Compartir

El mono tití como mascota

El mono tití como mascota

El mono tití como mascota en mi opinión no es una idea muy sensata. En la mayoría de los casos se trata de animales cazados de forma furtiva e ilegal. Lo cual provoca que muchas de las 42 especies catalogadas se hallen en peligro de extinción. También su tenencia está penada por la ley en algunos países, y solamente alguna especie puntual se cría en lugares que pueden garantizar su procedencia legal y no extractiva del mundo salvaje.

Sin embargo, aunque adoptemos un tití criado en un criadero autorizado, es tal la complejidad social de dichas especies y su nivel de agresividad a pesar de su tamaño; que si no es bajo algunas circunstancias medioambientales muy concretas que posea el hogar del futuro adoptante de un tití, es desaconsejable la adopción de un mono tití como mascota.

Prosigue la lectura de este artículo de ExpertoAnimal y conoce la idiosincrasia y el carácter del mono tití como mascota.

También te puede interesar: Tipos de mono tití

Estructura social de los titís

Los titís viven en grupos de menor o mayor número de ejemplares, pero no conciben la vida en solitario. Es frecuente entre los titís que exista una hembra dominante que sea la única del grupo que se reproduzca, quedando las otras hembras y también los machos al cuidado de la prole. Incluso en algunas especies de titís la hembra dominante se aparea con diversos machos y emite unas feromonas que inhiben la ovulación de las restantes hembras del grupo.

  • El tití de oreja de Santarem, Mico humeralifer, es un ejemplo de grupo entre 5 y 15 individuos regidos por una pareja dominante. Son endémicos del Brasil.

En la imagen podemos observar el tití de Santarem:

El mono tití como mascota - Estructura social de los titís

Agresividad de los titís mascota

Entre los titís mascota son frecuentes los casos de agresividad al convertirse en adultos.

Una razón frecuente es que están solos sin ningún otro ejemplar que les acompañe. Pero tampoco es tan sencilla la solución de adoptar un segundo ejemplar que proporcione compañía al tití solitario. Muchas especies son territoriales y no aceptan de buenas a primeras ejemplares que no pertenezcan a su grupo familiar.

  • El tití de manto dorado, Saguinus tripartitus, es un ejemplo de especie que se debate en la frontera entre la amenaza y la preocupación menor por la integridad de la especie. La captura ilegal y la destrucción de su hábitat planean funestamente sobre este bello tití, que proviene de la selva amazónica de Ecuador y Perú. Vive en grupos de 6 a 9 miembros.

En la imagen podemos observar el tití de manto dorado:

El mono tití como mascota - Agresividad de los titís mascota

Mascota "exclusiva"

Los titís que provienen de criaderos legales están en un estado mental intermedio. Por un lado poseen la carga genética ancestral grabada durante decenas de miles de años en sus genes. Por otro lado no han aprendido de sus padres un "comportamiento correcto", por decirlo de algún modo. Eso les provoca inseguridad, incapacidad para relacionarse con los de su especie y una profunda desorientación.

Tampoco los criadores humanos disponen de un exceso de tiempo para ayudar a fomentar una conducta en sus ejemplares, ya que han de salir en adopción antes de los 2 meses de vida porque si no se hace así, los titís muy difícilmente serán dóciles y podrán ser adiestrados por sus adoptadores.

Con frecuencia los titís de criadero son animales muy celosos que no soportan la competencia de otras mascotas, e incluso la de bebés recién nacidos en el hogar. Se han dado casos de titís agresivos contra niños. Contra perros y gatos es más infrecuente porque estos se defienden y son más poderosos y fuertes que los titís. Pero esta circunstancia provoca un resentimiento en el tití que canaliza contra sus cuidadores mediante arañazos, mordeduras y defecar por todos lados del hogar si está suelto. Se les puede enseñar si se adoptan muy jóvenes a realizar sus necesidades en un lugar concreto, pero bajo determinadas circunstancias pueden desobedecer la indicación adrede. ¿Por qué deberían hacerlo?

  • El tití de cabeza blanca, Callithrix geoffroyi, es la especie de tití más común como mascota.

En la imagen podemos observar un tití de cabeza blanca:

El mono tití como mascota - Mascota "exclusiva"

Tráfico de titís

Existen muchos casos de tráfico ilegal de crías de tití. Este execrable comercio provoca que muchas de las 42 especies de estos simios platirrinos se hallen amenazadas.

Antes de pensar siquiera en adoptar un tití habrá que informarse muy bien de la legislación vigente sobre el tema que nos ocupa. Pueden existir cuantiosas multas si se transgrede la ley, aunque sea de forma involuntaria y por desconocimiento de las leyes que amparan las especies animales.

  • El tití de pincel negro, Callithrix penicillata, también conocido como mico-estrella, es uno de los ejemplos de una especie protegida por la Ley de Delitos Ambientales brasileña, con penas de prisión para los furtivos.

En la imagen podemos observar un tití de pincel negro:

El mono tití como mascota - Tráfico de titís

Adopción de titís

Debe quedar claro que para adoptar uno o más titís, la procedencia debe ser legal y quedar acreditada con los documentos pertinentes.

El control veterinario debe ser exhaustivo por parte de un profesional especialista en simios. Los monos, al margen de padecer enfermedades que pueden dañarlos, también son portadores de dolencias graves que pueden trascender al ámbito humano. El veterinario deberá marcar la pauta dietética del tití.

También precisarán prácticamente una habitación acondicionada solo para ellos. Troncos, cuerdas, plantas, comederos y bebederos más juguetes propios serán necesarios en dicho recinto. Los titís son animales muy activos, y si se les confina en espacios reducidos pueden desarrollar artrosis por falta de ejercicio, estrés y ansiedad.

Una higiene diaria y escrupulosa deberá ser observada. En la Naturaleza algunas especies de tití defecan sobre sus extremidades para mejorar el agarre. Esto lo compensa la humedad ambiente de la selva y la profusión de agua, cosa que es muy difícil de recrear en un hogar.

No obstante no debemos pasar por alto que el mono tití no es un animal que deba vivir en ningún caso en un hogar: lejos de miembros de su especie, fomentando el tráfico de especies y condenado a una vida en cautividad.

El mono tití como mascota - Adopción de titís

Si deseas leer más artículos parecidos a El mono tití como mascota, te recomendamos que entres en nuestra sección de Qué necesitas saber.

Escribir comentario sobre El mono tití como mascota

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
MARIA RODRIGUEZ PORTA
Siempre he querido un chimpancé. Lo intentaré educar lo mejor posible

El mono tití como mascota
1 de 6
El mono tití como mascota

Volver arriba