El lenguaje corporal de los gatos

El lenguaje corporal de los gatos

El lenguaje corporal de los gatos es mucho más complejo de lo que algunos cuidadores creen. No debemos fijarnos únicamente en una postura o señal corporal concreta, sino en una combinación de todas ellas. Solo de este modo podremos comprender realmente qué quiere transmitirnos un felino.

Así mismo, tampoco debemos tratar de comparar el lenguaje de esta especie con otra, pues a diferencia de los perros, los gatos suelen inhibir notablemente ciertas emociones, siendo incluso complicado advertir las señales que indican que un gato está enfermo. Así mismo, las señales de ambas especies son muy distintas.

En este artículo de ExpertoAnimal hablaremos del lenguaje corporal de los gatos, explicándote el significado de de las posturas más comunes, las características principales de sus estados de ánimo y mucho más. ¿Quieres descubrirlo? ¡No pierdas el tiempo y sigue leyendo!

El lenguaje de los gatos

Antes de adentrarnos en el lenguaje corporal de los gatos, analizando algunas posturas concretas, repasaremos las posiciones de ciertas partes de su cuerpo. Los pilares básicos de la comunicación de los gatos son las orejas, la cola y la cabeza, tanto hacia las personas como hacia otros animales:

La cabeza

El rostro del felino y su posición indica mucho sobre su estado de ánimo. Una cabeza gacha puede sugerir miedo, sumisión y hasta enfado. Por el contrario, cuando está alzada o hacia adelante indica bienestar, confianza y hasta tolerancia u invitación hacia la manipulación. También nos fijaremos en los ojos. Cuando están entrecerrados, por ejemplo cuando les masajeamos, podemos advertirlo como una señal de relajación, mientras que los ojos abiertos pueden traducirse como un estado de alerta, curiosidad o miedo.

La cola

La cola baja en gatos no debería ser habitual. Es una señal de que está asustado, enfadado o deprimido. Ahora bien, la cola hacia arriba tampoco significa únicamente felicidad. Cuando está rígida y hasta vibrante, indica emoción y placer, mientras que si está arqueada sugiere curiosidad, intriga y hasta inseguridad. Obviamente, cuando está bufada es una señal de enfado. El movimiento también es revelador, pues cuando se mueve lentamente sugiere bienestar, mientras que cuando se mueve rápido debemos saber que está irritado.

Las orejas

Las orejas de los gatos poseen alrededor de 25 músculos y son tremendamente expresivas. Hacia arriba y en constante movimiento significa que el gato está atento y alerta ante todo lo que ocurre. Por el contrario, hacia atrás o al lado puede sugerir enfado, miedo y, en definitiva, una posición defensiva u ofensiva.

Además...

Como ya te hemos adelantado, debemos analizar estas señales en conjunto. Sopesaremos la posición corporal, que puede ser tensa o relajada, estirada o arqueada. También valoraremos los maullidos de los gatos y su significado una parte importante de su comunicación hacia los humanos.

Otro aspecto clave es la conducta de "frotarse" que puede indicar que nos está "marcando", como parte de su territorio. No obstante, si frota la cabeza utilizando el cuello y la boca puede indicar un saludo amistoso. Para terminar no podíamos olvidar el ronroneo, que aunque habitualmente se asocia al bienestar, también puede aparecer en felinos enfermos que no se encuentran bien.

El comportamiento de los gatos

Existen ciertos comportamientos de los felinos que podemos llegar a malinterpretar, especialmente si los comparamos con el lenguaje de los perros, o si no comprendemos realmente qué significan, mencionaremos algunos de ellos:

  • El gato se pone panza arriba: puede incluso revolcarse. Se traduce como un estado de confianza hacia el cuidador, así como bienestar y relajación. Sin embargo, el gato panza arriba no es una invitación a acariciarle la barriga, de hecho, si lo hacemos, es muy probable que el gato nos arañe y muerda.
  • El gato está agazapado: si le observas encorvado, atento y listo para empezar a correr debes estar alerta: algo preocupa u inquieta a tu felino.
  • El gato levanta las patas: ocurre generalmente cuando le acercamos la mano. Tras levantar las patas delanteras se frota contra nosotros. Es un saludo y una señal de afecto por su parte.
  • Spray de orina: puede ocurrir en machos y hembras. Cuando el gato orina en todas partes poca cantidad y como en "spray" debemos prestar atención a diversos significados: conducta sexual, estrés o marcaje.

Por supuesto el comportamiento de los gatos variará en función de la edad, la genética, el ambiente y muchos otros factores.

Posturas de los gatos y su significado

Como ya habrás podido advertir, la gran variedad de posiciones y señales que puede emitir un gato hace imposible resumir todas las posturas de los gatos, no obstante, hemos preparado una imagen con las más habituales, que te ayudarán a conocer mejor el lenguaje corporal de los gatos, te las detallamos a continuación:

  1. Amigable: un gato que está feliz y tiene ganas de relacionarse con sus tutores u otros animales mostrará una postura corporal relajada, acompañada de orejas hacia adelante y erguidas, así como la cola levantada. Los ojos podrán estar abiertos y, si nos tiene confianza, el gato se frotará contra nosotros o nos vendrá a olfatear en una señal de saludo amistoso.
  2. Inseguro: en este caso observaremos que la postura en general es tensa y va acompañada de una cola totalmente recta, exceptuando en la punta, que está curvada. Las orejas estarán erguidas, los ojos bien abiertos y, en definitiva, apreciaremos que el gato está alerta y expectante ante nuestra reacción.
  3. Relajado: un gato relajado tendrá una postura corporal muy distendida, podrá realizar estiramientos y desviar la mirada sin ningún tipo de preocupación. La cola podrá estar levantada o no, y las orejas estarán en una posición normal. Puede mostrar además los ojos entreabiertos, en señal de bienestar.
  4. Molesto: un gato que está molesto por algún motivo adoptará una postura recta y tensa, acompañada de una cola en constante movimiento, similar al de una serpiente. El felino nos está alertando y si no nos detenemos puede llegar a huir, morder o arañar. Observaremos también los ojos muy abiertos y, en algunos casos, las orejas hacia los lados.
  5. Contento: un gato feliz mostrará las mismas señales que el gato amigable, es decir, postura corporal relajada, orejas hacia adelante y cola levantada. Pero además, si está muy contento, podremos observar también que maúlla de forma similar a un trino y que su cola vibra.
  6. Irritado: un gato que está enfadado lo hará saber a sus tutores u a otros animales con los que se encuentre. La postura corporal estará visiblemente arqueada y probablemente acompañada de orejas hacia los lados y la cola notablemente bufada. Puede bufar y hasta maullar de forma amenazadora.
  7. Asustado: un gato pasa de estar irritado a asustado cuando las señales que ha utilizado no le han servido o no puede huir del conflicto. La postura y las señales se evidencían mucho más, llegando incluso a maullar gravemente, sisear y bufar constantemente con la boca abeirta. Es probable que un gato asustado ataque.
  8. Juguetón: un gato juguetón utilizará muchas partes de su cuerpo para comunicarse, en busca de atención. Puede llegar a mordisquear o arañar en señal de juego, pero lo sabremos dado que no existen otras señales que evidencien malestar evidente. Observaremos orejas hacia adelante, ojos abiertos y otras señales que indican que el felino busca una motivación para jugar.

Vídeo de lenguaje corporal de los gatos

¿Te has quedado con ganas de más? En el siguiente vídeo te mostramos con detalle el lenguaje corporal de los gatos con señales y posturas, ¡no te lo pierdas!

Si deseas leer más artículos parecidos a El lenguaje corporal de los gatos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Curiosidades del mundo animal.

Bibliografía
  • Turner, D. C., Bateson, P., & Bateson, P. P. G. (Eds.). (2000). The domestic cat: the biology of its behaviour. Cambridge University Press.
  • Cat communication. 07/05/2019, de CATS Protection. Disponible en: https://www.cats.org.uk/