante. Esto permite que se incluya como uno de los fármacos en la premedicación e inducción a la anestesia, es decir, forma parte del protocolo médico que se sigue antes de la anestesia completa del animal para poder ser sometido a alguna intervención. Este uso facilita el manejo de la anestesia durante el transcurso de la operación y mejora la recuperación posterior.

También se emplea diazepam para gatos cuando el animal presenta convulsiones o se encuentra en estado de hiperexcitación. Otro uso es como orexígeno, es decir, estimulante del apetito en gatos débiles y con anorexia. En algunas ocasiones, también podría emplearse para tratar problemas de comportamiento, como la agresividad o el marcaje con orina. Por supuesto, siempre con la prescripción del veterinario.

Dosis de diazepam para gatos

Debido a sus usos, es frecuente que el diazepam lo administre el veterinario en formato inyectable. Muchas veces se emplea como tratamiento ante una urgencia y, una vez estabilizado el gato, se pasa a otro tipo de medicación por vía oral que podrá seguir dando el cuidador en casa. El diazepam suele limitarse a tratamientos cortos y el veterinario puede ponerlo por vía intravenosa, intramuscular o rectal.

La dosificación va a depender del porqué de la prescripción. Es decir, esta va a variar en función de lo que se pretenda tratar. No es lo mismo convulsiones que anestesiar al gato o estimularle el apetito. También depende de la vía de administración, de si se pauta una dosis única, como en las premedicaciones, o varias, de la evolución y del peso del animal, etc.

Igualmente, no hay una duración fija para su uso, sino que dependerá de cada caso en particular con todos los factores implicados que hemos mencionado. Por eso, nunca debemos administrar diazepam a nuestro gato por nuestra cuenta. Tan solo puede prescribirlo el veterinario, que también tendrá que controlar la evolución del animal y pautar su retirada en el caso de tratamientos prolongados, ya que es un fármaco que puede crear dependencia. Por este motivo, además, no se puede dejar de dar de forma brusca.

Por todo lo anterior, si te planteas administrar diazepam para dormir gatos porque tu felino es muy nervioso, activo o necesitas tranquilizarlo por el motivo que sea, esta no es una buena idea. En cualquiera de estos casos, lo más recomendable es acudir a la clínica veterinaria para que un profesional determine qué le ocurre a tu gato. Además, en este vídeo encontrarás distintas formas de relajar a un gato, siempre y cuando no tenga ningún problema de salud:

Contraindicaciones del diazepam para gatos

Por supuesto, no se debe administrar diazepam a un gato que haya manifestado con anterioridad alguna reacción de hipersensibilidad a esta sustancia o sospechemos que pueda ser alérgico. Además, por el modo de actuación del diazepam, hay que tener mucho cuidado con su administración conjunta con otros fármacos. Por eso, si nuestro gato está recibiendo alguna medicación y el veterinario lo desconoce, hay que comunicárselo para evitar interacciones que pudiesen alterar el metabolismo o la efectividad del fármaco o resultar peligrosas.

Por otra parte, no puede darse diazepam de manera prolongada sin un estricto control veterinario. Recuerda que en estos casos es posible que se produzca dependencia. Además, hay que tener precaución a la hora de administrar diazepam a gatos:

  • De edad avanzada.
  • Muy debilitados, en shock o en coma.
  • Con daños a nivel renal o hepático.
  • Deshidratados o anémicos.
  • En situación de depresión respiratoria.
  • Con obesidad.
  • Con glaucoma.
  • En gestación o en período de lactancia.

En este último caso, si el veterinario decide su uso, habrá que vigilar estrechamente a los gatitos para detectar precozmente cualquier signo de sedación que pudiese interferir en la succión normal de la leche.

Efectos secundarios del diazepam para gatos

Entre los efectos adversos del diazepam en los gatos destacan:

  • Somnolencia.
  • Descoordinación.
  • Alteraciones en el comportamiento, como la agresividad o la hiperexcitación.
  • Daño hepático, que se manifestará con depresión, vómitos, anorexia e ictericia, que es la coloración amarillenta de piel y mucosas.
  • Aumento del apetito, por eso en ocasiones se receta con esta finalidad.

En estos casos, el veterinario tendrá que valorar la modificación del tratamiento. Cualquier otro efecto que nos parezca que se asocia con el diazepam también tiene que ser comunicado al veterinario. Además, si el diazepam se administra por vía intravenosa de forma demasiado rápida, puede provocar una disminución de la tensión, coágulos y problemas a nivel cardíaco.

Sobredosis de diazepam en gatos

El diazepam para gatos administrado a una dosis superior a la recomendada puede provocar efectos adversos de consideración, como la depresión grave del sistema nervioso central, que se manifiesta con desorientación, disminución de los reflejos o coma. Este cuadro se ve agravado si el gato está consumiendo otros fármacos con acción sobre el SNC. Cualquiera de estos signos es motivo de consulta urgente con el veterinario, que tendrá que pautar un tratamiento de soporte. En algunos gatos también se detecta una bajada de la tensión y depresión cardiorrespiratoria.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Diazepam para gatos - Dosis y usos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Medicamentos.