Enfermedades más comunes en tortugas de agua y tierra

Enfermedades más comunes en tortugas de agua y tierra

El ser humano siempre ha estado vinculado al reino animal, por eso no nos debe extrañar que precisamente ahora, donde la mayor parte de la población habita en núcleos urbanos, se esté diversificando enormemente el mundo de los animales de compañía.

Esto es muy positivo pues si bien las mascotas por excelencia son los perros y gatos, éstos no siempre se adaptan a las características individuales de todas las personas, por lo tanto, cada vez son más los que eligen animales de compañía menos convencionales, como hurones, cerdos vietnamitas, serpientes o tortugas.

Si estás pensando en acoger a una tortuga o bien si ya compartes tu hogar con una de ellas, este artículo de Experto Animal te interesa mucho, ya que en él te hablamos acerca de las enfermedades más comunes en tortugas.

Reconocer los signos de enfermedad en una tortuga

Al igual que sucede con nosotros y con multitud de animales, cuando el organismo de una tortuga no se encuentra saludable lo manifiesta a través de distintas señales ante las que debemos permanecer atentos, son las siguientes:

  • Hinchazón en los ojos
  • Tos o estornudos
  • Cambios en el apetito
  • Cambios en el comportamiento
  • Manchas o anomalías en el caparazón
  • Diarrea

Infecciones respiratorias

Los cambios de temperatura bruscos, que pueden estar provocados por un mal ajuste de la temperatura del agua o por corrientes de aire, son la principal causa de que la tortuga acabe contrayendo una infección respiratoria, ya que como nosotros, son susceptibles frente a los resfriados.

Los síntomas que observaremos en este caso son los siguientes:

  • Respiración con la boca abierta
  • Mucosidades y secreciones nasales
  • Pérdida del apetito
  • Debilidad y letargo

Es prioritario aumentar la temperatura del agua para reforzar el sistema inmunitario, si en unos días no observamos mejoría debemos acudir inmediatamente al veterinario para evitar que el resfriado acabe desencadenando una pulmonía.

Diarrea y estreñimiento

Ambos trastornos del tránsito intestinal están causados por una mala alimentación. En el caso de la diarrea, ésta suele deberse a un caso de sobre alimentación, a un exceso de fruta y verdura o a la ingesta de un alimento en mal estado. Si la afectación es el estreñimiento, la dieta será deficitaria en fibra, aunque este trastorno también aparece cuando el acuario es muy pequeño.

Para tratar el estreñimiento, además de realizar las correcciones dietéticas correspondientes, podemos ofrecerle a nuestra tortuga un baño de agua templada que cubra la parte baja del caparazón.

Para tratar y prevenir la diarrea es importante mantener el agua del acuario limpia y ser cuidadosos con la higiene de nuestra tortuga, además, debemos disminuir el aporte de agua a través de la alimentación hasta observar que el tránsito intestinal ha vuelto a la normalidad.

Problemas oculares

Las tortugas son muy susceptibles frente a las infecciones oculares y podremos advertirlas de forma muy fácil si observamos en nuestra tortuga los ojos cerrados e hinchados, además de falta de apetito.

La causa suele ser un déficit de vitamina A o bien el agua sucia. Como primer tratamiento debemos proceder a una limpieza ocular con suero fisiológico, 2 veces al día.

Si no se observa mejoría debemos acudir al veterinario para que éste decida si es necesario un tratamiento antibiótico y/o un complemento nutricional a base de vitamina A.

Piramidismo

El piramidismo afecta a las tortugas de tierra y se trata de un trastorno que se percibe muy fácilmente a través del caparazón, ya que el caparazón se engrosa y se eleva, en los casos más graves, puede llegar a ser un problema muy severo para las tortugas.

Esta afección se relaciona directamente con una mala alimentación, aunque la falta de humedad y exposición solar así como las enfermedades endocrinas también pueden causar piramidismo.

Si bien el piramidismo no tiene tratamiento, la evaluación veterinaria temprana será muy importante para reducir esta afección y mejorar la calidad de vida de la tortuga.

Lesiones y caparazón en las patas

Finalmente mencionamos estas lesiones, que sin ser una patología, son comunes en las tortugas y deben tratarse a tiempo, ya que de lo contrario, sí pueden aparecer complicaciones más graves. Las tortugas pueden dañarse por caídas, rasguños o mordeduras, si es que conviven con otros reptiles herbívoros.

Si la tortuga presenta simplemente un rasguño, bastará con limpiar la zona con agua y jabón neutro, para desinfectarla posteriormente con una solución de yodo disuelta en agua. En cambio, si la herida es profunda, es imprescindible acudir al veterinario con la mayor antelación posible.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Enfermedades más comunes en tortugas de agua y tierra, te recomendamos que entres en nuestra sección de Prevención.