Enfermedades dentales comunes en perros

Enfermedades dentales comunes en perros

La salud dental canina es tan importante como ser riguroso con el calendario de vacunas o con el tipo de alimentación que le das a tu amigo peludo. Muchas veces olvidamos cuidar los dientes de los perros creyendo que si en la naturaleza el perro no necesita cepillo ni enjuague, ¿entonces por qué los necesitaría en casa?

Sin embargo, dicha afirmación no es del todo cierta. Incluso en estado salvaje, los caninos cuentan con ciertos mecanismos que les permiten proteger sus dientes y sus encías, y cuando estos fallen un problema bucal puede llegar a ser letal. Es por eso que ExpertoAnimal te presenta este artículo sobre enfermedades dentales comunes en perros.

Dientes que no se caen

Al igual que ocurre con el ser humano, los perros cuenta con una dentadura temporaria o "de leche", después de la cual debe aparecer la dentadura definitiva. A pesar de esto, en algunas ocasiones uno o varios de los dientes de leche no logran desprenderse por sí solos en el momento adecuado, impidiendo la salida de los dientes definitivos.

Esto es más común de lo crees, y el mayor problema reside en que, al no tener desocupado el espacio que le corresponde, el diente definitivo no logra encajarse en la cavidad bucal y se queda "atrapado" en la encía, empujando el resto de la dentadura y provocando desplazamientos y dolor; si el problema persiste, es posible que varias de las piezas definitivas se caigan debido a la presión.

En estos casos, la mejor opción es extraer los dientes de leche, para lo cual suele ser necesaria una intervención quirúrgica.

Sarro

El sarro no solo es un problema dental en sí, sino que además es el principal culpable de la mayoría de las enfermedades que pueden afectar la boca de tu perro. En la cavidad bucal hay bacterias encargadas de que todo esté en orden, pero por desgracia no están solas allí. A medida que tu perro come, bebe y muerde lo que encuentra a su paso va introduciendo nuevas bacterias y microorganismos, que formarán la placa bacteriana.

La placa se deposita en las encías y entre los dientes, donde poco a poco cambia hasta convertirse en el molesto sarro. Allí el sarro comienza a infectar la raíz del diente, provocando inflación, dolor, lesiones y socavamiento del diente, lo cual en una etapa inicial genera gingivitis, y si esta no es tratada se transformará en periodontitis.

Es posible evitar el agravamiento de los efectos del sarro con limpiezas profundas realizadas por un veterinario, para lo cual se requiere el uso de anestesia. En ocasiones es incluso recomendable extraer los dientes más afectados.

Algunos perros tienen más tendencias a sufrir de sarro que otros, por lo que debes tener cuidado si el tuyo cumple alguna de estas opciones:

  • Perro mayor de 5 años
  • Perro de raza braquicéfala
  • Perro de raza enana

Gingivitis

Se trata de la primera consecuencia del sarro, por decirlo de alguna manera. Se caracteriza por mal aliento, heridas sangrantes en las encías, inflamación y dolor. Es muy común en perros, sobre todo en aquellos que no reciben ningún tipo de cuidado dental.

El tratamiento es muy sencillo, empezando por la eliminación de la placa y la administración de los fármacos necesarios para detener los efectos de la infección. Sin embargo, si no se detiene a tiempo, evoluciona en una periodontitis.

Periodontitis

Se trata de la última fase de las consecuencias del sarro. En esta etapa, la infección se ha extendido mucho más, acentuando los síntomas de dolor y las encías sangrantes. En este punto, no solo la encía sino también la raíz misma del diente se encuentra dañada, por lo que la pérdida de los mismos es inminente.

El riesgo mayor que implica este tipo de infecciones no es la caída de la dentadura, sino que órganos vitales como el corazón pueden verse afectados por el problema.

Lesiones bucales

Aunque no se trata de una enfermedad, suele ser un problema frecuente en los perros. Los canes son muy curiosos y mordisquean lo que encuentran a su paso, sobre todo en la etapa de cachorro, por lo que es común que la boca sufra las consecuencias de esta exploración de manera negativa.

En este sentido, las lesiones por objetos que cortan las encías, o que se han incrustado en ellas, son habituales. Por ello es tan importante estar atento a qué objetos se lleva el perro a la boca, y evitar todo lo que sea cortante o inclusive demasiado duro, como las piedras.

¿Cómo prevenir estas enfermedades?

Cuando se trata de problemas dentales, lo mejor es optar por la prevención de los mismos: le ahorrarás mucho dolor a tu perro de esta manera. Para ello, te damos las siguientes recomendaciones:

  • Considera añadir una rutina de cepillado de los dientes de tu perro. Existen muchas marcas comerciales de pastas dentales especialmente formuladas para canes, con deliciosos sabores y que además no necesitan que las enjuagues después de usarlas. Jamás uses dentífrico para humanos.
  • Incorpora alimento seco fabricado para mantener la salud de los dientes de tu perro, diversas marcas de pienso tienen esto en cuenta.
  • Proporciona juguetes y mordedores diseñados para limpiar las encías, pues mientras el perro se divierte el objeto se encarga de remover la placa.
  • Evita darle a tu perro golosinas humanas o cualquier alimento que pudiera atascarse en sus dientes con facilidad.
  • Periódicamente revisa la boca del can en busca de inflamaciones, mal aliento y objetos incrustados.
  • Ante cualquier síntoma de molestia, acude al veterinario inmediatamente. Una vez al año pide al especialista realice un chequeo de toda la dentadura.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Enfermedades dentales comunes en perros, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.