Efectos secundarios de la acepromacina en perros

Efectos secundarios de la acepromacina en perros

La Acepromacina es un fármaco perteneciente a la familia de los tranquilizantes fenotiacínicos. En perro se suele utilizar como sedante suave o en combinación con otros fármacos (como los opioides) para conseguir una sedación más profunda. También tiene efecto antiemético (impide el vómito y la náusea). Su efecto analgésico prácticamente nulo.

Es un medicamento que requiere prescripción veterinaria y que no debe ser administrado sin la supervisión de un veterinario. Si le han recetado acepromacina a tu perro, seguro que te preguntas qué efectos secundarios o contraindicaciones presenta. En este artículo de ExpertoAnimal te detallaremos los más destacados en esta especie, descubre a continuación los efectos secundarios de la acepromacina en perros:

1. Hipotermia

Es uno de los principales efectos adversos de la acepromacina, debido a la vasodilatación periférica que produce. Es por ello que se desaconseja su administración como fármaco único y se debe tener la precaución de mantener al animal caliente mientras dure el efecto del fármaco.

2. Hipotensión

Hay razas más sensibles a padecer hipotensión profunda, síndrome vasovagal y sedación más prolongada. Es el caso de las razas braquicefálicas (como bóxer o bulldog) y otras razas de gran tamaño como los galgos. En estas razas se deberán usar dosis menores o evitar administrar acepromacina.

En todo caso, debido a su acción vasodilatadora, cualquier paciente es susceptible de presentar hipotensión tras la toma de este fármaco, lo cual puede provocar una taquicardia refleja y pulso débil asociados. Evitaremos utilizarla en animales hipovolémicos (por ejemplo, con hemorragias) por elevado riesgo de shock.

3. Disminución del umbral convulsivo

En el pasado, se ha relacionado la acepromacina con el aumento del riesgo de convulsión en animales sensibles, como aquellos que padecen epilepsia. Sin embargo, en la actualidad se considera que, con las dosis que se utilizan en perro, ese riesgo es muy bajo [1]. En todo caso, se recomienda evitar usarla en pacientes epilépticos.

4. Prolapso del tercer párpado

El tercer párpado o membrana nictitante suele permanecer exteriorizado durante el tiempo que dura el efecto, pero vuelve a su posición natural por sí solo cuando desaparece el efecto. No es significativo desde el punto de vista clínico.

5. Sedación prolongada

Puede darse en pacientes debilitados o seniles, que se muestran más sensibles a sus efectos, así como las razas que hemos mencionado en puntos anteriores, como las braquicefálicas, el efecto sedante puede ser más prolongado y profundo y deberemos tenerlo en cuenta a la hora de la monitorización de estos pacientes una vez administrado el fármaco y en el momento de ajustar las dosis.

6. Disminución del hematocrito

Puede disminuirlo en un promedio de 17,8% [2], debido al secuestro esplénico de glóbulos rojos que se produce, por lo que debe evitarse en animales anémicos, siendo importante medir el hematocrito antes de una intervención, sobretodo en aquellas en las que se estima que puede darse una pérdida significativa de sangre.

7. Incoordinación

Debido a su efecto depresor sobre el Sistema Nervioso Central y disminución de la respuesta motora, el animal puede mostrar inestabilidad e incoordinación en la marcha, sobretodo del tercio posterior.

8. Desinhibición de la conducta agresiva

Es la llamada "reacción paradójica", en la que el animal, en lugar de relajado y tranquilo, se muestra hiperactivo e incluso agresivo. Esta reacción es más común en gatos, pero también puede darse en la especie canina. Es por ello que deberemos ser cautelosos en el manejo de animales bajo los efectos de la acepromacina.

Contraindicaciones

Asimismo, se considera contraindicada la acepromacina en animales con insuficiencia cardíaca descompensada (por la vasodilatación mencionada anteriormente), en hepatopatías (puesto que la metabolización de este fármaco se da principalmente en este órgano y puede darse hepatotoxicidad) y en pacientes con alergia conocida a las fenotiacinas, en embarazo y lactancia (por no haber seguridad sobre sus efectos adversos en esta etapa), así como en casos en los que se están realizando pruebas de alergia cutánea (por inhibición de los receptores histamínicos H1).

Por último, este medicamento se ha utilizado frecuentemente en el tratamiento de diversas fobias, como son a los ruidos fuertes, tormentas o petardos. Con la evidencia actual y teniendo en cuenta que se ve comprometida la respuesta motora pero apenas se disminuye la percepción sensorial del paciente, se considera un tratamiento poco indicado en el tratamiento de este tipo de fobias, pues el animal sigue percibiendo todo aquello que le atemoriza, a la vez que ve mermada su capacidad de huída, por lo que, a menudo, la fobia se agrava.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Efectos secundarios de la acepromacina en perros, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.

Referencias
  1. Tobias KM, et al. J Am Anim Hosp Assoc. A retrospective study on the use of acepromazine maleate in dogs with seizures. PubMed, Julio-Agosto 2006.
  2. M.J. Caruso 1,2; F. Depetris 1; E. Esjaita 1; A. Z. Efectos de la premedicación con acepromacina sobre el hematócrito en caninos. Inter-médica editorial. Junio 2011.
  3. 1.Mayoral Palanca, E. Ynaraja Ramírez, Mª. Martínez Alcaine. PROTOCOLOS ANESTÉSICOS DE UTILIDAD PRÁCTICA EN LA CLÍNICA DEL PERRO Y DEL GATO.
  4. Dr. Fco. Laredo, Dr. J. Ignacio Redondo, Dr. Rafael Gómez-Villamandos, Dr. Eliseo Belda, Dr. J. Ignacio Cruz. CAPÍTULO I: La preanestesia: analgesia, inmovilización farmacológica, tranquilización y ansiolisis. Revista Consulta.