Enfermedades comunes de los basset hound

Enfermedades comunes de los basset hound

El basset hound es una raza de perro de origen francesa que ha sido históricamente utilizada para la caza gracias a su olfato ampliamente desarrollado para seguir el rastro de una presa. No obstante, su singular aspecto y su carácter leal y divertido lo han convertido en un excelente perro de compañía, conquistando admiradores alrededor de todo el mundo.

Desafortunadamente, por su morfología y el proceso de estandarización de la raza, el basset hound presenta predisposición a diversas patologías, por lo cual necesita recibir una adecuada medicina preventiva y los cuidados apropiados para preservar su buena salud a lo largo de toda su vida. En este artículo de ExpertoAnimal te contamos cuáles son las enfermedades más comunes en el basset hound para ayudarte a comprender las necesidades y cuidar la salud de tu mejor amigo.

Trombopatía del basset hound

Las trombocitopatías o trombopatías en los perros comprenden diferentes desórdenes hereditarios o adquiridos que afectan a las plaquetas sanguíneas y perjudican su funcionamiento.

Las plaquetas son células sanguíneas que cumplen las funciones de activación, adhesión y agregación, actuando directamente en la capacidad de coagulación y cicatrización del organismo. Algunas enfermedades, como las trombocitopatías, interfieren en dichas funciones, impidiendo que las plaquetas puedan agruparse y adherirse. Como consecuencia, la capacidad de cicatrizar se ve perjudicada y el organismo queda más propenso a sufrir sangrados y hemorragias.

Cualquier perro puede desarrollar una trombocitopatía, pero algunas razas son más propensas con características inherentes a su organismo. Tanto es así, que según las investigaciones realizadas por el Centro de Bienestar Animal Sir James Dunn, el Athlantic Veterinary College, la Universidad del Príncipe Eduardo de Islandia y la Canadian Veterinary Medical Association, compartidas en la Base de datos de trastornos hereditarios caninos (CIDD)[1], uno de estos trastornos hereditarios afecta particularmente a los perros basset hound, siendo conocido como “trombopatía del basset hound” y ocupando el primer lugar en el listado de las principales enfermedades del basset hound. Entre sus principales síntomas, encontramos:

  • Dificultad para cicatrizar heridas.
  • Sangrados nasales (epistaxis).
  • Sangrados en las mucosas.
  • Hematomas auriculares (acumulación de sangre en las orejas).

Enfermedades de la piel en el basset hound: seborrea

La seborrea en los perros afecta al cuero cabelludo y conlleva a una producción excesiva de sebo por las glándulas sebáceas. Por ello, sus principales síntomas suelen ser la formación de costras o escamas y el cúmulo de grasa en el cuero cabelludo. Además, algunos perros presentan un olor fuerte y desagradable por esta acumulación de aceite en su piel y pelaje. Por lo general, las regiones más afectadas son la cara, las patas y el torso.

Se trata de una enfermedad bastante común en los perros, que muchas veces aparece de forma secundaria, como un síntoma de otras condiciones subyacentes, como alergias, déficits nutricionales, presencia de parásitos, problemas metabólicos o endocrinos, patologías autoinmunes, cáncer de piel, etc. No obstante, algunas razas demuestran predisposición genética a desarrollar la llamada seborrea primaria, que se considera una enfermedad hereditaria. Entre ellas, encontramos no solo el basset hound, sino también el cocker spaniel, labrador retriever, shar pei, golden retriever, pastor alemán, west highland white terrier, etc.

Enfermedad del disco intervertebral

Por su particular contextura física, el basset hound es propenso a diversos problemas de columna, entre los cuales encontramos la enfermedad del disco intervertebral (EVID). Esta se produce cuando los discos de cartílago blando ubicados entre las vertebras se desgastan y se rompen (o se hernian), generando una compresión de la médula espinal.

Se trata de una de las enfermedades más frecuentes en el basset hound, en el dachshund y en el corgi galés, según la CIDD. No obstante, puede afectar a otros perros e inclusive gatos, aunque con menor frecuencia. Sus síntomas pueden variar según el grado y la localización de la compresión a la que es sometida la médula espinal. Por lo general, incluyen las siguientes condiciones:

  • Dolor intenso y/o hipersensibilidad.
  • Dificultad para caminar.
  • Pérdida de interés en jugar, correr y/o desarrollar actividades cotidianas (una consecuencia del dolor y de la dificultad para desplazarse).
  • Letargo.
  • Parálisis de las extremidades, la incapacidad de levantar las patas traseras.
  • Pérdida de control sobre las vías urinarias y excretorias (retención o incontinencia urinaria y/o fecal).

Síndrome de Wobbler

El síndrome de Wobbler comprende diferentes trastornos degenerativos crónicos severos que afectan a las vértebras y a los discos intervertebrales de la columna cervical. Dichos trastornos conllevan a una compresión excesiva de la médula espinal y de los nervios localizados en el cuello. Aunque sea más frecuente en perros grandes, principalmente en el dóberman, también está entre las enfermedades más comunes en el basset hound por la morfología de su columna vertebral.

La predisposición genética aparece como el principal factor de riesgo para el síndrome de Wobbler en los perros. No obstante, algunos canes pueden sufrir un desplazamiento de los discos intervertebrales como consecuencia de un fuerte trauma en la región cervical.

Sus primeros síntomas resultan difíciles de reconocer en los perros, como dolor de cabeza y rigidez en la nuca. Pero con el avance de la enfermedad aparecen signos más visibles, como el caminar tambaleante, la pérdida de equilibrio y la dificultad para moverse. Al observar dichos síntomas en tu peludo, no dudes en acudir rápidamente al veterinario.

Enfermedades en los ojos de los basset hound

Varias son las enfermedades que pueden afectar a los ojos de los basset hound, pero las más comunes según los datos proporcionados por la CIDD son las siguientes:

Glaucoma

El glaucoma en perros es una patología degenerativa que afecta a los ojos de nuestros mejores amigos, llevando a una pérdida progresiva del sentido de la visión. El cuadro clínico se caracteriza por una acumulación excesiva de humor acuoso y progresivo aumento de presión intraocular. La hipertensión ocular acelera la degeneración de la retina y del nervio óptico, por lo cual el glaucoma puede provocar ceguera o pérdida parcial de la visión.

El glaucoma puede ser agudo o crónico. Como todo proceso degenerativo, el glaucoma tiene una importante carga genética, pero también puede desarrollarse en consecuencia de alguna enfermedad subyacente. En ambos casos, se trata de una enfermedad silenciosa, cuyos primeros síntomas suelen ser poco específicos y difíciles de identificar en los perros.

Para posibilitar un diagnóstico temprano del glaucoma, es importante estar atento a los cambios en el comportamiento y en el aspecto de tu peludo para reconocer sus primeras señales, talen como:

  • Sensibilidad en la región próxima a los ojos.
  • Dolor de cabeza (el perro puede reaccionar negativamente al ser tocado en su cabeza, por ejemplo).
  • Vómito o nauseas.
  • Formación de un halo azulado alrededor del iris.
  • Aspecto borroso en la pupila y en el iris.
  • Caminar irregular y dificultad de localización espacial.

Ectropión y entropión en los perros basset hound

El entropión y el ectropión son dos enfermedades distintas que afectan a los ojos de los perros, y en especial a sus párpados. Ambas patologías pueden ser primarias, cuando se desarrollan a partir de una malformación del perro, que revela una importante predisposición genética, pero también pueden ser secundarias, estando asociadas a ciertas condiciones ambientales o a alguna enfermedad subyacente.

El entropión en los perros ocurre cuando el borde del parpado se dobla total o parcialmente hacia adentro, quedando en contacto directo con el globo ocular. Sus principales síntomas son:

  • Ojos irritados.
  • Lagrimeo excesivo.
  • Descarga ocular, que puede ir acompañada de sangre o pus.
  • Párpado visiblemente doblado hacia adentro.
  • Engrosamiento de la piel alrededor de los ojos.
  • Dificultad para abrir los ojos.
  • Blefaroespasmos (espasmos de los párpados que están siempre cerrados).
  • Ímpeto de rascar o frotar constantemente los ojos.
  • Letargo/depresión.
  • Dolor (pueden aparecer conductas agresivas por el intenso dolor).
  • Pérdida de visión.

En el ectropión, el borde del parpado se dobla hacia el exterior, dejando expuesta la conjuntiva palpebral (porción interna del parpado). Entre sus principales síntomas, encontramos:

  • Párpado inferior caído y separado del globo ocular.
  • Enrojecimiento y/o inflamación de la conjuntiva.
  • Irritación recurrente del ojo.
  • Inflamación ocular.
  • Infecciones oculares recurrentes.

En el basset hound, el ectropión y el entropión están asociados a su morfología y a la estandarización de la raza. Si bien la apariencia de “ojos tristones” haya sido incorporada como un “detalle atractivo” de estos perros, es esencial estar atento a los síntomas de ectropión y entropión, ya que ambas enfermedades pueden ocasionar mucho malestar al animal. Y no dudes en llevar a tu peludo al veterinario al observar alguna de las señales anteriormente mencionadas.

Displasia de codo

La displasia de codo en los perros es una enfermedad degenerativa de origen genético que afecta de forma unilateral o bilateral a la articulación del codo. Se origina durante la etapa de crecimiento, cuando el tejido óseo sufre una alteración y no puede desarrollarse correctamente.

En la primera fase de la enfermedad, el perro experimenta una inflamación de la articulación (artritis) que conlleva a una osteoartrotis, es decir, a un desgaste progresivo de las estructuras que componen la articulación y el tejido óseo.

Por lo general, sus síntomas aparecen en los primeros 6 meses de vida del perro, incluyendo las siguientes señales:

  • Dolor.
  • Cojera.
  • Dificultad para caminar.
  • Intolerancia al esfuerzo/ejercicio.

Si bien el factor hereditario juegue un rol cave en la displasia de codo, también hay otros factores de riesgo que pueden acelerar la degeneración de las articulaciones, como el sobrepeso y los ejercicios o esfuerzos físicos inapropiados. Por ello, es muy importante cuidar la alimentación y la actividad física de tu basset hound a lo largo de toda su vida.

Panosteítis

La panosteítis es un proceso inflamatorio autolimitante que afecta a las extremidades de los huesos largos de los perros, principalmente durante su periodo de crecimiento (hasta sus 18 meses de edad). Sus principales síntomas son: signos de dolor al caminar, dificultad para moverse, cojera, letargo, pérdida de peso, depresión y posibles conductas agresivas por el dolor intenso.

Como se trata de una enfermedad de vida corta, por lo general, su tratamiento consiste en administrar el dolor y mejorar las condiciones de vida del paciente. No obstante, también será fundamental analizar el estado de salud del animal para descartar posibles enfermedades subyacentes que pueden haber ocasionada la inflamación en los huesos y articulaciones.

Cualquier can puede desarrollar panosteítis, pero es más común en perros jóvenes de razas medianas o grandes. La predisposición genética también juega un rol clave, no obstante, la obesidad y los ejercicios inapropiados aparecen como factores de riesgo para la panosteítis.

Obesidad en el basset hound

El basset hound es uno de perros propensos a la obesidad, por lo cual requiere especial atención a su nutrición y actividad física a lo largo de toda su vida. Desafortunadamente, muchos tutores creen que la apariencia regordeta de sus perros es algo tierno, pero la obesidad es una enfermedad progresiva que empeora con el tiempo, ocasionando consecuencias negativas para la salud de los perros.

Por ello, no solo debe ser tratada rápidamente tras la detección de los primeros síntomas, sino que necesita ser prevenida a lo largo de toda la vida de nuestros peludos para evitar numerosas enfemerdades asociadas a la obesidad, como la diabetes, los problemas cardiovasculares y articulares, por ejemplo. En ExpertoAnimal también te brindamos algunos consejos para evitar la obesidad en los perros.

Otras enfermedades comunes en el basset hound

Aunque las patologías mencionadas constituyen las principales enfermedades del basset hound, no son las únicas, siendo las siguientes también de riesgo:

  • Torsión gástrica
  • Prolapso del tercer ojo
  • Luxación de rotula
  • Displasia folicular
  • Alergias
  • Inmunodeficiencia combinada severa (SCID)
  • Otitis
  • Síndrome del ojo seco
  • Conjuntivitis

Estas han sido las enfermedades más comunes en el basset hound, no obstante, es muy importante estar atento a tu peludo para reconocer posibles síntomas de otras enfermedades comunes en los perros. Además, recuerda que los artículos de ExpertoAnimal son meramente informativos, por lo cual no sustituyen la atención veterinaria. Al observar cualquier alteración en el aspecto o en la apariencia de tu perro, no dudes en consultar tu veterinario de confianza.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Enfermedades comunes de los basset hound, te recomendamos que entres en nuestra sección de Prevención.

Referencias
  1. CIDD Database. Basset Hound. Disponible en: http://cidd.discoveryspace.ca