Diferencias entre shiba inu y akita inu

Diferencias entre shiba inu y akita inu

Varias son las razas caninas de origen japonés que han obtenido reconocimiento fuera de su país. Entre ellas destacan el shiba inu y, sobre todo, el akita inu. Pese a compartir lugar de procedencia, las diferencias entre shiba inu y akita inu son importantes y determinantes de cara a una posible adopción. Por eso, si estás pensando en compartir vida con alguno de estos perros, pero dudas de cuál es la raza que más se ajusta a ti, o simplemente quieres conocerlos más, en este artículo de ExpertoAnimal repasamos sus características básicas y sus diferencias.

Origen del shiba inu y del akita inu

Como avanzamos, tanto el shiba inu como el akita inu son perros procedentes de Japón, se cree que de origen antiguo. La base genética de ambas razas procede de perros tipo spitz que llegaron a Japón posiblemente desde Corea. Respecto al shiba inu, en excavaciones se han encontrado huesos datados hace unos 2500 años. En cambio, la evidencia del akita inu es más reciente. Se habla del siglo XVII.

Ambos perros participaron en la caza, pero con diferencias. El akita comenzó siendo un perro de pelea, utilizado para luchar contra otros perros. Cuando, por suerte, esta actividad decayó, pasó a emplearse para la caza mayor. En cambio, el shiba inu fue cazador desde sus inicios, pero de caza menor. Ambos perros se encuentran, en la actualidad, como compañía, aunque el akita inu también desarrolla trabajos relacionados con la seguridad.

Tanto el shiba inu y el akita inu son muy populares en su país natal. Se cree que el shiba inu es la raza autóctona más extendida y ambas se han hecho muy conocidas también fuera de Japón, en lugares como Australia, Europa y Norteamérica. No siempre fue así, ya que, en el siglo XX, en concreto en la década de 1930, el akita inu estuvo al borde de la extinción. Gracias al trabajo de personas dedicadas a la conservación de las razas japonesas consiguió recuperarse y hoy en día se considera asegurada su conservación.

Características físicas del shiba inu y del akita inu

En este apartado repasamos las características más relevantes relativas al aspecto físico de ambos perros, destacando las diferencias que permiten identificar a cada una:

  • Tamaño: el shiba inu es un perro tipo spitz de talla pequeña. Los ejemplares de esta raza suelen pesar entre 8-10 kg y medir unos 35-41 cm. De hecho, es la raza más pequeña de las japonesas. Es una clara diferencia con el akita inu, la raza japonesa más grande y que supera, en mucho, la altura y el peso de los shiba inu. Así, los akita inu miden a la cruz entre 60 y 71 cm y pesan de 34 hasta 50 kg.
  • Cabeza: la cabeza del akita inu llama la atención por su tamaño, nada que ver con la del shiba inu. Lo que sí tienen muy similar son los ojos, en ambos perros de tamaño pequeño y forma triangular. Las orejas también se parecen. Son triangulares y se llevan erguidas. En cambio, en el hocico hay diferencias. El del shiba inu es puntiagudo y termina en una trufa de color negro. El del akita inu es más ancho en la base y se va afinando hacia la punta, también de trufa negra, aunque nunca es puntiagudo como el del shiba inu.
  • Cuerpo: el cuerpo del shiba inu es elegante, robusto y proporcionado. El del akita inu es, en una palabra, imponente. Son perros muy fuertes y poderosos. Ambas razas llevan los codos pegados al cuerpo y tanto el shiba inu como el akita inu destacan por presentar la cola doblada sobre la grupa. La diferencia está en que la del akita es robusta, algo más larga y muy peluda.
  • Manto: el pelaje de las dos razas es de doble capa y se admite en una variedad de colores. Les permite adaptarse a climas más fríos. Los akita inu se consideran aptos para vivir en el exterior gracias a la densidad de su subpelo.

Carácter del shiba inu y del akita inu

Además de las características físicas, que, sin duda, nos van a permitir diferenciar a un shiba inu de un akita inu, en cuanto a su carácter también hay puntos muy importantes a tener en cuenta y que nos hablan de perros muy distintos:

  • Convivencia con niños: el shiba inu es un perro juguetón, apto para la convivencia con niños. Por su parte, el akita inu tiene un carácter bastante diferente y no es la mejor raza para estar con los más pequeños. Su particular personalidad puede darnos algún susto.
  • Muestras de cariño: mientras el shiba inu es un perro afectuoso, aunque independiente, el akita inu puede adorar a su cuidador a la vez que mantiene una actitud distante y poco dada a las demostraciones de afecto. Es un perro que parece inmutable.
  • Convivencia con perros: al igual que con los niños, el shiba inu también es apto para la convivencia con otros perros, todo lo contrario que el akita inu, especialmente en el caso de los machos. No es raro que se vean involucrados en peleas.
  • Experiencia: ambos perros se recomiendan para cuidadores con experiencia previa, no solo en el manejo de perros, sino en su educación, ya que las dos razas requieren de una enseñanza paciente y constante. Este aspecto es importante en el shiba inu e imprescindible en el akita inu, que puede necesitar ayuda profesional. Es un pilar fundamental para convertir a cualquiera de ellos en una excelente compañía.
  • Instinto guardián: el shiba inu es un buen perro guardián, aunque, como el basenji, es poco probable que lo oigamos ladrar. Él prefiere emitir unos particulares chillidos. Con los desconocidos puede mostrarse algo tímido. El akita inu comparte este instinto guardián, pero, más que tímido, se muestra muy desconfiado con los extraños.

Cuidados del shiba inu y del akita inu

Además de la educación de la que ya hemos hablado, dentro de los cuidados básicos que necesitan el shiba inu y el akita inu hay algunas diferencias en aspectos como la actividad o la higiene. Así, el shiba inu es un perro activo que va necesitar oportunidades para ejercitarse y quemar su energía. De lo contrario podríamos vernos con un ejemplar excesivamente nervioso, que acabaría por manifestar problemas de comportamiento. Se recomienda darle, como mínimo, unos tres paseos al día de una media hora de duración cada uno.

Por su parte, el akita inu también necesita actividad física. Más que ejercicio intenso, preferirá largos paseos. De sus tres salidas diarias, al menos una tiene que prolongarse por más de una hora. Proporcionándoles estimulación física y mental, ambas razas pueden adaptarse a vivir en un apartamento.

En cuanto a la higiene, al shiba inu basta con cepillarlo de vez en cuando para que su manto luzca perfecto. El baño podemos dejarlo para cuando esté verdaderamente sucio. En el caso del akita inu, aunque su pelo no sea largo, sus características hacen que debamos dedicarle tiempo para cepillarlo con regularidad, mejor a diario.

Por último, no puede olvidarse que el akita inu es una de las razas consideradas potencialmente peligrosas. Esto implica cumplir determinados requisitos para su tenencia, como tener contratado un seguro de responsabilidad civil, y la obligatoriedad de salir a la calle siempre con correa y bozal.

Salud del shiba inu y del akita inu

En general, ambas razas pueden gozar de buena salud, sobre todo si nos esmeramos en sus cuidados, les proporcionamos una alimentación de calidad, los desparasitamos, vacunamos, etc. En cualquier caso, el akita inu tiene una esperanza de vida algo más reducida que la que se estima para el shiba inu. Es de unos 10-12 años, mientras que la del shiba inu se sitúa en unos 12-13.

Además, como perro grande que es, el akita inu muestra mayor propensión a padecer algunas enfermedades, como la artrosis o la torsión-dilatación de estómago. También puede presentar problemas cardiacos. Por último, conviene vigilar su peso, ya que es una raza con tendencia a engordar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Diferencias entre shiba inu y akita inu, te recomendamos que entres en nuestra sección de Comparativas.

Bibliografía
  • Fogle, Bruce. 1995. The Encyclopedia of the Dog. London. Dorling Kindersley.