Compartir

Enfermedades más comunes del bull terrier inglés

Por Miriam Arana, Auxiliar técnico veterinario especializada en homeopatía. 9 marzo 2016
Enfermedades más comunes del bull terrier inglés

Ficha del animal: Bull terrier inglés

¿Estás pensando en acoger a un bull terrier? Sin lugar a dudas es una buena idea, se trata de un perro fuerte y musculoso, que además es inteligente, valiente, juguetón y que necesita de la compañía de su familia humana, tanto es así que si pasan mucho tiempo a solas pueden acabar desarrollando estrés y depresión.

Debes saber que acoger a un perro de estas características requiere disponer del tiempo suficiente para adiestrarlo. Además, la responsabilidad de un propietario también pasa por informarse acerca de los cuidados que necesita una determinada raza canina así como de la prevención de las enfermedades más características. Para facilitarte esta tarea, en este artículo de ExpertoAnimal te hablamos de las enfermedades más comunes del bull terrier inglés.

La salud del bull terrier inglés

La esperanza de vida media del bull terrier inglés es de aproximadamente 10 años, pero resultará de gran importancia que alcancen esta edad con una buena calidad de vida, ya que los perros ancianos pueden disfrutar también de una longevidad saludable.

Obviamente, unos cuidados óptimos desde cachorro hasta la edad adulta, se traducirán también en una vejez más sana y con menos complicaciones, de ahí que sea importante saber qué enfermedades pueden afectar con mayor frecuencia a esta raza canina, para prevenirlas y si fuera necesario tratarlas con la mayor antelación posible para mejorar, así, el pronóstico de las mismas.

Enfermedades más comunes del bull terrier inglés - La salud del bull terrier inglés

Sordera

Aproximadamente el 18% de los bull terrier puede nacer con problemas auditivos, dándose este trastorno de forma más frecuente en ejemplares de color blanco y por causas hereditarias.

La sordera puede afectar a ambos oídos o puede ser unilateral, en el caso de que sea unilateral el perro podrá realizar vida normal sin mayores complicaciones, aunque siempre con un seguimiento veterinario adaptado específicamente a su estado de salud y necesidades.

Antes de adoptar a tu bull terrier debes pedirle al criadero el certificado conforme se le ha realizado el test BAER a las cinco semanas de edad. El test BAER consiste en estimular auditivamente al perro mediante sonidos a la vez que se evalúa la respuesta cerebral ante estos estímulos. Este test es imprescindible en el bull terrier ya que además es el único test 100% fiable capaz de determinar la sordera de un perro y el grado de gravedad de la misma.

Afecciones del riñón

Esta raza canina está especialmente predispuesta a sufrir afecciones renales, ya que en algunas líneas se observa claramente como el riñón se desarrolla en proporciones insuficientes, obteniendo un órgano muy pequeño y que por lo tanto puede perder funcionalidad.

El bull terrier puede desarrollar insuficiencia renal, en este caso su riñón no filtrará adecuadamente la sangre y esto comportará un cúmulo de toxinas en todo el organismo. Esta situación requiere de un tratamiento específico y de una alimentación adecuada.

Otra de las afecciones renales más características en el bull terrier es el síndrome de riñón poliquísitco o poliquistosis renal. En este caso la patología puede ser tan grave que lleve al animal directamente hacia una insuficiencia renal, con el consecuente riesgo para todo el organismo.

Para detectar lo antes posible problemas renales como los anteriores, es recomendable que una vez al año se realice una sencilla prueba de orina donde se medirán las proteínas presentes en este fluido para determinar la funcionalidad del riñón.

Enfermedades más comunes del bull terrier inglés - Afecciones del riñón

Luxación de la rótula

En esta afección la rótula sale de su lugar, produciendo síntomas como dolor al moverse, cojera y debilidad. Se origina durante el desarrollo y crecimiento del perro a causa de un mal alineamiento de la extremidad. La imposibilidad de un desarrollo adecuado de la rótula puede deberse a un problema hereditario o bien a un traumatismo, por lo tanto, será fundamental controlar la cantidad y el tipo de ejercicio físico que realiza nuestro bull terrier a lo largo de sus distintas etapas vitales.

En la mayoría de los casos esta patología requiere de una intervención quirúrgica y resulta de gran importancia acudir al veterinario si notamos en nuestra mascota alguno de los síntomas que hemos mostrado anteriormente, ya que esto prevendrá la agravación del trastorno y facilitará la respuesta al tratamiento.

Problemas cardíacos

Dentro de las enfermedades cardíacas más comunes en el bull terrier se encuentran, principalmente, la estenosis aórtica y la displasia de la válvula mitral. Si se produce estenosis aórtica, el flujo de salida del ventrículo izquierdo del corazón se estrecha, esta obstrucción del flujo implica una presión muy alta para el ventrículo que acaba hipertrofiándose, es decir, aumentando su tamaño. Esta patología afecta a la propia circulación del corazón (circulación coronaria) y puede generar zonas con isquemia (donde el tejido cardíaco no se nutre, pues no llega la sangre), así como síncope y muerte súbita.

En el caso de la displasia de la válvula mitral, el defecto se sitúa en la válvula izquierda que separa el ventrículo de la aurícula. En este caso el flujo de sangre retorna hacia la aurícula izquierda, esto se traduce en un aumento de la carga de trabajo que debe soportar el corazón para mantener la circulación sanguínea.

En ambos casos el tratamiento será farmacológico, pero también deberá ir orientado hacia cambiar la alimentación y controlar los esfuerzos físicos del perro.

Alergias cutáneas

El bull terrier tiene tendencia a desarrollar problemas cutáneos asociados con reacciones alérgicas. Ante la picadura de un mosquito o de una pulga puede responder de forma generalizada con prurito, erupción e inflamación.

Dependiendo del grado de respuesta alérgica, el veterinario recomendará un tratamiento u otro, empleando en los casos más leves antihistamínicos tópicos y en los casos más graves cortisona por vía oral para reducir de este modo la activación del sistema inmunitario y la liberación de histamina, sustancia causante de la manifestación de la alergia.

Obviamente ante un bull terrier siempre debemos aplicar productos tópicos adecuados para perros y que, además, estén especialmente formulados para pieles hipersensibles.

Enfermedades más comunes del bull terrier inglés - Alergias cutáneas

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Enfermedades más comunes del bull terrier inglés, te recomendamos que entres en nuestra sección de Prevención.

Escribir comentario sobre Enfermedades más comunes del bull terrier inglés

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
2 comentarios
Su valoración:
Elisa Ochoa
Tengo un bull terrier inglés. Ya tiene 8 años. Hace mucho le apareció una mancha casi en la punta de su rabo. Más que mancha es como que su pelaje cambia de color y le da mucha picazon. Por sus características físicas no puede morderse el rabo y se desespera.
Eva López (Editor/a de ExpertoAnimal)
Hola Elisa, ¿solo presenta un cambio de color en el pelo o también se le cae? ¿Has acudido al veterinario?
Su valoración:
adalinda.pastran
buen.dia.tenemos.un.bull.terrier.y.en.este.momento.presenta.una.fuerte.alergia.en.su.cuerpo.que.crema.o.medicamento.nos.recomendaria..de.antemano.gracias

Enfermedades más comunes del bull terrier inglés
1 de 4
Enfermedades más comunes del bull terrier inglés

Volver arriba