Dolor de oído en perros - Causas y cómo aliviarlo

Dolor de oído en perros - Causas y cómo aliviarlo

La otitis es un problema muy recurrente en la práctica clínica veterinaria y se manifiesta por picazón, enrojecimiento, exceso de cera y dolor de oído en el perro, lo que le produce molestias no solo a él sino también al tutor que lo vigila. Sin embargo, esta no es la única causa que puede explicar las molestias que siente tu can en el oído, ya sea el externo o el interno.

En este artículo de ExpertoAnimal explicaremos las causas del dolor de oído en perros y sus posibles tratamientos. Así mismo, hablaremos de cómo aliviar el dolor de oído en perros, aunque, como siempre, la visita al centro veterinario es fundamental.

Causas del dolor de oído en perros

La causa principal del dolor de oído en perro es la otitis, la cual, a su vez, aparece por distintas razones. Sin embargo, también existen otros motivos que pueden producir molestias en el oído. Hablamos de todos ellos a continuación:

Otitis

El oído se divide en oído interno, medio y externo, y este último se divide en canal vertical y horizontal. La otitis en perros es una inflamación del oído (oído y canal auditivo) y, según la ubicación, se clasifica como otitis interna, media y/o externa. Sin embargo, el tipo más común que surge en los perros es la otitis externa. Si se trata mal, evoluciona a media y/o interna, causando problemas más graves que pueden manifestarse en síntomas neurológicos.

Esta inflamación produce dolor, por ello resulta una de las principales causas. Otro signo muy común de otitis es el aumento de la producción de cerumen (cera) por las glándulas ceruminosas. Si tu perro sacude o inclina la cabeza, se rasca la oreja en exceso, tiene demasiada cera y un olor desagradable, debes consultar a un veterinario.

Existen factores de riesgo que hacen que los animales de ciertas edades, razas y estilos de vida sean más propensos a desarrollar infecciones recurrentes del oído. Por ejemplo, los perros mayores están asociados con más tumores o pólipos inflamatorios. La raza también es un favor importante, puesto que los perros de orejas colgantes crean las condiciones ideales para que los microorganismos que habitan en el pabellón de la oreja se desarrollen y causen la inflamación y la infección de la misma. Igualmente, la anatomía del canal auditivo de las razas braquicefálicas, como el bulldog, o el estrechamiento de las orejas del shar pei son otros factores que predisponen a la aparición de otitis y, en consecuencia, al dolor de oído en los perros. Por último, el baño sin secado al final hace que el ambiente del oído sea húmedo y oscuro, ideal para el desarrollo de la otitis.

La otitis puede estar provocada por causas primarias o secundarias. Empezando por las primarias, tenemos las siguientes:

  • Cuerpos extraños. De hecho, los cuerpos extraños ocupan un lugar destacado en la lista de diagnósticos diferenciales cuando llega a la clínica un perro con dolor de oído y se sospecha de otitis unilateral (solo un oído está afectado). El veterinario debe buscar espinas o semillas de plantas (muy comunes), pequeñas piedras, polvo, insectos o pieles.
  • Masas en el canal auditivo. Los pólipos u otros tipos de tumores pueden desarrollarse dentro del oído o canal auditivo y causar dolor y otitis con infección secundaria.
  • Ácaros. El ácaro Otodectes cynotis es el causante de la sarna otodéctica, que cursa dentro del oído y, por tanto, produce una otitis en el animal afectado. Estos parásitos son más comunes en gatos, sin embargo, en perros también es posible observarlos.
  • Enfermedades autoinmunes. Las enfermedades autoinmunes pueden causar otitis bilateral recurrente (ambos oídos se ven afectados).
  • Enfermedades endocrinas. Los problemas endocrinos también se incluyen en la lista de diagnósticos diferenciales para la otitis canina, ya que pueden causar una sobreproducción de cerumen en las glándulas y desencadenar infecciones secundarias.

En cuanto a las causas secundarias, principalmente destacan los hongos, como Malassezia pachydermatis, o las bacterias. Un perro con predisposición a padecer problemas de cerumen o a desarrollar un buen microambiente en el oído, padecerá con mayor frecuenta que microorganismos oportunistas proliferen.

Alergias

Las alergias también causan otitis, no obstante, merecen una mención aparte por su complejidad, y es que un porcentaje considerable de perros sufre algún tipo de alergia alimentaria o ambiental. Si el perro es alérgico a algún componente ambiental, desarrolla dermatitis atópica en ciertas épocas del año.

Uno de los síntomas más comunes en las alergias crónicas es el dolor de oído. Como se trata de una reacción generalizada, la otitis producida en estos casos suele ser bilateral, es decir, ambos oídos están afectados, aunque pueden verse afectados en distintos grados de gravedad.

Un perro que sufre alergia ambiental suele mostrar síntomas como piel engrosada y enrojecida, enrojecimiento del oído, alopecia, estornudos, picor o incluso shock anafiláctico. Dichos signos variarán en función del tipo de alergia y del contacto que haya tenido el perro con el alérgeno, es decir, si ha sido contacto directo, lo ha inhalado, etc. En casos de alergia alimentaria, puede verse irritada la región del ano y suelen aparecer síntomas gastrointestinales, así como inflamación de la zona de los ojos y la boca.

Traumatismos

Prácticamente cualquier tipo de lesión en la oreja puede provocar dolor de oído en el perro. Así, un golpe, una herida causada por una pelea o incluso por un rascado excesivo puede haber desencadenado esta molestia.

Parásitos

Los ácaros de la sarna no son los únicos parásitos que pueden provocar dolor de oído en perros. Las garrapatas suelen adherirse a aquellas zonas de la piel más finas, por ello las orejas se encuentran entre sus partes favoritas. Especialmente cuando estamos ante una infestación moderada o grave, el animal no solo experimenta picor, sino también otras molestias y, por supuesto, dolor. Esto es común en perros cachorros que aún no han sido desparasitados, pero también en adultos y ancianos.

Síntomas de dolor de oído en perros

No siempre es fácil identificar que a un perro le duele el oído, por eso es importante prestar atención a cualquier signo que manifieste. En general, cuando a un perro le duele le oído suele mostrar los siguientes síntomas:

  • Se rasca mucho las orejas
  • Sacude la cabeza
  • Inclina la cabeza
  • Orejas rojas o calientes
  • Mayor cantidad de cera
  • Mal olor del canal auditivo
  • Sensibilidad al tacto
  • Llora cuando se rasca
  • Agresividad al tratar de manipular o limpiar el oído
  • Pérdida de audición
  • Falta de coordinación motora

En caso de observar cualquiera de los síntomas mencionados, es fundamental acudir al centro veterinario cuanto antes, ya que, como hemos visto, las causas son muy variadas y muchas de ellas graves. Una vez allí, el veterinario puede realizar las siguientes pruebas diagnósticas:

  • Otoscopia para observar el canal directamente
  • Citología y observación microscópica de posibles microorganismos
  • Cultivo y antibiograma para saber qué antibiótico es mejor usar
  • Radiografía
  • Resonancia magnética
  • Tomografía computarizada
  • Biopsia e histología

¿Cómo aliviar el dolor de oído en perros?

Para poder aliviar el dolor de oído en el perro es imprescindible identificar la causa que lo provoca y tratarla. El tratamiento no será el mismo si el dolor está provocado por parásitos que si el motivo es un tumor.

En cualquier caso, una de las primeras medidas suele ser la limpieza del oído para retirar el exceso de cera y mantenerlo seco.

Limpieza del oído

Existen varias soluciones de limpieza adecuadas para muchas situaciones diferentes:

  • Un ceruminolítico (con urea, por ejemplo) evita la formación de más cerumen.
  • Un disolvente ceruminoso (glicerina o lanolina) suaviza el cerumen y hace que se libere de las paredes del canal auditivo.
  • También hay soluciones de secado que secan el canal y están indicadas para otitis productivas o purulentas (propilenglicol, ácido acético, etc.).

Si tu perro tiene mucha cera y quieres limpiarla en casa, sigue este paso a paso:

  1. Remoja una gasa limpia en solución salina o limpiadora.
  2. Limpia el exceso de cera con movimientos circulares suaves.
  3. Evita usar hisopos de algodón u objetos afilados para tratar de profundizar. Los hisopos se pueden usar en los huecos poco profundos del oído, pero de todas formas es preferible evitarlos.
  4. Usa una gasa seca para eliminar el exceso de líquido y no dejar espacios con humedad.
  5. La limpieza termina cuando la gasa sale limpia y sin suciedad.
  6. También puedes cortar los pelos que se dirijan al canal auditivo para ventilar la región.

Eso sí, antes de realizar esta limpieza recomendamos acudir al veterinario, ya que la presencia de cerumen puede orientar el diagnóstico.

Tratamientos para el dolor de oído en perros

Dependiendo de la causa que provoque la otitis o el dolor de oído en el perro, el tratamiento a seguir será uno u otro. Así, las gotas para el dolor de oído en perros deberá recetas el veterinario. Por ejemplo, en los casos de infección será necesario administrar antibióticos, antiinflamatorios o corticosteroides sistémicos. Cuando la causa sea un hongo o una bacteria, se emplearán medicamentos antifúngicos o antibacterianos.

Si lo que provoca el dolor es un ácaro u otro tipo de parásitos, será necesario administrar al perro el antiparasitario adecuado. Así mismo, en los casos de alergia que provocan dermatitis atópica, además de administrar corticoides puede ser necesario bañar al perro con un champú específico. Para las alergias alimentarias será preciso instaurar una dieta hipoalergénica. En los casos de tumores, el veterinario determinará si es posible operar y qué tratamiento seguir.

Como ves, los tratamientos son muy variados y dependen totalmente de la causa que provoque el problema, por ello no es posible aliviar el dolor de oído en perros sin un diagnóstico previo. Igualmente, si buscas remedios caseros para el dolor de oído en perros debes saber que sin la causa que lo produce tampoco se pueden aplicar.

Consecuencias de no tratar el dolor de oído en perros

Junto con la otitis canina o simplemente como resultado de una sacudida más vigorosa de la cabeza, puede ocurrir una microfiltración del cartílago del oído y causar un hematoma llamado otohematoma, donde se produce la acumulación de líquido serosanguíneo entre la piel y el cartílago, creando una bolsa de sangre en el oído.

Esta situación además de muy incómoda es muy dolorosa para el perro. El tratamiento es quirúrgico bajo anestesia, durante el cual se drena el otohematoma y se crean fisuras para continuar con el drenaje y evitar que se siga acumulando líquido. Además, se pueden recetar antibióticos y medicamentos antiinflamatorios después de la cirugía para ayudar a la curación y el manejo del dolor.

Por ello, nuevamente, insistimos en la importancia de acudir al centro veterinario en caso de observar que el perro tiene dolor en el oído.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Dolor de oído en perros - Causas y cómo aliviarlo, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.

Bibliografía
  • W.H. Miller; C.E. Griffin; K.L. Campbell. (2013). Muller y Kirk's Small Animal Dermatology. 7th ed. Toronto, Ontario: Elsevier; pp. 741–767.
  • T. Nuttall. (2016). Successful management of otitis externa.
  • S. Paterson. (2016) Topical ear treatment - options, indications and limitations of current therapy. En: J Small Anim Pract. 2016 Dic; 57 (12): 668-678.
  • S. Paterson. (2016). Discovering the causes of otitis externa.