El refuerzo positivo en perros

El refuerzo positivo en perros

Muchas personas buscan en la red métodos para solucionar los problemas que surgen durante la educación de sus animales domésticos y ahí es cuando entra en juego el refuerzo positivo en los perros, una buena herramienta para contribuir al aprendizaje. El adiestramiento de un perro no se aplica únicamente a sus etapas de juventud sino que este sigue ya en la vida adulta del perro.

En otras palabras, la conducta se fortalece cuando es seguida por un reforzador positivo. El término "positivo" significa que el reforzador se presenta o se adiciona inmediatamente después de la conducta. Los reforzadores positivos suelen ser cosas agradables para el individuo, o cosas por las que el individuo está dispuesto a hacer algún esfuerzo. En este artículo de ExpertoAnimal hablamos de el refuerzo positivo en perros y la efectividad y los resultados que presenta en el adiestramiento.

¿Qué es el refuerzo positivo?

La educación y el adiestramiento canino se fundamentan en el condicionamiento clásico y el condicionamiento operante. En este último se utilizan las consecuencias de la conducta como base para el aprendizaje, de este modo, si aplicamos el refuerzo positivo, habrá mayores posibilidades de el perro realice una determinada conducta. De forma resumida, te explicaremos las cuatro variables del condicionamento operante:

  • Refuerzo positivo: añadir un estímulo agradable cuando el perro realiza una conducta adecuada. Un ejemplo sería premiar al perro con una golosina después de obedecer una orden de obediencia.
  • Refuerzo negativo: añadir un estímulo desagradable cuando el perro realiza una conducta inadecuada. Un ejemplo sería castigar al perro con un golpe o un tirón de collar cuando reacciona mal por la calle.
  • Castigo positivo: quitar un estímulo desagradable cuando el perro realiza una conducta adecuada. Un ejemplo serían los collares eléctricos, que dejan de emitir descargas cuando el perro cesa los ladridos.
  • Castigo negativo: quitar un estímulo agradable cuando el perro realiza una conducta inadecuada. Un ejemplo sería marcharnos del pipican cuando el perro muerde a otro perro dentro de él.

No obstante, debemos diferenciar el uso del refuerzo positivo, presente en prácticamente todas las técnicas de adiestramiento canino, de la "educación en positivo", que excluye el castigo positivo y el refuerzo negativo.

¿Cómo aplicar el refuerzo positivo en perros?

Utilizar el refuerzo positivo en perros es muy sencillo, consiste en premiar mediante golosinas, caricias y palabras a nuestro perro cuando realice correctamente una orden. A diferencia de otros métodos de adiestramiento, el perro adiestrado mediante la educación en positivo entiende de forma más positiva y padece niveles más bajos de estrés.

Los reforzadores positivos más comunes en el adiestramiento de perros son la comida y los juegos. Sin embargo, también existen otros reforzadores que puedes usar. Todos los perros son diferentes entre sí, y cada uno tiene preferencias particulares. Por eso, no es posible afirmar que todos los perros tienen que ser entrenados con tal o cual tipo de comida, o que los juegos de tira y afloja sirven como reforzadores en todos los casos.

Uso del clicker

El clicker es una herramienta que aplica el refuerzo positivo mediante un pequeño instrumento que hace un sonido, mejorando así la atención y percepción en el animal. Descubre en ExpertoAnimal qué es el clicker y cómo se utiliza. Es una idea perfecta si estamos pensando en educar a nuestro perro ya que nos permite "capturar" comportamientos determinados del perro que nos agraden. Si ya sabes cómo funciona, descubre cómo cargar el clicker para empezar a practicar con tu perro.

Malas herramientas del adiestramiento

Regañar y castigar a nuestro no solo eleva los niveles de estrés, sino que diversos estudios señalan que existen más probabilidades de que el perro tarde más en aprender. Además debemos recordar que pasado cierto tiempo el perro ya no recuerda qué ha echo mal y que muestra sumisión solo porque sabe que estamos enfadados: se encoge y se asusta porque sabe que ha echo algo malo pero no entiende realmente el por qué.

Los métodos de castigo como son el collar de ahorcamiento o el collar de descargas eléctricas son instrumentos muy peligrosos y negativos para el perro ya que se ha comprobado que puede hacer que el perro redirija su ira contra quien esté cerca además de perjudicar su comportamiento gravemente pudiendo volver a nuestro perro agresivo, apático o antisocial.

Beneficios del refuerzo positivo

Lo cierto es que tanto adiestradores, educadores, etológos y veterinarios recomiendan siempre el refuerzo positivo en la educación del perro ya que le hacemos aprender de una forma más divertida que recuerdan más efectivamente. Además, el refuerzo positivo permite una mejor relación entre mascota y dueño lo que hace que nuestra mascota se sienta querida, sienta bienestar y se abra socialmente.

Es el tipo de educación ideal para personas sin experiencia en el trato con perros y para personas que ya tienen experiencia pues brinda la oportunidad de educar positivamente a nuestra mascota haciéndola sentir feliz y respetada.

Uso correcto del reforzamiento positivo

En nuestro artículo acerca de enseñar a un perro a sentarse puedes observar cómo utilizamos la comida para que el perro realice el truco, y una vez lo ha logrado, le premiamos (estamos utilizando el refuerzo positivo) para que comprenda que lo ha hecho bien. Repetir y seguir reforzando esta orden ayuda al perro a entender que lo está haciendo bien y que está siendo recompensado por sus habilidades.

Uso incorrecto del reforzamiento positivo

Si estamos enseñando a nuestro perro a dar la pata, por ejemplo, debemos asegurarnos de premiar el buen cumplimiento después de que la realice correctamente. Si dejamos pasar mucho tiempo entre la acción y el premio o, todo lo contrario, nos adelantamos, estamos haciendo que el perro no asocie correctamente la orden con la golosina.

Educar a un tiempo lleva tiempo y paciencia, pero algo mucho más importante, la precisión de premiar al animal en el momento correcto. En nuestra lista acerca de los errores comunes al regañar a un perro, puedes observar que el primer error (y el más importante) es regañar a un perro fuera de tiempo. Este tipo de actitud perjudica al animal y le genera confusión.

Si deseas leer más artículos parecidos a El refuerzo positivo en perros, te recomendamos que entres en nuestra sección de Educación básica.

Bibliografía
  • Hiby, E. F., Rooney, N. J., & Bradshaw, J. W. S. (2004). Dog training methods: their use, effectiveness and interaction with behaviour and welfare. ANIMAL WELFARE-POTTERS BAR THEN WHEATHAMPSTEAD-, 13(1), 63-70.
  • Deldalle, S., & Gaunet, F. (2014). Effects of 2 training methods on stress-related behaviors of the dog (Canis familiaris) and on the dog–owner relationship. Journal of Veterinary Behavior: Clinical Applications and Research, 9(2), 58-65.
  • Bentosela, M., Barrera, G., Jakovcevic, A., Elgier, A. M., & Mustaca, A. E. (2008). Effect of reinforcement, reinforcer omission and extinction on a communicative response in domestic dogs (Canis familiaris). Behavioural processes, 78(3), 464-469.