Efectos secundarios de la cortisona en perros

Efectos secundarios de la cortisona en perros

Cada vez podemos observar con mayor frecuencia como las enfermedades humanas relacionadas con nuestro estilo de vida son también diagnosticadas masivamente en nuestros animales de compañía, en la mayoría de las ocasiones influenciados negativamente por nuestros hábitos.

Uno de los problemas más importantes del ser humano relacionado con los fármacos es la polimedicación, es decir, la prescripción y toma masiva de medicamentos, algunos de ellos muy agresivos para el organismo, y esto, lamentablemente, también puede sucederle a nuestros amigos peludos.

Es imprescindible que el propietario conozca las repercusiones de ciertos fármacos para poder estudiar junto al veterinario qué otras opciones posibles pueden aplicarse. Para ayudarte a adquirir este conocimiento, en este artículo de Experto Animal te hablamos sobre los efectos secundarios de la cortisona en perros.

¿Qué es la cortisona?

La cortisona es el nombre popular que generalmente se emplea para designar a los fármacos antiinflamatorios esteroideos, que son medicamentos basados en la estructura de hormonas esteroideas que se producen internamente en el organismo del perro, también conocidas como corticosteroides naturales.

Estos fármacos también son conocidos como corticosteroides semisintéticos, en ellos la potencia se ha incrementado en comparación con las hormonas naturales y además, al administrarse de forma externa, el comportamiento de estos fármacos no obedece a una respuesta natural y fisiológica del organismo.

Existen ciertos medicamentos humanos que son tóxicos para perros, no obstante, algunos tipos de cortisona se emplean para ambas especies. El grupo de antiinflamatorios esteroideos, comprende, entre otros, los siguientes principios activos: prednisolona, prednisona, dexametasona y metilprednisolona.

¿Cómo actúa la cortisona en perros?

Como sucede con todos los fármacos, la cortisona interactúa con un receptor celular específico para la misma, una vez se ha producido esta unión, la fisiología del organismo se altera y en el caso de la cortisona se producen los siguientes efectos farmacológicos:

  • Interviene en el metabolismo de los carbohidratos, reduciendo el uso de glucosa por parte de los tejidos, lo que implica que el perro puede tener aumentados sus niveles de azúcar en sangre.
  • Aumenta la absorción de sodio, lo que se vincula directamente con un aumento en la retención de líquidos.
  • Inhibe los fenómenos asociados al proceso inflamatorio (como la dilatación de los vasos sanguíneos y la proliferación de células), siendo el antiinflamatorio más potente.
  • Disminuye la respuesta inmunológica e inflamatoria.
  • Reduce el moco gástrico del estómago, el cual cumple una función protectora, a la vez que aumenta la secreción de ácido clorhídrico.
  • Reduce la absorción de calcio.

¿En qué casos se puede prescribir cortisona a un perro?

La cortisona generalmente se prescribe como tratamiento farmacológico ante las siguientes afecciones:

  • Enfermedades caracterizadas por inflamación y dolor articular
  • Enfermedades hepáticas o renales
  • Enfermedades autoinmunes
  • Reacciones alérgicas

¿Cuáles son los efectos secundarios de la cortisona en perros?

Antes de prescribir cualquier fármaco el veterinario debe analizar el coeficiente entre beneficio y riesgo y un buen profesional debería recomendar únicamente cortisona cuando los beneficios superen los riesgos.

No obstante, como propietario de tu mascota debes conocer también cuáles son los efectos secundarios de la cortisona en perros que pueden derivarse del uso continuado:

  • Edema generalizado y acumulación de líquido en el abdomen
  • Enfermedades infecciosas por disminución de la competencia del sistema inmunológico
  • Aumento del riesgo de sufrir infarto de miocardio
  • Debilidad muscular
  • Diabetes
  • Aumento de la tensión arterial
  • Aumento de la tensión en el globo ocular y mayor riesgo de desarrollar cataratas
  • Úlcera gástrica y dificultades en el proceso de digestión

Todos estos efectos secundarios se derivan precisamente del mecanismo de acción y de los efectos farmacológicos de la cortisona. Otro dato que es importante conocer es que el tratamiento con cortisona nunca debe interrumpirse bruscamente pues podría causar trastornos hormonales graves.

¿Qué alternativas existen a la cortisona?

Debemos distinguir dos tipos de tratamiento que pueden realizarse con antiinflamatorios esteroideos o fármacos corticoides, y es que un caso es que se aplique una pomada con cortisona de forma tópica durante algunos días para tratar una inflamación dermatológica y otro caso muy distinto es que la cortisona se administre por vía oral como tratamiento inmunomodulador a largo plazo.

Si la cortisona es por vía oral y el tratamiento propuesto es de larga duración, es importante recurrir a cualquier opción que pueda suponer una alternativa, aunque esto no es posible en todos los casos.

Existen muchas alternativas a la cortisona que resultan mucho menos agresivas para el organismo, no obstante, esto dependerá de cada perro y de la patología que deba ser tratada.

Si a tu perro le han recomendado un tratamiento crónico con cortisona y no quieres correr ciertos riesgos lo mejor que puedes hacer es acudir a un veterinario holístico, un profesional que además de manejar la medicina veterinaria posee un completo conocimiento acerca de otras terapias alternativas las cuales siempre considerará como primera línea de tratamiento.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Efectos secundarios de la cortisona en perros, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.