Compartir
Compartir en:

El baño de arena de las chinchillas

El baño de arena de las chinchillas

¿A que no sabías que las chinchillas no se pueden mojar ni bañar con agua? Pues esto es así debido a su pelaje que es muy fino y abundante, y cuesta mucho que se seque, de tal manera que si se queda dentro un poco de humedad, estos roedores pueden sufrir muchos problemas cutáneos.

Es por eso que tienen una forma de especial para limpiarse y mantener su pelaje en buenas condiciones, y es bañándose con una arena especial. Cuando son salvajes, las chinchillas se mantienen limpias con la ceniza volcánica que hay en sus hábitat natural pero, cuando son domésticos, estos roedores deben disponer de una arena de baño específica para ellos.

¿Quieres saber más? Pues sigue leyendo este artículo de ExpertoAnimal en el que vamos a explicarte todo lo que necesitas saber sobre el baño de arena de las chinchillas y todas las cosas que hay que tener en cuenta para dárselo, porque no solo forma parte de su higiene diaria, sino que además es una actividad que les encanta hacer y con la que se divierten y se relajan.

También te puede interesar: La chinchilla y sus cuidados

¿Cómo se bañan las chinchillas?

A diferencia de la mayoría de seres vivos, debido a su pelaje las chinchillas no pueden bañarse con agua como cualquier otro roedor sino que se mantienen limpias gracias a los baños de arena especiales que se dan en su hábitat natural cuando estás son salvajes.

En realidad esta arena no es más que ceniza volcánica, y a pesar de que pueda parecer una contradicción, el agua más que limpiarles podría provocarles algunas enfermedades comunes y/o graves como neumonías o infecciones por hongos, ya que su pelaje es muy denso y tarda muchísimo en secarse bien. Así que incluso en los casos donde sufran golpes de calor nunca hay que bañar a las chinchillas con agua, sino que hay que empapar bien una toalla y refrescarles con ella.

A pesar de lo que muchos piensen, el baño de arena que las chinchillas toman instintivamente y muy a menudo revolcándose una y otra vez por la ceniza volcánica, es suficiente para asearse y mantener su pelaje en buenas condiciones, sin enredos y sin parásitos, ya que los finos granos de arena penetran entre sus pelos y absorben todo el exceso de humedad y/o grasa que pueda haber.

Como en la actualidad las chinchillas que tenemos son domésticas pero al igual que a sus congéneres son muy limpias y desprecian la suciedad, seguro que si tienes alguna la habrás visto revolcarse y limpiando el sustrato de sus jaula para acabar de sentirse más limpia. Y a diferencia de otros roedores como las cobayas o los hámsters, las chinchillas limpias no desprenden olores.

Para darse un baño de arena, las chinchillas domésticas no disponen de ceniza volcánica como en su hábitat natural así que debes procurarles un producto específico para estos roedores y asegurarte de que su componente principal es la atapulguita o la sepiolita. Esta arena de baño para chinchillas la podrás encontrar perfectamente en las tiendas de animales y en los centros veterinarios así que por favor, no utilices arena común o con otros componentes porque puedes causarle irritación en los ojos o incluso que la ingieran por accidente y tengan problemas digestivos.

 

El baño de arena para chinchillas

Como limpiarse con un baño de arena es un comportamiento natural e instintivo para estos roedores, es necesario proporcionárselo como mínimo unas 2 o 3 veces por semana y con una duración de 15 o 20 minutos como máximo, aunque también pueden bañarse cada día si el ambiente es muy húmedo pero solo durante 5 minutos. Cuanto más húmedo sea el ambiente donde tengamos a nuestra chinchilla, más frecuentemente tendrá que darse un baño de arena para que mantenga su pelaje limpio y brillante, y no sucio ni apelmazado.

Para el baño de arena de las chinchillas existen unos recipientes o bañeras especiales que venden en las tiendas de animales para que los utilices junto con la arena para baño específica. Pero en realidad no tienes porqué comprar esas bañeras ya que es suficiente con que prepares un recipiente con una capa de arena de entre 3 y 5 cm para que cubra el fondo y donde tu chinchilla pueda revolcarse cómodamente, así que todo depende de su tamaño. Pero no debes dejárselo siempre a su disposición sino que tienes que quitárselo una vez acabe porque sino podría usar ese recipiente o bañera especial para hacer sus necesidades.

Lo que sí puedes hacer es reutilizar la arena varias veces colándola por un tamiz o colador adecuado cada vez que tu chinchilla se haya bañado, para así eliminar la piel muerta que haya quedado o los posibles restos de orina, etc... Eso sí, una vez a la semana tendrás que cambiar la arena de baño para chinchillas por completo y colocar una capa nueva, para mantener a tu roedor bien cuidado y sin riesgos de problemas en la piel..

Cosas a tener en cuenta para el baño de arena

Para el baño de arena de las chinchillas es recomendable tener en cuenta una serie de cosas que nos facilitarán el proceso y nos evitarán riegos innecesarios como:

  • Es mejor bañar a las chinchillas por la tarde que es cuando empiezan a estar más activas.
  • No las molestes ni estés muy cerca cuando se den su baño de arena porque estos roedores son reservados y es mejor que estén tranquilos y no estresados.
  • Procura revisarles los ojos siempre que acaben de bañarse con arena por si se les ha quedado algún resto dentro y tienen los ojos irritados o llorosos. En este caso, lávaselos con suero fisiológico.
  • Si observas que tu chinchilla estornuda mucho o que se le ha irritado alguna parte del cuerpo con ese polvo de arena quizás debas comprárselo de otra marca para que no tenga esa reacción. Si aún así los problemas persisten, acude a tu veterinario.
  • No hay que bañar con arena a tu mascota en exceso porque podría resercársele la piel.
  • Pero tampoco hay que bañar a las chinchillas poco porque podría acumular humedad en su pelaje y estaría apelmazado, encrespado y poco brillante.

Con todo esto, lo último que hay que saber es que los baños de arena para las chinchillas son imprescindibles, ya que es un comportamiento que les viene por naturaleza, además les encanta, y si no lo hacen pueden enfermarse e incluso llegar a deprimirse. Así que cuida bien tu chinchilla con estos baños, una buena alimentación y un poco de ejercicio para que esté sana y feliz a tu lado.

Si deseas leer más artículos parecidos a El baño de arena de las chinchillas, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidado de la piel.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre El baño de arena de las chinchillas

¿Qué te ha parecido el artículo?

El baño de arena de las chinchillas
1 de 3
El baño de arena de las chinchillas