Enfermedades de las almohadillas plantares en perros

Enfermedades de las almohadillas plantares en perros

Las almohadillas plantares son estructuras que, aunque forman parte de la piel, tienen unas características especiales y diferenciadoras. Están formadas por una colección de tejido graso recubierto por una piel gruesa y una amplia capa de queratina. Gracias a su estructura, las almohadillas pueden cumplir importantes funciones, como el aislamiento térmico y la amortiguación del impacto de las extremidades contra el suelo.

Como cualquier otra región de los organismos, las almohadillas no están exentas de sufrir patologías. Si crees que tu perro presenta alguna alteración en la zona plantar y te estás preguntando cómo saber si mi perro tiene mal las almohadillas, no dudes en acompañarnos en el siguiente artículo de ExpertoAnimal en el que explicaremos las principales 7 enfermedades de las almohadillas plantares en perros.

Lesiones por agentes externos

Las almohadillas son estructuras lo suficientemente resistentes como para soportar el roce continuo contra el suelo. Sin embargo, ante determinados agentes externos nocivos, pueden sufrir lesiones como:

  • Quemaduras: tanto por agentes físicos (frío o calor), como por agentes químicos. En verano, la temperatura del suelo puede llegar a ser muy alta (especialmente en suelos oscuros, como el asfalto) y generar quemaduras en las almohadillas plantares. Lo mismo puede ocurrir por el contacto con suelos muy fríos (con hielo o nieve), o por contacto de las almohadillas con sustancias causticas o corrosivas.
  • Cortes y heridas: durante los paseos, es relativamente frecuente encontrar en el suelo elementos cortantes o punzantes (como cristales, alambres, clavos, etc.) capaces de clavarse en las almohadillas plantares y originar cortes o heridas muy dolorosas.
  • Erosiones y úlceras: los paseos por suelos muy abrasivos, como el asfalto, el cemento o la arena de la playa, pueden desgastar o incluso generar erosiones o úlceras en las almohadillas plantares.

Hiperqueratosis plantar

La hiperqueratosis plantar consiste en el aumento de grosor del tejido queratinizado de las almohadillas plantares. El exceso de queratina provoca un engrosamiento y endurecimiento de la piel, además de que favorece la aparición de sequedad y grietas en las almohadillas.

En los perros, la hiperqueratosis plantar puede aparecer por varias causas, siendo las más frecuentes:

  • Enfermedades infecciosas/parasitarias: como la leishmaniosis o el moquillo canino.
  • Enfermedades hereditarias: como la hiperqueratosis familiar de las almohadillas plantares.
  • Enfermedades autoinmunes: como el pénfigo foliáceo.
  • Dietas carenciales: por déficit de zinc.
  • Síndrome hepatocutáneo.

En cualquiera de estos casos, es habitual que la hiperqueratosis también aparezca en la trufa (nariz). Quizás te interese conocer más sobre la Hiperqueratosis en perros: causas y tratamiento en el siguiente artículo que te recomendamos.

Dermatitis por contacto

La dermatitis por contacto es una reacción alérgica que se produce cuando la piel, o en este caso las almohadillas, contactan con un producto que actúa como alérgeno. La reacción suele desencadenarse por:

  • Productos químicos: como productos de limpieza, barnices, etc.
  • Alérgenos ambientales: como hierba o césped.

Tras el contacto con el producto desencadenante de la reacción de hipersensibilidad, se produce un enrojecimiento de las almohadillas y de la zona interdigital, pudiendo evolucionar hacia la formación de lesiones erosivas y hemorrágicas.

También puede interesarte consultar más sobre la Dermatitis en perros: tipos, síntomas y tratamiento, aquí.

Vasculitis cutánea

El término vasculitis hace referencia a un proceso inflamatorio a nivel de los vasos sanguíneos. Aunque puede ser una patología primaria, generalmente se produce de forma secundaria a otros procesos como:

  • Infecciones.
  • Neoplasias.
  • Reacciones adversas a fármacos o vacunas.

Las vasculitis cutáneas (aquellas que afectan a la piel) suelen afectar también a las almohadillas plantares, ocasionando úlceras en las mismas. De hecho, la presencia de una lesión ulcerativa focal en el centro de la almohadilla es muy indicativa de vasculitis.

Espigas

Con la llegada de la primavera, las espigas se convierten en una de las principales protagonistas en las consultas veterinarias. Estas vainas con forma de flecha son capaces de adherirse al pelo, clavarse e introducirse casi por cualquier parte del cuerpo de los perros. Una de las zonas más afectadas por las espigas son las almohadillas plantares.

Las espigas son capaces de clavarse en las almohadillas, originando úlceras e infecciones que drenan al exterior formando trayectos fistulosos.

Te contamos más sobre las Espigas y perros: precaución y cómo quitarlas en el siguiente post de ExpertoAnimal.

Vitíligo plantar

El vitíligo es una enfermedad genética en la que hay un defecto en los melanocitos o en la síntesis de melanina que produce una falta de pigmentación de la piel. Su importancia es meramente estética, puesto que su aparición no afecta al bienestar ni a la calidad del vida del animal.

Cabe mencionar que el vitíligo es un trastorno que puede afectar a distintas partes del cuerpo. Concretamente, cuando afecta a las almohadillas plantares, se habla de vitíligo plantar.

Síndrome uveodermatológico

El síndrome uveodermatológico es una enfermedad inmunomediada que cursa con alteraciones oftalmológicas y cutáneas. En concreto, es una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmunitario ataca a los propios melanocitos del organismo (células encargadas de la síntesis de melanina).

A nivel dermatológico, ocasiona despigmentación y erosión cutánea en distintas regiones corporales, entre ellas, las almohadillas plantares.

¿Cómo prevenir las heridas en almohadillas de los perros?

Pese a que las almohadillas son estructuras muy resistentes, se debe tener en cuenta que están sometidas a una abrasión constante por el roce con el suelo. Por ello, es importante prestar atención a los siguientes cuidados para mantenerlas siempre sanas y en perfecto estado:

  • Evitar suelos muy calientes o muy fríos: como hemos visto, los suelos excesivamente calientes o fríos pueden originar quemaduras importantes en las almohadillas de los perros. Por ello, en verano es recomendable dar los paseos en los momentos de menos calor y por zonas sombrías. Por el contrario, en invierno es preferible buscar zonas soleadas y evitar aquellas heladas o con nieve. En zonas donde las heladas o nevadas son habituales, los cuidadores suelen preguntarse qué se le puede poner en las almohadillas de los perros para protegerlas del frío. Una buena alternativa es colocar calcetines especiales para perros, que permiten aislar las almohadillas del suelo helado. Descubre Las mejores horas para pasear a tu perro, aquí.
  • Pasear por lugares seguros: durante los paseos, es importante prestar atención a la posible presencia de elementos cortantes o punzantes (como cristales, alambres, clavos, etc.). Se deben evitar las zonas donde se encuentren frecuentemente este tipo de objetos y optar por zonas de paseo más seguras.
  • Evitar suelos muy abrasivos: para mantener sanas las almohadillas de los perros, los paseos deben realizarse preferentemente sobre suelos blandos, de hierba o césped. En la medida de lo posible, deben evitarse suelos abrasivos como el asfalto o el cemento.
  • Mantener las almohadillas secas: cuando las almohadillas están demasiado tiempo sumergidas en agua, se reblandecen y pueden erosionarse con más facilidad al rozar contra el suelo. Por ello, es importante secar las almohadillas después de los paseos, especialmente en los días de lluvia. Igualmente, en los perros amantes del agua, se debe controlar el tiempo que dedican al baño (no más de 15-20 minutos) y asegurarse de que al salir caminen por suelos blandos.
  • Evitar zonas con espigas: con la llegada del buen tiempo, es conveniente evitar zonas con plantaciones de cereales para evitar los problemas asociados a las espigas.

Con estos cuidados, generalmente no será necesario aplicar ningún producto sobre las almohadillas de los perros para mantenerlas sanas. No obstante, en caso de detectar que las almohadillas están especialmente secas o agrietadas, se pueden aplicar pomadas con extracto de centella asiática, aloe vera o vaselina, que ayudar a devolverle al tejido plantar la hidratación y elasticidad que necesitan.

Además, siempre que detectes algún síntoma de los descritos a lo largo del artículo, no dudes en acudir cuanto antes a tu clínica veterinaria para poder conocer su causa y ponerle un remedio de forma temprana.

Quizás también te interese el siguiente artículo sobre ¿Cómo curar heridas en las almohadillas de los perros? para tener más información sobre el tema.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Enfermedades de las almohadillas plantares en perros, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas de la piel.

Bibliografía
  • Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales. (2013). Problemas dermatológicos.
  • Lee, T., Ihrke, P., Walder, E., Affolter, V. (2008). Skin diseases of the dog and cat. Clinical and histopathologic diagnosis. Blackwell