¿El agua de mar es buena para la piel de los perros?

¿El agua de mar es buena para la piel de los perros?

La hidroterapia es uno de los métodos más empleados para el tratamiento de enfermedades relacionadas con el sistema óseo, cardiovascular e inmunitario, para aliviar el dolor muscular y combatir trastornos como el estrés, la ansiedad o la depresión. Así, para nadie es un secreto que esta técnica propia de la medicina holística obtiene excelentes resultados tanto en pacientes humanos como en perros. Para ello, se pueden llevar a cabo los tratamientos en piscinas fabricadas con dichos fines, mediante el asesoramiento de un fisioterapeuta canino, o acudiendo al mar, también bajo las indicaciones del especialista. Sin embargo, ¿sabías que los efectos del agua de mar también se ven reflejados en el estado de la piel del can?

Con el agua de una piscina nuestro perro no mejorará la salud de su piel ni pelaje, no obstante, en el mar este hecho cambia por completo. De esta forma, no es de extrañar que nos preguntemos, ¿el agua de mar es buena para la piel de los perros? ¿En qué casos se puede utilizar y cómo? Estas y más preguntas resolveremos en este artículo de ExpertoAnimal, ¡así que sigue leyendo!

Beneficios del agua de mar para la piel de los perros

Sí, el agua de mar es buena para los perros, afirmación que se sostiene gracias al estudio llevado a cabo por el investigador francés René Quinton a finales del siglo XIX. En él, halló que en la composición del agua de mar se encuentran casi todos los elementos de la tabla periódica, así como una amplia variedad de nutrientes presentes, también, en el cuerpo de todos los mamíferos. Así, y tras varios experimentos, pudo descubrir que el agua de mar diluida ayudaba a estabilizar el organismo de los pacientes, a tratar problemas relacionados con los órganos, como los riñones, e, incluso, a actuar en casos graves de desangramiento, inyectando el líquido a modo de transfusión.

En su estudio, se revelan los beneficios del agua de mar para los perros en su forma diluida, inyectada o bebida, sin embargo, dicho descubrimiento también es interesante para entender por qué los baños con agua de mar son capaces de mejorar considerablemente el estado de la dermis. Como decíamos, gracias a su composición, el organismo logra estabilizarse, fortaleciendo su sistema inmunitario y protegiéndolo de agentes patógenos. Al producir esta consecuencia, la piel también se ve beneficiada. A continuación, exponemos los principales beneficios del agua de mar para la piel de los perros:

Regenera el tejido dañado

El agua de mar posee importantes propiedades antisépticas y cicatrizantes, de manera que al entrar la piel dañada en contacto con este líquido, se activa el proceso de regeneración de la misma. Eso sí, para que los resultados sean los esperados, es preciso que el agua de mar no esté contaminada.

Ayuda a desinfectar las heridas

Gracias a sus propiedades antibacterianas y antimicrobianas, el agua de mar favorece la correcta desinfección de cualquier tipo de herida leve. De esta manera, resulta un remedio natural perfecto para curar y desinfectar heridas producidas por arañazos al rascarse o quemaduras de primer y segundo grado. En los casos de heridas muy graves, como las producidas por quemaduras de tercer o cuarto grado, o las heridas producidas durante una pelea con otro perro, deben ser atendidas por el veterinario y, una vez tratadas, aplicar el agua de mar si el especialista lo aprueba.

Para las heridas leves, se puede llevar a cabo tanto un baño de mar como una aplicación tópica solo de la zona afectada. Para ello, se puede recoger en una botella un poco de líquido, limpiar la lesión del perro con ella, dejando que actúe durante unos segundos, retirando los restos, volviendo a colocar otra capa de agua de mar, secando y, finalmente, cubriendo la herida con un apósito.

Alivia los picores

Debido a las propiedades antibióticas y calmantes del agua de mar, los pacientes con dermatitis atópica, dermatitis seborreica, sarna, psoriasis o caspa, entre otras enfermedades de la piel que producen prurito intenso, pueden ver aliviados los síntomas considerablemente y reducida la sensación de picor. De esta forma, no solo se logra aminorar la inflamación e irritación que dichas patologías producen en el perro afectado, sino que también evita que se siga rascando y, por ende, provocando nuevas heridas. No obstante, cabe destacar que el agua de mar nunca debe actuar como único tratamiento para estas afecciones, ha de ser un complemento al tratamiento veterinario, una ayuda para hacer que el organismo pueda recuperarse más rápidamente.

Agua de mar para la sarna en perros

Como apuntamos en el apartado anterior, el agua de mar es buena para los perros y puede ayudar a aliviar los síntomas producidos por afecciones de la piel como la sarna. Para ello, es aconsejable dejar que el paciente disfrute de un baño diario en el mar, en el que pueda nadar y dejar que el agua actúe sobre las heridas, ayudando a combatir la presencia de los ácaros causantes de la enfermedad, desinfectándolas y aliviando el picor. Recalcamos la importancia de la palabra "ayudar" porque, como decíamos, el agua de mar no puede constituir el tratamiento de la sarna, sino un complemento al mismo.

Tras el baño con agua de mar, puesto que este líquido natural ya habrá hecho su efecto, es fundamental bañar al perro con el champú prescrito por el veterinario. Al tratarse de un champú dermoprotector, no debes preocuparte por dañar la capa protectora de la piel del can, puesto que este tipo de productos ya están diseñados para respetarla y no perturbar su función, sino todo lo contrario.

Si no tienes acceso al mar, puedes comprar agua de mar embotellada y llevar a cabo los baños en casa, o acudir un día para llenar tú mismo tus propias garrafas. En este sentido, otro remedio eficaz para reducir el prurito, la inflamación y la irritación producida por la sarna, es el elaborado a base de agua de mar y aceite de oliva. Para hacerlo, solo debes adquirir un pulverizador, introducir en él agua de mar, una cucharada de aceite de oliva, agitar, aplicar sobre las zonas afectadas y dejar actuar. Recuerda retirar los restos tras cada aplicación.

Todos estos consejos son aplicables, también, a otras afecciones cutáneas, como la dermatitis atópica y seborreica, la psoriasis, la tiña, alergias o pioderma.

Baños de mar para perros en casa

Para que los baños de agua de mar hagan sus efectos, es imprescindible no forzar al perro a ellos. Así pues, si tu peludo compañero tiene fobia al mar, jamás lo obligues a bañarse en él, porque puede que logres mejorar su piel, pero incrementarás su miedo y desarrollarás en él otros trastornos igual de graves, como estrés o ansiedad. Para estos casos, lo más recomendable es llevar a cabo los baños de mar para perros con problemas de piel en casa, procurando un ambiente totalmente relajado y positivo para él.

Si tienes acceso al mar, puedes seguir las indicaciones del apartado anterior. Si no tienes acceso al mar, debes saber que también tienes la posibilidad de simular el agua de mar tú mismo. Para ello, deberás seguir las siguientes proporciones:

  • 1 litro de agua caliente o destilada
  • 60 gramos de sal marina pura

Una vez conseguida la sal marina, que puedes sustituir por sal del Himalaya, deberás calentar el agua si no dispones de agua destilada. Cuando esté caliente, añades la sal y remueves bien para integrarla. De forma opcional, puedes añadir un par de gotas de aceite de árbol del té, aceite de neem, aceite de almendras o aceite de oliva. Puedes utilizar esta solución para realizar baños en casa, o para introducirla en un pulverizador y aplicarla solo en las zonas afectadas, siempre retirando después los restos y dejando la zona bien limpia. De esta manera, puedes aprovechar los beneficios del agua de mar para perros en la comodidad del hogar, aunque cabe destacar que los mismos no son igual de fuertes que los proporcionados por el mar real.

¿Los perros pueden beber agua de mar?

Tal y como comentábamos en el primer apartado, el investigador René Quinton descubrió que el agua de mar diluida aporta múltiples beneficios a todos los mamíferos y, por tanto, podemos decir que los perros pueden beber agua de mar pero no directa del mar, sino en la forma adecuada. Ingerir este líquido diluido no solo le permitirá ver mejorado el estado de su piel, sino que también le ayudara a favorecer la función cardiovascular, a fomentar el sistema óseo y a fortalecer su sistema inmune, entre muchos otros beneficios.

Antes de adentrarnos en cómo dar agua de mar a un perro, cabe destacar que la misma se clasifica en dos tipos: hipertónica, correspondiente al agua de mar pura, e isotónica, haciendo referencia al agua de mar diluida y empleada en el método Quinton. Así pues, podemos deducir que el agua que debemos ofrecer a nuestros peludos compañeros es la isotónica, la cual podemos comprar ya preparada o elaborarla nosotros mismos. Para hacerla en casa, debemos diluir una parte de agua de mar en tres partes de agua común, preferiblemente de mineralización débil. De la solución obtenida, se recomienda dar al perro 20 ml diarios de agua de mar isotónica, no más. Así mismo, la introducción de este líquido deberá ser progresiva.

Además de ofrecer al can el agua de mar isotónica para beber, podemos emplear esta solución para cocinar su comida, siempre que se siga una dieta casera. Así, en lugar de hervir la carne, el pescado o las verduras en agua común, podemos hacerlo en tres partes de agua dulce y una de agua de mar. De esta manera, lograremos que el can se aproveche de todos los beneficios del agua de mar para su piel y, en general, para todo el organismo, sin que lo perciba y pueda rechazarlo.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿El agua de mar es buena para la piel de los perros?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidado de la piel.