El lenguaje de los perros y las señales de calma - Guía completa

El lenguaje de los perros y las señales de calma - Guía completa

Aprender a comunicarnos con nuestro perro es fundamental para lograr una convivencia equilibrada y positiva, así como para mejorar el vínculo con él y comprender qué trata de decirnos en cada momento. En multitud de ocasiones, una mala comunicación entre el perro y el hombre puede llevarnos a la aparición de conductas no deseadas, principalmente por una falta de entendimiento en la comunicación no verbal, es decir, corporal.

En este artículo de ExpertoAnimal te ayudaremos a comprender de forma general cómo es el lenguaje de los perros y las señales de calma que ellos nos transmiten. Sigue leyendo para aprender a comunicarte mejor con tu perro y para entender qué trata de decirte:

¿Todos los perros conocen el lenguaje y las señales de calma?

El inicio del aprendizaje de la comunicación del perro empieza desde su nacimiento y dura, aproximadamente, hasta los tres meses de vida. En este período, el perro aprende un lenguaje que le acompañará durante toda su vida y se inicia junto a su madre y hermanos, quienes le enseñan y le orientan correctamente.

El período más importante para el reconocimiento del lenguaje es la socialización del cachorro, que se encuentra entre las tres semanas de vida y los tres meses. La separación pronta del cachorro puede traer consecuencias graves, como puede ser la falta de pautas de conducta social. No obstante, pueden aparecer muchas más consecuencias, como la falta de inhibición de la mordida, el miedo o el estrés entre muchas otras.

Por tanto, no todos los perros son capaces de interpretar y reconocer las señales que vamos a mostrar a continuación, aunque se trata de casos concretos en los que observamos un destete prematuro o el aislamiento del cachorro, habitual en perros de refugio.

¿Cómo debemos comunicarnos nosotros con nuestro perro?

Antes de iniciarnos en el lenguaje de los perros y las señales de calma, es fundamental saber cómo debe ser la comunicación entre nosotros y el perro, toma nota:

  • Utiliza siempre un tono agudo y un volumen bajo para que el perro no confunda tus palabras con un castigo. Además, debes recordar que sus oídos son muy sensibles, por lo que no necesitan que eleves el tono para oírte.
  • Intenta relacionar siempre las palabras con señales físicas concretas, de esta forma tu perro te entenderá mejor y será más fácil comunicarte con él en ambientes ruidosos.
  • Utiliza el refuerzo positivo para comunicarte con él, diversos estudios demuestran que te entiende mucho mejor cuando evitas el castigo.
  • Siempre que te comuniques con tu perro asegúrate que existe un contacto visual claro.
  • Respeta al perro en todo momento, especialmente si observas que se siente incómodo o agobiado, cambia de situación o utiliza un refuerzo más elevado para motivarle.
  • No utilices el castigo para comunicarte con tu perro, si no te entiende, muévete y repite.

Las señales de calma en el perro

1. Bostezo

El bostezo, como señal de calma, suele ir acompañado de otras señales, como por ejemplo orejas hacia atrás, giros de cabeza o mirar de reojo. Esta señal suele indicar incomodidad o que no entienden qué les estamos pidiendo.

No debemos confundir esta señal con un bostezo al despertarse, por ejemplo.

2. Relamido

Exceptuando cuando acaban de beber agua, el relamido es otra de las señales de calma más habituales. Nos suele indicar que el perro "no busca problemas" y puede ir acompañado de cabeza baja o cabeza hacia el lado. El perro nos está pidiendo espacio o un descanso en el adiestramiento.

3. Lamer a una persona

Generalmente asociamos el lamido a humanos con el afecto y el cariño del perro y, en ocasiones suele ser así, especialmente si reforzamos esta conducta de forma positiva. No obstante, un lamido excitado puede indicar que el perro está estresado e intenta aliviar la tensión que pueda existir lamiéndonos, algo que sabe que nos agrada.

Cuando nos lame por nerviosismo, no por afecto, suele ir acompañado de otras señales de calma como orejas hacia atrás, giros de cabeza y movimientos nerviosos.

4. Giros de cabeza

Es probable que cuando te acercas a tu perro, en ocasiones para darle un beso, o intentas situar algo justo delante de él, el perro gire la cabeza. Suele significar incomodidad y nos esta indicando que respetemos su espacio personal. En este caso puede mostrar otras señales, como jadear, orejas hacia atrás o relamido. También puede utilizar esta señal con otros perros para dar a entender que está tranquilo y que no busca problemas.

5. Empujar con el hocico

Esta es una señal muy positiva y nos indica que nuestro perro busca nuestra atención o afecto. Esta conducta tiene sus orígenes en su etapa de cachorro, cuando el perro busca las mamas de su madre empujando con el hocico.

6. Ojos entrecerrados

Esta señal de calma suele indicar bienestar y seguridad en el perro. Sus orígenes se encuentran también en su etapa de cachorro, cuando se encontraba junto a su madre y se sentía muy confortablemente. Es una señal muy buena.

7. Olfatear el suelo

Si tu perro hace ver que olfatea el suelo antes de ir a presentarse a otro perro, debes estar muy contento, puesto que se trata de una señal de calma de un perro educado. Está intentando comunicar que no busca problemas ni invadir su espacio personal.

8. Caminar en círculos

Cuando dos perros caminan y, posteriormente, se olfatean en forma de círculos, suele ser una señal de calma muy positiva entre ambos. Se saludan de forma cordial y positiva.

9. Estirarse

Esta postura puede tener distintos significados:

  1. Es habitual observar a un perro en esta posición cuando le está pidiendo juego a otro perro. En este caso actuará de forma alegre y positiva, realizando movimientos de cola suaves. En este caso se trata de un perro cordial.
  2. No obstante, si observamos a nuestro perro estirándose mientras utiliza otras señales de calma, como por ejemplo relamerse, mover la cola de forma enérgica y girar la cabeza, tenemos delante a un perro que pide de forma educada espacio, que le dejemos en paz.

10. Quedarse quieto

Suele ocurrir cuando llevamos a nuestro perro a un pipi-can nuevo, en el que no conoce a los perros que allí se encuentran. Adopta una postura inmóvil y permite que los demás lo olfateen sin problemas. Es una señal de calma que indica que el recién llegado es educado y permite que otros le conozcan.

Recuerda que, cuando un perro se queda totalmente quieto porque le estamos gritando o castuigando, no se está mostrando sumiso, está realizando una postura de indefensión, ya que no sabe qué hacer o dónde esconderse para que terminemos el castigo. No olvides que llegar hasta este punto es muy negativo y que no debemos regañar a nuestros perros, mucho menos de forma violenta o arisca.

11. Se sacude

Esta señal nos indica que el perro está bastante estresado y busca liberar su tensión sacudiéndose por completo. Generalmente le siguen una huida y otras señales de calma.

12. Barriga hacia arriba

En este caso el perro que está tumbado se muestra sumiso hacia el otro perro, ya sea por miedo u otras razones. Se trata de una postura de cordialidad, el perro no busca probblemas.

Recuerda que, cuando el perro nos enseña la barriga a nosotros, no se trata de una señal de sumisión, aunque sí de calma. En este caso el perro intenta transmitirnos que siente plena confianza en nosotros y que además, por favor, le rasquemos la barriga.

13. Orinar

Orinar es sin duda una señal de marcaje, pero también lo utilizan junto a otros perros para darse a conocer. Quiere que los otros perros conozcan su identidad y orina para que, posteriormente, lo huelan.

Otras señales de calma

Es importante resaltar que existen multitud de señales de calma en el perro que, en ocasiones, pasan totalmente desapercibidas. A continuación te explicamos algunas más:

  • Levantar la pata delantera
  • Levantar la pata trasera
  • Mirar de reojo
  • Tumbarse (junto a más señales de calma)
  • Orejas hacia atrás
  • Encogerse
  • "Sonreir"
  • Mirar al suelo
  • Alejarse
  • Dar la espalda
  • Desviar la mirada
  • Boca relajada
  • Boca ligeramente abierta
  • Cola relajada
  • Cola entre las piernas
  • Movimientos de cola suaves

Postura de miedo y agresividad por miedo

Es muy importante saber identificar una conducta miedosa en nuestro perro. Eso nos ayudará a interpretar sus emociones para poder actuar de forma correcta en todos los casos. A continuación te mostramos dos posturas que denotan miedo en el perro:

  1. En la primera figura podemos observar a un perro con mucho miedo. Esconde la cola entre las piernas, se relame, muestra sus orejas hacia atrás y mantiene una postura encorvada.
  2. En la segunda figura apreciamos a un perro, también miedoso, pero con una actitud defensiva: enseña los dientes, tiene las extremidades rígidas y el pelo erizado. Tenemos que tener mucho cuidado pues un perro con agresividad defensiva puede reaccionar de forma desproporcionada, haciendo mucho daño. Eso suele suceder en situaciones en las que el perro se sienta acorralado. Puede realizar ladridos de alerta, seguidos, rápidos y sin pausa. También realizará gruñidos, jadeos, gimoteos y lloros.

Postura de seguridad y de agresividad ofensiva

Ahora mostraremos las posiciones corporales de un perro seguro de sí mismo, muy distintas a las anteriomente mencionadas:

  1. En la primera figura observamos a un perro seguro de sí mismo y estable. Tiene la cola relajada, las orejas en posición normal y su postura corporal no indica miedo.
  2. En esta segunda figura observamos a un perro con agresividad ofensiva. Mediante estas señales de alerta intenta alejar al perro, persona u objeto que está causando la reacción. Podemos observar el pelo erizado, el hocico arrugado, los dientes y las extremidades muy rígidas y tiesas. La cola normalmente se encuentra hacia arriba. Suele realizar un ladrido corto y en tono alto, que expresa molestia por la situación que experimenta.

Estereotipia o conducta compulsiva

Se trata un movimiento repetitivo y sin una función aparente que realiza el perro ante un estímulo concreto, generalmente para aliviar el estrés. Es ritualizada, repetitiva y se prolonga en el tiempo. Si no se tratan, este tipo de conductas tienden a cronificarse y a volverse muy complicadas de tratar. Puede deberse a una enfermedad, a un problema de conducta o a ambos. Generalmente solemos observar a perros que se persiguen la cola de foma compulsiva, pero existen muchas otras estereotipias en perros.

Si deseas leer más artículos parecidos a El lenguaje de los perros y las señales de calma - Guía completa, te recomendamos que entres en nuestra sección de Educación básica.

Consejos
  • Ante cualquier conducta anormal debes acudir a un etólogo, educador canino u adiestrador, nunca intentes realizar terapias por tu cuenta.