Ejercicios de calentamiento del caballo

Ejercicios de calentamiento del caballo

Para cualquier criatura, en especial para los caballos, un correcta rutina de calentamiento antes de realizar cada entrenamiento es tan importante como el propio ejercicio. Cómo lo dice el nombre, el calentamiento ayuda a preparar y calentar todos los músculos del cuerpo para que funcionen de forma correcta y así evitar daños y futuras lesiones.

El calentamiento no sólo es importante a nivel fisiológico sino también a nivel psicológico. Un caballo que realiza de forma inmediata su entrenamiento sin haber pasado por un calentamiento previo, podría también, estar siendo forzado mentalmente. La rutinas diarias son muy importantes para preparar todos los circuitos del equino, no sólo para obtener mejor rendimiento físico sino un mejor comportamiento y una mejor salud emocional.

Los caballos son animales complejos, es por eso que te invitamos a leer este nuevo artículo de ExpertoAnimal donde te daremos los mejores ejercicios de calentamiento del caballo y las condiciones más optimas para realizarlos.

Masajes para caballos

El calentamiento hace que las articulaciones y los músculos del caballo se vuelvan más flexibles, por tanto, los movimientos más sencillos y sin la necesidad de realizar un esfuerzo excesivo, son muy recomendables. Eso se debe gracias a la recepción del líquido sinovial necesario para la lubricación, así como una entrada mayor cantidad de oxígeno y sangre por todo el cuerpo.

La correcta circulación de la sangre es muy importante, así que, antes de que el caballo realice cualquier serie de movimientos o incluso antes de montarlo, regálale un masaje circulatorio, que además le hará sentir muy bien. Trabaja particularmente la zona de la espina dorsal, pasando tus manos a modo de plancha, con firmeza pero no demasiado fuerte.

Después puedes pasar a la zona de las patas. Este es un lugar bastante particular y al que debemos prestar atención puesto que el caballo permanece muchas horas de pie en el establo. Realiza movimientos circulares con firme suavidad y de forma gradual.

Ponte debajo del caballo a la altura de sus patas delanteras; toma una zanahoria e incita a que la busque con la boca hacia el punto donde te encuentras. Esta acción alargará y estirará su espina dorsal. Consiente a tu caballo con un buen masaje antes de proceder con el calentamiento físico.

Trabajo de cuerda con el caballo

Cuando el caballo empieza a estar más despierto y activo, es el momento del calentamiento físico para evitar la rigidez, para ayudarle a estirar el cuello y línea superior, y por supuesto, para la correcta colocación corporal. El trabajo de cuerda es muy importante para los ejercicios de calentamiento del caballo, especialmente si nuestro caballo es muy nervioso o si aún le estamos domando.

Para llevar a cabo este ejercicio necesitarás utilizar una cabezada con serreta y una cuerda larga, de entre 6 y 8 metros. Empezaremos animándole a realizar vueltas en círculo al paso para después dar paso al trote. Puedes invitarlo a hacer figurar imaginarias con el paso, por ejemplo la figura del número 8. Esto ayudará a que se divierta y que la experiencia sea positiva para él, algo fundamental. Descubre nuestro vídeo sobre el trabajo de cuerda en nuestro canal de YouTube.

Trabajo cardiovascular

Al incrementar el ritmo de la respiración del caballo el cuerpo cada vez se permite calentar más, y para que todo el sistema esqueleto-muscular funcione correctamente, el caballo debe estar lo más caliente posible.

Para aumentar la temperatura, debemos aumentar la circulación de la sangre pero ¿cómo lograrlo? De la misma forma que una persona que realiza trabajo cardiovascular: a través del aumento de la velocidad y del ritmo respiratorio.

Galopar ayuda al caballo a alargar y encoger los músculos de la espalda y los músculos abdominales, así como todo el sistema de extremidades. Sin embargo, recuerda que buscamos aumentar su respiración y por lo tanto su temperatura, pero no queremos ni agotarlo ni lesionarlo, así que, sé consciente de la intensidad del galope. Debe ser largo pero de bajo perfil.

Paseo a caballo

Disfrutar con nuestro caballo de un merecido paseo, es fundamental para tener una buena relación con él y para enriquecer su día a día. Al margen de los ejercicios de calentamiento mencionados anteriormente, el paseo a caballo es una forma estupenda de calentarle.

Después de llevarlo hacia el camino de la intensidad respiratoria, desciende un poco e invítalo a caminar con calma. Ahora será el momento para poner el foco en la flexibilidad, la salud de las articulaciones y la elasticidad. Recuerda que caminar provee de una excelente rotación espinal, más que trotar o galopar. Todo esto intentando que las piernas realicen rotaciones y movimientos completos. Es difícil pero con mucha practica y comunicación se pueden lograr. Prueba primero realizarlos de pie en un estado estático y poco a poco aumenta la dificultad.

Más trabajo de articulaciones

Trotar un poco saltando pequeños obstáculos en el terreno, hará que levante más sus patas, permitiendo el movimiento y la estimulación de todas sus articulaciones de forma más completa. También ayuda a fortalecer sus músculos torácicos. Aumenta los obstáculos y la altura de los mismos a medida que avanzan en el calentamiento (es importante calentar también en los saltos, ya que requiere de importantes impulsos de energía).

Este tipo de ejercicios también les ayuda a incrementar la sensación de balance, la coordinación motora y aumenta la fuerza y la postura para cargar el peso de su jinete.

Posterior a los obstáculos, haz uso de las transiciones y juega con los ritmos. Por ejemplo, trote, paso y luego de vuelta al trote. Esto estimula la correcta realización y preparación mental de los movimientos que requieren de más impulsos.

La importancia de la rutina

Nunca te saltes una sesión de calentamiento, si lo haces, tu caballo lo sentirá y reclamará de muchas maneras, en especial, con lesiones y mal humor.

Cuando termines el calentamiento no lo detengas de golpe. Realiza una sesión de enfriamiento positivo; permite que tu caballo se estire y relaje con una caminata larga y calmada de 10 a 15 minutos.

Esto es igual de importante que el calentamiento como tal, además, es el momento perfecto para la comunicación y para pasar un tiempo tranquilo y de calidad con tu caballo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Ejercicios de calentamiento del caballo, te recomendamos que entres en nuestra sección de Deportes.